Política
De cara a las elecciones

Juntos por el diálogo: Macri y Carrió limaron asperezas para reencauzar el cambio

Ahora sí Mauricio Macri y Elisa Carrió hablaron largo y tendido. El horizonte para ambos es uno solo: ponerle fin a los atropellos del kirchnerismo. (Dibujo: NOVA)

Entre mensajes y llamadas a los referentes de Juntos por el Cambio, Elisa Carrió se comunicó con el expresidente Mauricio Macri para acercar posiciones y blindar la unidad de Juntos por el Cambio, ante las tensiones por la estrategia electoral. “Fumamos la pipa de la paz”, fue el mensaje que bajó Carrió tras la charla con el fundador de Pro. Al parecer, dicen cerca de la exdiputada, en la antesala del cierre de listas, los viejos “demonios” les dieron paso a “los ángeles” en el vínculo entre Carrió y Macri.

En la intimidad de su oficina en Olivos, Macri también se mostró conforme tras la charla con Lilita. “Compartimos la responsabilidad de cuidar la unidad de Juntos por el Cambio”, les dijo el expresidente a sus colaboradores luego la conversación.

Por estos días el expresidente les reclama a sus herederos políticos, (Horacio Rodríguez) Larreta y (María Eugenia) Vidal, y a sus socios en JxC que se enfoquen en las legislativas para “frenar” el avance del kirchnerismo en el Congreso y no adelanten la pelea por los liderazgos en 2023. Es más, durante su paso por Mendoza, pidió hacer el esfuerzo para lograr consensos y eludir las internas. Macri sostiene que si las PASO entre “primos”, por los radicales, son “inevitables”, la contienda debe ser constructiva. ¿Su pedido para contener los egos molestó a Patricia Bullrich, quien ahora no descartaría bajarse del ring porteño? Especulaciones de la interna.

A Carrió le llamó la atención el mensaje zen del expresidente, quien reclamaba hasta hace poco no temerles a las primarias. “¿Ahora está de acuerdo conmigo que hay que hacer listas de consenso?”, les comentó la jefa de la CC a sus alfiles. Macri, en tanto, no sabe por qué motivos Lilita busca liderar la boleta en la provincia.

En el entorno de Carrió aseguran que ella se comunicó durante los últimos días con los principales referentes de la coalición. “Macri y Lilita coincidieron en que hay que ser responsables y hacer el esfuerzo de mantener la unidad”, cuenta una de las espadas de la CC, en la antesala de la cumbre de la mesa nacional del conglomerado opositor. En el partido de Carrió, que pone en juego muchas bancas en estas legislativas, se muestran preocupados por el armado en la provincia y en otros distritos, como Córdoba y Santa Fe. Por eso, piden que las autoridades de Pro no miren para el costado y trabajen para consensuar las nóminas en todo el país.

Hace apenas unos días, Carrió había mostrado su enojo con los líderes de Pro por las fricciones internas que generan las candidaturas en la Ciudad y la Capital y las eventuales mudanzas de María Eugenia Vidal y Diego Santilli, promovidas por Horacio Rodríguez Larreta. Habló de “caprichos” y dijo que su partido y la UCR estaban cansados del “destrato” de Pro. Su mensaje estuvo dirigido a Macri y Patricia Bullrich, titular del partido amarillo, quienes tienen diferencias con Larreta sobre el posicionamiento frente a la Casa Rosada o la táctica electoral.

Aunque a sus laderos les disgustaron algunas acciones de Larreta –por ejemplo, su almuerzo con el economista José Luis Espert para explorar un acuerdo–, Carrió se ocupó el viernes a la tarde de aclarar que sus dardos no estaban dirigidos al alcalde porteño ni a Vidal, su “hija política”. Ambos son sus principales socios –junto a Mario Negri– en su cruzada por alejar a Juntos por el Cambio de los extremos del macrismo.

Lilita repite desde principios del año pasado que está dispuesta a volver en el Congreso el año próximo. Considera que la Argentina necesitará tener “un parlamento fuerte”, por lo que se necesitan diputados y senadores con experiencia en tiempos de crisis. Con el objetivo de evitar internas intramuros, se ofrece como prenda de unidad para que haya una lista de consenso en la provincia de Buenos Aires, la madre de todas las batallas con el kirchnerismo.

Carrió quiere encabezar la boleta de la coalición opositora, una jugada que, imagina, desactivaría los conflictos. Sin embargo, la UCR y Pro creen que no es la candidata más competitiva para liderar la nómina en el terruño bonaerense. Macri y su primo Jorge Macri piden que Vidal revea su decisión de mudarse a la Capital y vuelva a competir en el distrito. Los radicales mandaron a calentar para salir a la cancha al médico Facundo Manes, su única carta para la provincia. Larreta, en cambio, impulsa la postulación de Santilli.

En la Ciudad dicen que el “Colo” es el mejor candidato después de Vidal. Esa jugada, según fuentes de la CC, molestó a Carrió. Otros dirigentes radicales perciben que su enojo radica en que Larreta le sugirió que sería la cabeza de la lista. “Le corrieron el banquito”, señala uno de los jefes de la UCR. “O le hablaron en jeringoso”, bromea otro correligionario. En el larretismo se sorprendieron con la exigencia de la líder de la CC, quien bendijo el desembarco de Manes en política. ¿Un dardo al plan Santilli?

Lectores: 933

Envianos tu comentario

Nombre:
Correo electrónico :
Comentario: