Gastronomía
Aprendieron de sus padres

Enólogos sub 20: tienen menos de 20 y ya hacen y venden sus propios vinos

Stefano Michelini (17) y su vino Formación Libre, un Malbec mendocino.
Paula Michelini (derecha), junto a la sommelier Pía Graziosi y su vino "Enorgullecida".
Paula Michelini (derecha), junto a la sommelier Pía Graziosi y su vino "Enorgullecida".

Antes de tener edad legal para comprar y consumir bebidas alcohólicas, ellos comenzaron a elaborarlas. Manuel, Paula, Agustín y Stefano Michelini son enólogos precoces que lanzaron a la venta sus propios vinos antes de los 20 años.

Siguen los pasos de sus padres, reconocidos viticultores y fundadores de la premiada bodega mendocina SuperUco. De ellos aprendieron el oficio desde niños. Pero, a diferencia de otros casos de emprendimientos familiares con varias generaciones en el rubro, aquí los chicos no solo colaboraron en los proyectos de los mayores sino que crearon productos nuevos siendo adolescentes.

El pionero fue Manuel Michelini, hijo de los enólogos Gerardo Michelini y Andrea Mufatto, que a los 19 lanzó Plop!, un rosado de Cabernet Franc que entonces -2015- impresionó a críticos y agotó rápidamente la producción inicial de poco más de 1.000 botellas. Hoy Manuel tiene 26 años y, ahora sí con título académico de enólogo, produce vinos en España (una versión de Plop!, entre ellos) mientras sus primos le siguen los pasos en Argentina.

Entre la escuela y el viñedo

Stéfano Michelini (17) está en quinto año del secundario y elabora su vino, Formación Libre, desde que tenía 13. Con sus hermanas Paula, Martina y Josefina están dedicados a la nueva bodega familiar La Estocada, un viñedo agroecológico en el valle de Gualtallary (Tupungato), con animales de granja y apicultura.

Su papá, el enólogo Matías Michelini, fue el encargado de registrar la marca en el INPI (Instituto Nacional de la Propiedad Industrial). Stefano -"Nano" para la familia- podrá tenerla a su nombre recién cuando sea mayor de edad. Sin embargo, no solo es el autor del vino sino que sale a venderlo, a través de degustaciones técnicas y presentaciones a los distribuidores.

Paula Michelini, una de las hermanas de Nano, tiene 21. Apenas terminó el secundario probó estudiar la carrera de Dirección de Cine en Buenos Aires, pero la pasión familiar fue más fuerte.

"Nunca pensé en ser enóloga, le repetía a mi papá que no quería hacer nada con el vino. Pero cuando estudiaba en Buenos Aires extrañaba el campo”, recuerda. Así, a los 19 volvió a Mendoza y trabajó en su primera vendimia, entre 12 y 14 horas diarias, sin que le pese.

Lo mismo le pasa a su primo Agustín Michelini (21), hijo de Gabriel, quien en SuperUco se ocupa de la parte comercial y administrativa.

Cuando Agustín tenía 18, su tío Matías le regaló uvas para que pudiera concretar su deseo de hacer un vino con su compañero de escuela Ramiro de Cohn. Así nació Señor X, un vino rosado elaborado con las variedades criolla y Moscatel. Fue una partida de 600 botellas y la etiqueta llevaba la imagen de Homero Simpson.

Lectores: 526

Envianos tu comentario

Nombre:
Correo electrónico :
Comentario: