Interior del país
Descontrol

Salta: bagayeros armaron un puente peatonal ilegal sobre el Río Bermejo para cruzar a Bolivia

Puente entre la frontera de Argentina y Bolivia.
Con total impunidad, un grupo de boteros y bagayeros montaron un puente peatonal.
Con total impunidad, un grupo de boteros y bagayeros montaron un puente peatonal.
Ni siquiera el intendente justicialista Sergio “Checho” Oliva se expidió al respecto.
Ni siquiera el intendente justicialista Sergio “Checho” Oliva se expidió al respecto.
"Checho" mostró la falta de interés sobre el tema.
"Checho" mostró la falta de interés sobre el tema.

El ingenio y la viveza de las personas parece no tener límites. En la película de ciencia ficción “Lucy” del 2014, uno de los personajes le pregunta al profesor Samuel Norman (Morgan Freeman) ¿qué es capaz de hacer el ser humano cuando usa el 100 por ciento de su capacidad cerebral? Sin dudas esta hubiera sido una de las respuestas. Hasta acá el humor, pero lo que hicieron en la frontera de Argentina-Bolivia debería llamar la atención de las autoridades nacionales y provinciales.

Y es que no es para menos. Con total impunidad, un grupo de boteros y bagayeros montaron un puente peatonal que atraviesa de lado a lado el Río Bermejo, uno de los más peligrosos del norte, y que justamente separa a los países de Bolivia y Argentina.

A plena luz del día, y ante la mirada de cientos de personas que quedaron sorprendidos por la obra de ingeniería, cobraban una suma de 50 pesos (aparentemente argentinos) a cada persona que deseaba ingresar al país de forma totalmente ilegal, sin pasar por las oficinas de Migraciones o por Aduana.

Armada con tarimas de madera (palets) sobre gomones atados con cuerdas, la estructura flotaba peligrosamente sobre el espejo de agua que no hace mucho tiempo se cobró la vida de varias personas que intentaban ingresar al país y sufrieron el vuelco del improvisado navío.

El “nuevo puente peatonal internacional” como lo bautizaron los medios del norte salteño, se erigió entre las localidades de Aguas Blancas y Bermejo.

Esto no solo representa un riesgo a la vida de quienes se aventuran de esta forma para ingresar a Argentina; sino también de los pobladores de nuestro país que están en contacto con los inmigrantes ilegales sin que estos hayan sido testeados por Covid-19 o hayan tenido algún tipo mínimo de control.

Sin ir más lejos, se estima que solamente durante la mañana de este jueves, pasaron por ese puente más de 300 personas clandestinamente, lo que habría dejado una ganancia a sus creadores de 15 mil pesos.

Ese dinero no solo es producto de maniobras fraudulentas, sino que representa una falta total de respeto a las autoridades que deberían ya haberse hecho eco de tal violación.

Días atrás la frontera con Bolivia ya había sido noticia cuando un grupo de personas intentó cruzar una camioneta al lado argentino sobre los gomones que son utilizados para transportar personas o mercaderías varias.

Aguas Blancas se encuentra a poco más de 300 kilómetros de la Ciudad de Salta, capital provincial; y es una zona que está marcada por el trabajo informal, bagayeros, gomoneros y también el narcotráfico.

Hasta la tarde de este jueves, no se había pronunciado ninguna autoridad respecto al nuevo paso ilegal que funciona a la vista de todos. Ni Gendarmería Nacional, Aduana o Migraciones, todas dependencias de carácter nacional, emitieron información alguna ante el requerimiento de la prensa y prefirieron guardar silencio.

Ni siquiera el intendente justicialista Sergio “Checho” Oliva se expidió al respecto dejando notar la falta de interés por algo tan sensible como lo es el contrabando, el comercio ilegal y los pasos fronterizos clandestinos.

Dicho sea de paso, Oliva ya fue procesado anteriormente por haber ordenado la apertura de un camino a la orilla del Río Bermejo que terminó significando la creación de un paso fronterizo ilegal.

Lectores: 822

Envianos tu comentario

Nombre:
Correo electrónico :
Comentario: