Provincia de Buenos Aires
Cáffaro en la mira

Había una vez un allanamiento en el Corralón Municipal de Zárate

El intendente de Zárate, Osvaldo Cáffaro.

Por Eduardo Rivas, corresponsal de NOVA en Zárate

Había una vez una fuerza de seguridad que tenía secuestrados unos camiones y como su predio está junto al río, allí los tenía estacionados. Pero a criterio del mandamás del lugar, esos camiones afeaban el paseo costanero por lo que propuso que se retiraran y ofreció alojarlos en uno de los sitios que el gobierno municipal tiene habilitados para tal fin.

Un buen día los camiones desparecieron, quienes tenían derechos sobre los vehículos reclamaron a la justicia y durante mucho tiempo estuvieron con paradero desconocido. Hasta que, repentina y llamativamente, aparecieron, aunque no completos, les faltaban partes importantes. La justicia decidió ir de visita al predio municipal para ver si los camiones estaban y, si era así, en qué condiciones se encontraban.

Este cuentito bien podría graficar la realidad de lo que antecedió al allanamiento que la Justicia Federal dispuso en el Corralón Municipal este martes procurando información sobre los camiones que, habiendo sido secuestrados y estando bajo custodia de la Prefectura Naval, pasaron a estar “guardados” en el predio municipal.

Como siempre, el Ejecutivo local no dio ninguna explicación y como suele ser bastante cuentero respecto a las explicaciones de los problemas que nos aquejan, el cuentito inicial fue nuestro aporte para que comience a explicar qué fue lo que ocurrió.

Pero ya que estamos, aportamos también algunas dudas que quizás puedan ayudar a la explicación oficial. ¿Quiénes son los dueños de los camiones? ¿Por qué estaban en el Corralón Municipal? ¿Considera el intendente que es un lugar adecuado para un depósito judicial? ¿Es función del Corralón Municipal ser un depósito judicial? ¿Es cierto que durante un tiempo extendido los camiones en cuestión no estuvieron allí? ¿Por qué y quiénes los trasladaron? ¿Dónde estaban “secuestrados”?

¿Es cierto que cuando volvieron faltaban partes importantes de los mismos? ¿Que quien fuera el responsable del área, Pablo Giménez, tiene una denuncia en la Justicia Federal por esta cuestión? ¿Dejó (en realidad lo hicieron dejar) su cargo en el municipio por esta realidad? ¿Es cierto que ahora intenta ordenar sus ideas, y su defensa, en unas cabañas del sur? A propósito, ¿el dueño de dichas cabañas es un alto funcionario que lleva más de una década ocupando el mismo puesto en el municipio? ¿Estarán los concejales a la altura de las circunstancias o seguirán siendo cómplices de Osvaldo Cáffaro?

La situación es de una gravedad institucional que amerita la comparecencia del intendente para brindar las explicaciones del caso que aporten a la ciudadanía transparencia ante esta situación.

Preferentemente sería interesante que hable con la verdad y evite los cuentitos, ya que de eso se encargan los responsables de Salud. Por ejemplo, este martes informaron 12.547 casos positivos de COVID-19 y 323 fallecidos por la misma causa, y la realidad es que hay 12.616 casos positivos de COVID-19 y 332 fallecidos. El error no es haber tipeado dígitos al revés. El error es seguir manteniendo ineptos para las estadísticas y la comunicación.

Intendente Cáffaro tiene la palabra. ¿Puede dar las explicaciones que los vecinos merecen? ¿Quiere dar las explicaciones que los vecinos reclaman? ¿O seguirá contando el cuentito?

Lectores: 739

Envianos tu comentario

Nombre:
Correo electrónico :
Comentario: