Opinión
Puntos de vista

¡Exportemos inflación!

María del Carmen Taborcía, abogada y escritora.

Por María del Carmen Taborcía, especial para NOVA

La inflación es el aumento de los precios generales de los bienes y servicios de una economía durante un periodo de tiempo, que se mide como un incremento porcentual anual. Una economía sana apunta a una tasa de inflación del 2 por ciento.

La subida de precios provoca la pérdida de poder adquisitivo de los ciudadanos, es decir, si hay inflación significa que con el mismo dinero se pueden comprar menos cosas que antes.

Existen varios tipos de inflación:

1) Por política monetaria, cuando un Banco Central incrementa la emisión de dinero por encima de su demanda real.

2) Por consumo, obedece a la ley de oferta y demanda, si la demanda de bienes excede la capacidad de producción o importación de bienes, los precios aumentan.

3) Por costos, cuando el precio de las materias primas aumenta, se incrementa el precio de los productos.

4) Auto construida, cuando se prevé una fuerte suba futura en los precios, se comienza a ajustar estos desde antes para que el aumento sea gradual.

5) Por expectativas de inflación, cuando los trabajadores piden aumentos salariales para contrarrestar los efectos de la inflación, esto provoca que al haber un aumento de salario, también haya incremento de precios.

En las últimas décadas, China ha exportado deflación gracias a sus reducidos costos en origen, algo que ha permitido contener el alza de los precios en casi todo el planeta.

Pero ahora China ha empezado a exportar inflación de forma relevante. En el país asiático se ha registrado un fuerte aumento del índice de precios a la producción, y algunos analistas prevén que la subida todavía no ha tocado techo. Las causas tienen que ver con el alza del precio de las materias primas que refleja una recuperación de algunas economías más rápida que lo previsto.

La economía de Estados Unidos. se va a expandir con fuerza en un nuevo ciclo de crecimiento que va a venir acompañado también de inflación, mayores salarios y un mercado laboral que va a seguir generando empleo.

Según algunas proyecciones, la inflación se situará en el 3 por ciento en los próximos dos o tres años.

China exportaba deflación y esta llegó a prácticamente todos los países, pero a la Argentina no arribó ni el reflejo. ¿Será que nuestro país ya no se encuentra en el planeta Tierra?

¿Estará el mundo demandando inflación? ¿Quién mejor que Argentina para brindar ese servicio a la humanidad? ¡Ha llegado nuestra hora ¡adelantémonos al gigante de oriente y al capitalismo de los estadounidenses!

Si de inflación hablamos, la expertiz le corresponde a nuestros gobernantes, que desde hace décadas vienen aprendiendo cómo hacerla crecer hasta la estratósfera. Entonces ¿Por qué no exportar lo que a nuestra población le sobra?

Lectores: 13087

Envianos tu comentario

Nombre:
Correo electrónico :
Comentario: