Provincia de Buenos Aires
Panorama político

Mar del Plata: internas que matan y fortalecimiento de alternativas

Mientras Juntos por el Cambio y Frente de Todos están asesinándose por un puesto en listas, los que juegan por afuera adelantan otras labores. (Dibujo: NOVA)

Cada una de las coaliciones que conforman actualmente el recorrido de las elecciones en Mar del Plata, actualmente deberían estar sabiendo como estarán preparando los lineamientos de listas. Sin embargo, tanto Juntos por el Cambio como Frente de Todos están lejos de ello, más bien se encuentran retrasados en el período de internas y búsqueda de padrinos políticos.

Sin ir más lejos, en la alianza del oficialismo local, en primer lugar buscan una denominación diferente a la que tienen y, en buenahora, van integrando nuevas fuerzas. Por otro costado, el encargado de decidir quién encabezará y como se distribuirán los espacios, es el mismísimo intendente Guillermo Montenegro.

Resulta óptimo que, desde Ciudad Autónoma de Buenos Aires, dan las directivas de si se abren paso a listas internas en las PASO y si hay algún nombre definitivo que debe ser anotado unilateralmente. En esa misma línea, quedaría resuelto que Angélica González es fija de estar en los primeros puestos por ser la mujer de la Coalición Cívica ARI y, a su vez, todo indicaría que no ofrecerían ninguna apertura a la facción de Lucas Fiorini con su Crear.

La pata del peronismo en Juntos por el Cambio estaría ocupada por los republicanos del titular en Inspección General, Marcelo Cardoso, y su peón de guerra Cristian Beneito, subsecretario de Desarrollo social. Además, otra gran parte sería manipulada por la concejal de Tercera Posición, Ilda Mercedes Morro, quien cuenta con el apoyo del sector gastronómico y demás sindicalismo.

También, la coalición oficialista debe estar luchando contra la base de la Unión Cívica Radical, la cual cuenta con un poder enorme y hasta un interbloque propio. La edil Vilma Baragiola suena como posible candidata a senadora bonaerense por la Quinta Sección electoral, abriendo juego a nuevos nombres.

Si bien se entiende que habría internas en el mismo partido, claro está que corren con fuerza los apañados por el diputado provincial Maximiliano Abad. Para ser más específicos, el presidente del Concejo Deliberante, Ariel Martínez Bordaisco.

Lo que quedaría claro es que tanto Viviana Bernabei como Fernando Muro, dos cabezas del Ejecutivo local que hasta tendrían apoyo del sector de Propuesta Republicana. Ya que, el controversial coordinador, Emiliano Giri, no logró fortalecer el espacio, se tuvo que recurrir a otros métodos.

En lo que respecta a los antónimos del Frente de Todos, cuentan más o menos con las mismas problemáticas. De forma macro, la lucha es entre el kirchnerismo duro contra ese peronismo más moldeable y no tan personalista de actuales dirigentes.

Actualmente, organizaciones sociales y agrupaciones sindicales piden la integración de la concejal ex Nuevo encuentro, Verónica Lagos, y Miguel Gugliemonti, Secretario General de la CGT. Pero el hecho está en que quienes suenan como posibles cabezas de ganado son la edil Virginia Sívori y el nuevo apañado Adrián Alasino, director de la Escuela Superior de Medicina.

Bien han traído a la figura del ex vicepresidente de la Nación, Daniel Scioli, como para emparejar las cosas y evitar los problemas generados por la inoperancia de Pablo Obeid con La Cámpora. Sucede que el problema es mucho mayor, el cual se suscita a partir del enfrentamiento claro entre la directora del ANSES, Fernanda Raverta, y el titular del Correo Argentino, Rodolfo “Manino” Iriart.

La tercera vía como cuarto poder

El peronismo viene dividido en el asunto de los causales, ya que tiene como cabecilla a Gustavo Pulti, el ex intendente y líder de Acción Marplatense. Detrás de él se encuentra el armador político, Álvaro Franpoyen.

¿A qué viene todo esto? Se sabe que irán como locales de la estructura que se encuentra armando el ex ministro de Transporte kirchnerista, Florencio Randazzo. La problemática radica en que hay pocas reuniones y muchas pintadas, buscando poder quedarse con solamente votantes del peronismo, en una ciudad mucho más radical y derechista.

Como ya hemos adelantado en más de una ocasión desde NOVA, Pulti tiene visión de jugar para Provincia o Nación, dejando a “Alvarito” como cabeza en Mar del Plata. Ya que, es una buena manera de poder volver al ruedo en 2023.

Otra opción podría ser que encabece la lista local y deposite a alguien cercano, como Horacio Taccone, el presidente del bloque en el Concejo Deliberante, para recalar en la Cámara Baja, apostando por la construcción del randazzismo en el largo plazo, y a la supervivencia de Acción Marplatense en un escenario polarizado.

El resurgir de la derecha marplatense

César Moraiz, líder y candidato a concejal por el Frente Patriota, sigue dando de qué hablar con su crecimiento exponencial. Desde la integración del Partido Laborista, histórico del ex presidente de la Nación Juan Domingo Perón, hasta las recurridas comidas de mesa chica los fines de semana.

Aquel voto gris que no quiere elegir entre el bipartidismo o una fuerza con políticos reciclados, recae en las alternativas extremistas, allí aparece el empresario gastronómico con su mesa chica de la derecha. En la misma línea, parte del sector en el radicalismo lo ha comenzado a visualizar con mucho gusto.

Sus últimos movimientos dinámicos lo han ido generando como opción alternativa de “outsider”, entre un ala militarista y otra provida. A su vez, cuenta con un fuerte apoyo del sindicalismo no K, gracias a su mano derecha y armador de la Quinta Sección electoral, Daniel Galarza.

Ese movimiento de masas y reconocida militancia de seguidores, ha llevado a que, de a poco, comience a desplazar el vecinalismo de Pulti y el ex intendente Carlos Fernando Arroyo. Al mismo tiempo que le gana espacio a otros referentes derechistas del liberalismo, conservadurismo y nacionalismo.

Poco margen para la izquierda radical

Alejandro Martínez, referente del Partido Obrero, es quien ya estaría fijo como el cabeza del Frente de Izquierda y los Trabajadores, un eterno candidato como su homónimo Nicolás Del Caño. Lo cual, parte de la militancia rechaza y pide por nuevas caras, a pesar de que todos quieren una unión definitiva que sorprenda como las elecciones pasadas en 2015.

Uno de los que hace tal reclamo es el líder del Nuevo Más, Marcos Pascuán, quien si visualiza una nueva generación. De momento, iría solo en la aventura con su propia lista, similar a lo ocurrido en la última contienda electoral de 2019.

Por otra parte, también se encuentra Francisco Senno del Partido Humanista. Sigue por fuera del Frente de Todos y se las jugaría con una lista única. Bien siguen sin abrirle una lista sábana en la oposición, lo cual es rechazable en todo sentido.

Ante todo lo referido, vale dejar en claro que la ciudad tiene muchas opciones, pero mayor aún son las luchas de egos políticos. Más bien, está todo muy profundizado en que el cierre de listas está a la vuelta de la esquina, para iniciar la travesía de cómo se reubicará la parte legislativa local.

Lectores: 1232

Envianos tu comentario

Nombre:
Correo electrónico :
Comentario: