Interior del país
La justicia cómplice

En el interior chaqueño, siguen pidiendo ayuda a los gritos: una niña es violentada por su padre y su madrastra

La pequeña D. se encuentra muy descuidada a cargo de su padre. Antes era una niña con muchos cuidados, y ahora hasta “juega” con armas de fuego. (Foto: NOVA)
Mensajes de texto que D. logra enviar a escondidas a su madre Patricia Fantín, pidiéndola que la rescate de la pesadilla que es vivir con su padre y su madrastra. (Foto: NOVA)
Mensajes de texto que D. logra enviar a escondidas a su madre Patricia Fantín, pidiéndola que la rescate de la pesadilla que es vivir con su padre y su madrastra. (Foto: NOVA)
Patricia Fantín y su madre sufrieron duras agresiones por parte de Evelyn Rodríguez y el pastor Alberto Vidal, cuando intentaron visitar a la pequeña D. (Foto: NOVA)
Patricia Fantín y su madre sufrieron duras agresiones por parte de Evelyn Rodríguez y el pastor Alberto Vidal, cuando intentaron visitar a la pequeña D. (Foto: NOVA)
Fantín charlaba asiduamente con su niña, hasta que desde el mismo celular recibió una clara amenaza de muerte por parte de su ex pareja Montenegro y de Rodríguez. (Foto: NOVA)
Fantín charlaba asiduamente con su niña, hasta que desde el mismo celular recibió una clara amenaza de muerte por parte de su ex pareja Montenegro y de Rodríguez. (Foto: NOVA)

En historias pasadas en relación a Basail, localidad distante a unos 55 kilómetros de la capital chaqueña, NOVA dio a conocer el irregular accionar laboral y personal de Evelyn Rodríguez, y agregamos lo personal, porque actualmente Rodríguez está en pareja con Germán Montenegro, quien se encuentra desocupado. Ante esta situación, no se explica la presencia del individuo en el Centro Integral Comunitario del pueblo, el Centro de Jubilados o la Municipalidad de Basail. Sucede que Montenegro tiene fama de que sería una de las personas que cobrarían las pensiones de los adultos mayores, que casualmente o no, están a cargo de su pareja Rodríguez.

Es tanto el revuelo que se sucedió en Basail desde que las barbaridades comenzaron a ser plasmadas en la prensa, que los ánimos están caldeados, pero nada justifica lo que sucedió el lunes por la noche, en el domicilio de la pareja Montenegro - Rodríguez.

Patricia Fantín, es oriunda de Basail y ex pareja de Montenegro, tienen una hija en común, de aquí en adelante identificada como D. Fantín hace denodados esfuerzos por recuperar su única hija, ya que, por disposición judicial, la niña vive con su padre. Las internas por el bienestar psicológico y físico de la niña, son una historia de nunca acabar y las cuales la Justicia ignora, pero no así su madre.

La menor cuenta con un teléfono móvil a escondidas, ese equipo de lo dio su mamá para mantener contacto con su pequeña, quien le fue arrebatada de su lado en plena pandemia el año anterior y enviada a vivir en una situación edilicia precaria, junto a su padre y la pareja de éste. En dicho “hogar”, viven cuatro niños incluyendo a D., más dos adultos. La situación económica no es la mejor, pese a que Montenegro sería abogado y estaría prestando servicios para el intendente de Basail Ignacio Rostán, y que Rodríguez es personal de Desarrollo Social de la provincia, a cargo del área de Adultos Mayores.

Estos últimos días, para Patricia han sido aún más duros, pues recibía mensajes de su hija con pedidos casi desesperados de que la saque de ese “hogar”, de la casa de su padre, pidiendo que la defienda de la pareja de su padre y él mismo la maltrataban físicamente, pidiendo a su mamá que vaya por ella y la saque de allí. Teniendo en cuenta el temperamento violento que demostró siempre Montenegro y la animosidad manifiesta de Evelyn Rodríguez para con Patricia y su familia, ella trató de llegar a su ex pareja para pedirle que deje ver a la niña, para corroborar que la niña esté bien y, además, abastecerla de alimentos, ya que D. le expresó que había días que no comía.

En la tarde-noche del lunes, Fantín se hizo presente en el domicilio de Montenegro, en compañía de su madre por seguridad, abrió el portón y se anunció pidiendo ver a D. Esta mamá, preocupada por los mensajes que había recibido de su hija, quería corroborar la situación de la menor. Allí, fue recibida por Rodríguez quien le niega la presencia de la niña y le pide que se vaya, sentenciando que no la va a ver.

Ante eso, Patricia comienza a llamar a D., quien ante la presencia de su mamá se aproxima a ella y es frenada por Rodríguez y una de sus hijas. Al ver como estaban maltratando a su niña, Fantín intenta avanzar, pero Rodríguez no sólo se lo impide, si no que comienza a agredirla físicamente, pues verbalmente ya es la forma de “comunicarse” de la “señora de la Iglesia” y de Desarrollo Social.

En ese contexto, Rodríguez tomó por lo brazos a Fantín impidiéndole avanzar hasta donde estaba su hija, quien era a su vez tironeada por la hija de Rodríguez. Patricia sólo quería llegar a su hija, y fue cuando Rodríguez la tomó por el cuello intentando sofocarla. Toda esta situación fue presenciada por los hijos de Rodríguez y la hija de Fantín, un cuadro horroroso para menores de edad que están desarrollándose en un ámbito violento.

Ante esto, Fantín aún no se explica cómo logró zafarse de Rodríguez y solicitar ayuda a su mamá, una persona mayor, que la aguardaba fuera de la casa, dentro del auto. La madre procede a descender del auto para auxiliar a su hija y nieta, pero es interceptada por el Pastor Evangélico Alberto Vidal, quien no sólo le impide el paso a la mujer, si no que del zamarreo que le propina, termina lastimándola y arrojándola al piso.

Lo llamativo, es que el nivel de violencia que manejan en ese hogar, permite que un hombre agreda físicamente, sin razón alguna, a una mujer mayor. Ante tremendo cuadro de violencia, viendo su madre en el suelo y habiendo perdido de vista a su hija, a quien llegó divisarla muy desmejorada, con peso muy bajo y semblante pálido como de enfermedad, Patricia decide retirarse para salvaguardarse y realizar las denuncias correspondientes.

En ese momento que ella se está retirando del domicilio, llega su ex pareja Montenegro, de una reunión que sostuvieron con el Intendente Rostán. ¿Qué está pasando que una referente de la Iglesia Católica en Basail (Rodríguez), con estrecho contacto con el Padre Rafael Del Blanco, agrede brutalmente a otra mujer y, peor aún el papel del Pastor Vidal, que no dudo en lesionar a una persona adulta, la abuela de la niña?

Entonces, nos preguntamos, ¿hasta cuándo? ¿Los derechos del niño? ¿Las garantías de que estén bajo el cuidado del progenitor idóneo y la salud mental de su pareja? ¿Quién los evaluó? ¿Quién los avala para tener una niña casi en cautiverio? ¿Alguien piensa hacer algo o tendremos que lamentar una muerte para que las autoridades, bastante holgazanas y desidiosas, tomen cartas en el asunto?

Rodríguez, referente de adultos mayores para la cartera de Desarrollo Social, y en estrecha colaboradora en la comunidad dirigida por el Padre Del Blanco, maltrata a menores, ¿qué hará con los adultos mayores a su cargo? Eso ya hemos visto, como lo es el caso de Omar Ebel.

Por su parte, Montenegro ha sido causante de muchísimos eventos violentos y ahora mantiene a su propia hija en cautiverio, prohibiéndole contacto con su madre y la familia de ella. Demás está decir, que con su pareja insultan la figura de la madre de la niña, esto último expresado por la niña, que además manifiesta temor de seguir allí y se la ve físicamente muy desmejorada. ¿Otro grito que será silenciado?

Lectores: 656

Envianos tu comentario

Nombre:
Correo electrónico :
Comentario: