NOVA Salud
Con el objetivo de prevenir la próxima catástrofe

Científicos de la Universidad de Duke descubren un nuevo coronavirus transmitido por perros

Un estudio reciente ha confirmado que el nuevo virus presenta componentes característicos en algunos animales.

Meses después de la propagación de la pandemia del COVID-19, el académico Gregory Gray de la prestigiosa Universidad de Duke encargó a uno de sus estudiantes que desarrollara un examen capaz de detectar múltiples coronavirus (incluidos los desconocidos), con el objetivo de prevenir la próxima catástrofe natural.

A través de estos instrumentos, los investigadores pretendían analizar muestras tomadas de pacientes, en busca de evidencias de nuevos coronavirus que pudieran haber comenzado a dar el salto de los animales a los seres humanos.

La investigación, recientemente publicada, llevó al descubrimiento de un nuevo coronavirus en un grupo de personas, incluidos niños, quienes ingresaron con neumonía a un hospital de Malasia entre los años 2017 y 2018.

Según los resultados de la prueba, aquel virus es altamente probable que se haya transmitido a través un animal que causó la sorpresa por parte de los científicos: el perro.

En el caso del SARS-Co-V-2, un estudio del Colegio Oficial de Veterinarios de Barcelona en España concluyó que ni gatos ni perros se infectan o transmiten esta enfermedad. No obstante, la misma institución recomendó asegurar la higiene de los animales de compañía, ya que existe una posibilidad remota de que los perros que pasean por recintos ajenos entren en contacto con el coronavirus. En ese sentido, los propietarios deberán desinfectar con agua y jabón las patas de las mascotas al entrar en casa. Asimismo, asegurarse de mantener limpias las camas y ventilar la caseta del perro para que no se generen hongos malos olores ni bacterias.

Con respecto a la investigación de Gray, cabe señalar que todavía no se ha podido determinar con certeza si este coronavirus canino realmente había causado neumonía, o si solo estaba presente en pacientes que ya estaban enfermos por otros motivos.

Asimismo, es poco probable que actualmente esté circulando de humano a humano, dado sus características genéticas. “Lo que estamos impulsando es más diagnósticos para monitorizar cinco familiares virales diferentes, que creemos que son los más problemáticos y susceptibles de desencadenar epidemias”, explicó Gray.

Los distintos tipos de coronavirus no se han estudiado durante muchos años, ya que solían asociarse con los resfriados comunes. Esta realidad cambió después de la aparición del SARS (Síndrome Respiratorio Agudo Severo) y del MERS (Síndrome Respiratorio del Oriente Medio) en 2002 y 2012, cuyos huéspedes fueron la civeta y el dromedario, respectivamente.

Por otra parte, la mayoría de los investigadores científicos consideran que la aparición del SARS-CoV-2, el virus que causa la enfermedad Covid-19, tiene origen animal.

Este descubrimiento se dio a partir de la investigación de un grupo de expertos de la Organización Mundial de la Salud, quienes viajaron al gigante asiático para investigar los orígenes del coronavirus. Según sus conclusiones, presentadas en la ciudad de Wuhan, el SARS-CoV-2 es de origen animal y no hay evidencia de que hubiera transmisión antes de su detección en diciembre de 2019 en la mencionada ciudad.

Lectores: 390

Envianos tu comentario

Nombre:
Correo electrónico :
Comentario: