Judiciales y Policiales
Así lo quiso el destino

Me lo dijo una gitana... cayó una banda narco por una sesión de tarot

Los quiso prevenir su madre a través de las cartas de tarot, pero fue demasiado tarde: cayó una banda narco tras el seguimiento de la Policía Federal. (Dibujo: NOVA)

La Policía Federal detuvo a tres personas en siete allanamientos realizados en el conurbano bonaerense y la provincia de Chubut. Encontraron armas, vehículos, celulares, 15 mil dosis de cocaína y casi 500 kilos de marihuana.

El miércoles pasado, en horas de la noche, un marino mercante de 27 años, identificado como Pablo Efrén Vera Vázquez, llamó a su madre tarotista desde la habitación de un hotel en la ciudad de Puerto Madryn y le pidió que le tirara las cartas. Estaba nervioso, había llegado esa misma mañana a la provincia de Chubut desde el partido bonaerense de Quilmes con cinco ladrillos de clorhidrato de cocaína -exactamente 15.780 dosis- ocultos en el panel de una de las puertas de su Citroën C4 color blanco.

Del otro lado, su mamá lo aconsejó: le dijo que tuviera cuidado, que lo estaban siguiendo, que estaban ahí y que intentara despistarlos, que todo saldría bien. “Guardá el auto”, le sugirió también. La conversación entre Vera Vázquez y su madre, al igual que otras que se realizaban desde su teléfono, eran registradas a través de una disposición judicial desde hacía varias semanas por la Superintendencia de Drogas Peligrosas de la Policía Federal Argentina. Estaba bajo sospecha en una causa por narcotráfico.

Esa misma noche, en un operativo conjunto con la División Antidrogas de Puerto Madryn, la Federal interceptó el auto, secuestró los paquetes de cocaína -que llevaban una especie de sello en las sustancias con la forma de un conejo o una liebre- y lo detuvo.

La investigación había comenzado en marzo del año pasado a pedido del Juzgado Federal en lo Criminal y Correccional 2 de la ciudad de San Martín, a cargo de la jueza Alicia Vence, quien solicitó una pesquisa sobre una organización narcocriminal que operaba desde el Gran Buenos Aires y distribuía luego hacia todo el país.

Así, los investigadores de la PFA llegaron hasta Luis Miguel Ávalos, un financista chaqueño de 52 años que se dedicaba a la adquisición de las sustancias estupefacientes para la organización criminal y fue quien contactó a Vera Vázquez, quien se jactó de realizar viajes frecuentes a la ciudad de Puerto Madryn y a la República de Paraguay, aprovechándose de su condición de marino mercante para circular a pesar de las restricciones impuestas para controlar el avance de la pandemia de Covid-19.

A fines de mayo, las escuchas revelaron que Vera Vázquez se comprometió a trasladar una importante cantidad de drogas en uno de sus viajes hacia el Sur argentino. Por ese motivo, la PFA intensificó las tareas de seguimiento sobre él y llegó así hasta una casa en Villa La Cañada, en Quilmes, donde el marino mercante fue visto por última y vez, y donde, se presume, acondicionó el vehículo para trasladar la cocaína.

Lectores: 432

Envianos tu comentario

Nombre:
Correo electrónico :
Comentario: