Política
"Es un derecho secundario"

Éramos pocos y habló "Pancho": el Papa justificó la abolición de la propiedad privada

En la misma semana en que el presidente Alberto Fernández, justificó la toma de terrenos, el Papa ahora dice que la propiedad privada es un derecho secundario. (Dibujo: NOVA)

En un videomensaje a la anual Conferencia Internacional del Trabajo que se inicia este jueves en Ginebra, el papa Francisco lanzó un fuerte concepto: “la propiedad privada es un derecho secundario”, que depende “del derecho primario que es la destinación universal de los bienes”.

El Pontífice incide así en la idea que ya expresó en diciembre al inaugurar la conferencia internacional virtual de los Comités Panamericano y Panafricano de Juezas y Jueces por los Derechos Sociales y la Doctrina Franciscana, cuando afirmó que el derecho a la propiedad es "un derecho natural" pero "secundario" derivado del derecho que tienen todos, "nacido del destino universal de los bienes creados".

Francisco se dirigió a los “actores institucionales del mundo del trabajo” que podrían favorecer los cambios ya en acto”.

Los descalabros sociales causados por la pandemia, que dura ya quince meses, dejan demasiados desocupados y trabajos degradantes, por lo que urge una “reforma profunda de la economía” y "un trabajo esencialmente humano”.

Esto también ocurre en una semana en que el presidente Alberto Fernández, justificó la toma de terrenos al decir que “no se puede tener tierras improductivas” y hubo dos tomas en diferentes localidades del país.

"Peligroso, sucio y degradante"

Dijo que el trabajo actual para tantos trabajadores changarines, para los migrante y precarios, pero sobre todo para tantas mujeres “a comenzar por las domesticas y vendedoras ambulantes” es “peligroso, sucio y degradante".

El primer comentario que se escuchó fue que más que un mensaje el Papa argentino lanzó una mini encíclica sobe el trabajo. Exhortó a dar una respuesta incisiva hacia quien se encuentra “al margen del mundo del trabajo” embestido por las consecuencias dramáticas de la pandemia.

“Muchos migrantes y trabajadores vulnerables, junto con sus familias, normalmente quedan excluidos del acceso a los programas nacionales de promociones de la salud, prevención de las enfermedades, cura y asistencia así como a los planes de protección financiera y de los servicios psicosociales”.

Jorge Bergoglio agregó que “este es uno de los tantos casos de la filosofía del descarte que nos hemos habituado a imponer a nuestras sociedades”. Se trata de una exclusión “que complica la individualización precoz, la ejecución de test, la diagnosis y la asistencia médica por el Covid 19 para refugiados y migrantes.

La pandemia ha agravado la actual emergencia laboral y el Papa denunció “la falta de medias de tutela social frente al impacto del Covid-19”. Citó el aumento de la pobreza, la desocupación el retardo de la inserción de los jóvenes en el mercado del trabajo.

Lectores: 880

Envianos tu comentario

Nombre:
Correo electrónico :
Comentario: