Política
Salió con todo

Vilma Ibarra sin filtro contra Juntos por el Cambio por la Reforma del Ministerio Público Fiscal

Vilma Ibarra es mucho más que la secretaria Legal y Técnica de la Nación.

Vilma Ibarra es mucho más que la secretaria Legal y Técnica de la Nación. Es el sostén de Alberto Fernández en todo sentido. Nadie se animaría a cuestionar que es “una funcionaria que no funciona”, aunque el distanciamiento con la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner se remonte a largos años.

No habla mucho, pero, cuando lo hace, nunca es en vano. Es, tal vez, la funcionaria más respetada de un Gobierno que no se caracteriza por inspirar respeto.

Esta vez Vilma salió a cuestionar a Juntos por el Cambio por su oposicionismo a ultranza que conduce a la inmovilidad en áreas sensibles de la gestión pública. Puntualmente, arremetió contra el rechazo de la oposición a la reforma judicial, para mantener contra viento y marea a un Procurador General como Eduardo Casal, que actúa como un operador político que le garantiza impunidad, sin cumplir con los requisitos dispuestos por la Constitución Nacional para ocupar ese cargo de manera permanente.

Vilma aseguró que "la Justicia tiene que ser justa, oportuna, razonablemente rápida y utilizar procesos limpios", pero "nada de eso tenemos y lo sabemos".

La secretaria Legal y Técnica de la Presidencia, afirmó que "la política criminal no puede seguir a cargo de un procurador que no tiene un solo voto", por lo que el pretendido “legalismo” que esgrime Juntos por el Cambio para mantenerlo en ese cargo es una contradicción flagrante.

"Recordemos que Mauricio Macri tampoco designó a un procurador y, mientras discutimos eso, el que está efectivamente siendo el procurador no está recibiendo ni un voto.”-denunció Vilma Ibarra, haciendo referencia al interinato que asumió Casal luego de que Alejandra Gils Carbó fuera obligada a renunciar, a consecuencia de la coacción y las amenazas recibidas por parte del Gobierno de Mauricio Macri.

Vilma Ibarra recordó además que Casal es quien "protegió al fiscal federal Carlos Stornelli, que se negó una y otra vez a presentarse al llamado de declaración de un juez", y aún continúa en su cargo.

La Secretaría Legal y Técnica dijo lo justo, sin recurrir a los divagues que terminan hundiendo cada aparición pública del presidente, y puso en la consideración pública una realidad que sistemáticamente es invisibilizada por el blindaje mediático que financia la oposición: quienes ahora proclaman la división de poderes y la pureza republicana fueron los impulsores de una agresiva intromisión del poder político sobre el judicial y, cuando no les alcanzó, recurrieron a las amenazas sobre la vida de quienes querían correr del medio y de su grupo familiar.

El de Gils Carbó es uno de los casos más flagrantes de las prácticas abusivas del macrismo.

Sin nombrarla, Vilma Ibarra lo dejó en claro.

Lectores: 673

Envianos tu comentario

Nombre:
Correo electrónico :
Comentario: