Provincia de Buenos Aires
Panorama político

Mar del Plata: lapiceras por doquier, internas de organizaciones sociales y alternativas radicales

El peronismo comienza a tomar forma, mientras los radicales juegan su propio juego y el kirchnerismo no puede siquiera con la tranquilidad. (Dibujo: NOVA)

Daniel Scioli y Florencio Randazzo son los dos hombres más fuertes que buscan imponerse dentro de la Quinta Sección electoral, para poder ganarse la puja del peronismo en Mar del Plata. Sin embargo, la realidad es que son varios los actores que van a participar por quedarse con el papel protagonista.

El ex ministro de transporte busca realizar una tercera vía que lo haga un hombre de disidencia total, esa alternativa que en su momento buscó quedarse Roberto Lavagna, Sergio Massa y, en menor medida, él mismo durante 2017. Para ello, requiere de un armado que no tiene, y allí mismo recurrió a la mano de Álvaro Franpoyen y Gustavo Pulti, quienes acordaron.

Por parte del ex gobernador bonaerense, su figura aparece para calmar aguas en el Frente de Todos y lograr mejorar la pobre imagen de la directora del ANSES, Fernanda Raverta, y su marido Pablo Obeid, quien lidera la seccional local. Estos últimos no han podido manejar las filas de La Cámpora marplatense, mucho menos tiene el visto bueno quien en 2015 enfrentó al ex presidente Mauricio Macri.

Desde Juntos por el Cambio, no hay figura peronista que intente dar ese giro de 360 grados, más bien son radicales los que impondrán juego. La edil Vilma Baragiola, el coordinador de Propuesta Republicana Emiliano Giri y, muy por encima, la mano derecha del intendente, Alejandro Rabinovich.

El baile de la lapicera

Quienes cuentan con un panorama de lo más desalentador es JxC y retrospectiva peronista que genera más discordias que soluciones. Desde un pleno muy amplio, está la interna radical que se origina desde el presidente del Concejo Deliberante, Ariel Martínez Bordaisco, y la concejal Cristina Coria.

Como si ello fuera muy poco, aún el PRO no define si el inicio irá con el secretario de Desarrollo Productivo e Innovación, Fernando Muro, o la titular de Salud, Viviana Bernabei. Eso resultaría clave para entender un poco más la conformación de los primeros lugares, más específicamente los 4 iniciales que se creerían con mayores oportunidades.

Solamente quien cuenta con un lugar asegurado es la líder de la Coalición Cívica ARI, Angélica González, por su labor de lo más pulcra y quien tiene la imagen más positiva entre los vecinos. Asimismo, en los pasillos del Palacio Municipal se entiende que hasta representa la figura de la catedrática Elisa “Lilita” Carrió.

Ahora bien, el peronismo ha llegado a tanta discordia que, de momento, inflarán las PASO con casi dos plantillas más. Los líderes cabeza son el titular de Inspección General, Marcelo Cardoso, y la representante legislativa de Tercera Posición, Ilda Mercedes Morro.

Desde allí, se entiende que hay una bajada importante de lineamientos con figuras rutilantes. La única cara es el hecho de que se encuentre Santiago Bonifatti, el jefe de Gabinete no es el más querido en dichas alas y, en menores escalas, el que abre dicho juego desde las reuniones en el Hotel Sasso, Luis Barrionuevo.

Ahora bien, quien tiene la idea de abrirse una lista interna para poder jugar, pero fuentes oficiales afirman que no tendrá siquiera la tinta, es el senador bonaerense Lucas Fiorini. Siquiera tiene una pizca de poder su sucursal ideológica, el concejal Alejandro Carrancio, con el espacio Crear (aún sin sello jurídico como Vecinos Unidos).

El conflicto latente de las organizaciones sociales

Desde un principio, el kirchnerismo intentó poner a la edil Virginia Sívori como intento de liderato, por encima de su par Marcos Gutiérrez. Sin embargo, aquellos que llevan pegadas las banderas en los piquetes y demás, le bajaron el pulgar de forma rotunda.

Siguiendo en la misma línea, quienes intentan poner desde Hugo Vito Amalfitano y Roberto “Chucho” Páez, legisladores locales, son dos nombres propios importantes del sindicalismo. Se tratarían de Diego Lencinas, secretario general de la CTA Autónoma, y Miguel Ángel Guglielmotti, representante de la CGT.

Desde el costado del director del Correo Argentino, Rodolfo Manino Iriart, cuentan con un apoyo mayor de masas sociales. La idea es poder impulsar a Daniel Menéndez, representante de Barrios de Pie, o bien tener en el refrigerador a un hombre del Movimiento Evita.

Quien queda muy por debajo y quizás afuera es Verónica Lagos, concejal que representa hoy a Corriente Militante Lealtad. Ni siquiera su padrino político José Luis Zerrillo, ex Nuevo Encuentro, puede hacer algo.

La postura radical gana fuerza

César Moraiz aparece en escena como cuarta fuerza electoral que es eje de elección ante los avances del peronismo y el radicalismo. Los votos van hacia su río por ser esa opción ante el resto.

El líder del Frente Patriota ha logrado decantar entre gustos y disgustos, con esa masa porcentual de contentos y descontentos. Con una imagen positiva que sobrepasa el 50 por ciento y una intención de voto mayor al 8 por ciento, se ubica como opción para ingresar en el Concejo Deliberante.

Actualmente, la extrema derecha va teniendo leales entre militarismo y aquellos que jamás han votado. Por ello mismo, hay quienes desde el bipartidismo lo miran de reojo por sus flamantes acuerdos locales.

Vale recalcar que, ante todo lo referido a lo largo del panorama político la lapicera es un baile que todos quieren. Cada uno busca su pieza, pero pocos saben como tratarla para que se quede con ellos.

Lectores: 1011

Envianos tu comentario

Nombre:
Correo electrónico :
Comentario: