Interior del país
Otras voces que salen del silencio

Los intereses personales y las malas intenciones invaden el interior chaqueño

Claudio Massin, un padre de mellizos de Basail que sufre la desidia y la falta de responsabilidad de la justicia, en este caso, bajo el nombre de la jueza Flavia Alcaraz. (Foto: NOVA)
Massin ha puesto en conocimiento de la jueza Flavia Alcaraz, la situación psiquiátrica de su ex pareja Silvana Sandoval, pero nada importó. (Foto: NOVA)
Massin ha puesto en conocimiento de la jueza Flavia Alcaraz, la situación psiquiátrica de su ex pareja Silvana Sandoval, pero nada importó. (Foto: NOVA)
En las definiciones de la jueza Alcaraz, se demuestra animosidad en todo este conflicto, ya que su secretaria, es la ex cuñada de Massin. (Foto: NOVA)
En las definiciones de la jueza Alcaraz, se demuestra animosidad en todo este conflicto, ya que su secretaria, es la ex cuñada de Massin. (Foto: NOVA)
Como siempre, en el medio de una injusticia, quedan los menores que sufren el manoseo y, en este caso, quedan al cuidado de una persona con problemas psiquiátricos. (Foto: NOVA)
Como siempre, en el medio de una injusticia, quedan los menores que sufren el manoseo y, en este caso, quedan al cuidado de una persona con problemas psiquiátricos. (Foto: NOVA)
Silvana Sandoval siempre contó con los alimentos para poder sostener a los niños, pero no lo hizo, y dejó que cayeran en un estado de desnutrición avanzado. (Foto: NOVA)
Silvana Sandoval siempre contó con los alimentos para poder sostener a los niños, pero no lo hizo, y dejó que cayeran en un estado de desnutrición avanzado. (Foto: NOVA)

En todas las publicaciones de NOVA acerca de Basail, una localidad distante a 55 kilómetros de la capital chaqueña Resistencia, se deja entrever, más allá del desmanejo del intendente Ignacio Rostán, la inacción de la jueza Flavia Alcaraz. Para ello, habría más de una respuesta... Aparentemente, por lo menos según sabemos en Basail, se cumpliría eso de "hazte amigo del Juez", pero no sería el caso de un padre preocupado, que sufrió en carne propia los embates del "poder" que ostenta la doctora Alcaraz.

Es el caso, y el calvario, de Claudio Massin. El mismo comienza en 2018, aclarando ya de antemano que la Secretaria de la jueza Alcaraz, es la ex cuñada de Massin, por lo que por lo menos ya hablaríamos de animosidad en posibles definiciones. Sucede que Massin por ese entonces estaba en pareja con Silvana Sandoval, y de dicha unión, advinieron mellizos, que al día de hoy tienen 4 años de edad.

En febrero de 2018, Sandoval radicó una denuncia por violencia de género, acusación que sería falsa, y que le valió a Massin que, así sin mediar proceso alguno, la jueza Alcaraz labrara un acta donde se ordenaba su comparendo para ser notificado y, a la vez, se regulen alimentos en favor de los niños y régimen de visita en favor del padre no conviviente, que sería Massin, utilizando un potencial más protocolar que otra cosa. Lo cierto es que Massin no estaba enterado de lo sucedido, enterándose hasta de que su relación de pareja había finalizado, sin saber las acusaciones que pesaban en su contra.

En esta situación, la doctora Alcaraz dio intervención a la Subsecretaria Provincial de Niñez y Adolescencia, solicitando que se elaboren informes psicológicos y librando oficios al Centro Integrador Comunitario de Basail. Hasta ahí, dentro de los "parámetros" del protocolo, y todo esto con las firmas de la jueza Alcaraz y su secretaria, la ahora ex cuñada de Massin.

Previamente a esta decisión judicial, en diciembre de 2017 (dos meses antes), Massin sostuvo un diálogo con la jueza, poniéndola al tanto que él procuró ayuda psiquiátrica para su pareja, Silvana Sandoval, y que sólo acudió a una consulta para luego negarse a continuar. Esto, llevó a Massin a solicitar en esta instancia a la doctora Alcaraz que tenga en cuenta el comportamiento de Sandoval, luego de relatarle las actitudes descuidadas y negligentes que tenía para con los bebes, y los arranques violentos que tenía hasta con Massin, que logró hasta grabarlos en su teléfono móvil y hacérselos escuchar a la jueza.

A pesar de todo esto, Massin no obtuvo respuestas de la jueza ni de ningún otro funcionario. Él se encontraba preocupado por el bajo peso que presentaban los infantes, todo producto del trato negligente de su propia madre. El 12 de febrero de 2018, uno de los bebes es derivado al Hospital Pediátrico de Resistencia por un cuadro febril, y en la entrevista de la madre con los profesionales intervinientes, mintió descaradamente acerca de la alimentación que recibían. Los niños sólo eran alimentados con leche de fórmula, no ingiriendo sólidos.

Entre el 6 y 7 de marzo de 2018, Massin consigue la derivación de su ex pareja al área Psiquiátrica del Hospital Perrando. En uno de los viajes que realizaba de Basail a Resistencia, Sandoval pierde completamente el control y, con el auto en movimiento, agrede a Massin. Al día siguiente, le aconsejan a Massin viajar con otra persona para así evitar incidentes.

Sandoval era medicada por una profesional psiquiatra, Massin estaba al tanto y solicitaron que la controle. Pero Sandoval no tomaba la medicación, y hasta llegó a quitarle a su ex pareja lo que él debía suministrarle. Lo cierto es que a la mujer nunca le interesó ni siquiera su propio bienestar, ya que no era la primera vez que Sandoval se enfrentaba a psiquiatras, ya que había estado internada en el Hospital Vidal de Corrientes.

Massin, en una instancia, cita a la hija que Sandoval ya tenía con otra pareja anterior, para ver si así podía hacerla entrar en razón, esfuerzo que fue en vano. La hija de Sandoval le pidió encarecidamente a Massin que los bebés "no pasen la vida de mierda” que pasó ella con su madre.

El 5 de abril de 2018, Massin fue citado por la jueza Alcaraz, donde le solicita que cese de grabar los episodios de Sandoval, expresándole que no servía para nada eso. Al día siguiente, Massin fue citado por la Policía, ya que Sandoval lo denunció por haber cortado el suministro de luz, de agua y cambiado las cerraduras del domicilio sin ser constatados estos hechos.

Allí, Sandoval solicita que Massin se retire del domicilio, quien le cuenta al Oficial de turno que, además de ser falaces los dichos de Sandoval, él tenía miedo de retirarse por el bienestar de los bebes, debido al diagnóstico de trastorno de personalidad que tiene Sandoval. Eso le valió a Massin, nativo de Basail, pasar la noche detenido y ser tratado como un criminal.

Luego de recuperar su libertad, Massin pide escolta policial para retirar sus pertenencias del domicilio que compartía con Sandoval y el Oficial Pereyra, que lo acompañó, constató que nada de lo denunciado era verídico. Igualmente, la jueza Alcaraz eligió creerle a Sandoval, y sentenciamos “eligió”, pues ella estaba al tanto del estado mental de la misma, e impone una medida de restricción de acercamiento de Massin al domicilio, y le otorga a Sandoval un botón de pánico.

A todo esto, la jueza Alcaraz no tuvo en cuenta que Sandoval ya había demostrado ser negligente para con el cuidado de los menores, que días después que su padre se retira del domicilio, son trasladados a Resistencia en la ambulancia del Hospital local, en compañía y bajo la mirada de Esther Paniagua.

Allí, el cuadro que revestían los niños se debía a la negligencia de su madre: estaban desnutridos. Pese a tener todo para alimentarlos, Sandoval no lo hacía. En ese contexto, Massin fue impedido de ver a sus hijos, y ya no sabía cómo pedirle a Alcaraz que administre los medios para poder verlos. Pasaron 58 días, e incluso la celebración del primer año de los mellizos, que su padre no pudo compartir con ellos. No así la jueza y su secretaria que fueron invitadas y partícipes del ágape. ¿Favoritismos? Esta historia lamentablemente continúa…

Lectores: 344

Envianos tu comentario

Nombre:
Correo electrónico :
Comentario: