Mundo NOVA
El comienzo de la pesadilla

Estados Unidos sigue investigando el controversial laboratorio de Wuhan en China que inició la pandemia

El origen de la pandemia sigue siendo una pregunta sin respuesta.

El origen del Covid-19 sigue siendo todo un hecho mermado a cuatro paredes, sin poder salir a la luz. Ya que, es complicado entender de qué forma se puede idealizar dicha premisa tan oscura.

A más de un año y medio, no se puede entender la forma del comienzo que ha cambiado el mundo para siempre, que tiene todos los países del globo atados de manos y pies. Muchos científicos sostienen que lo más probable es que se produjo tras saltar de un animal a un humano, pero en la última semana se habla mucho de nuevo sobre la teoría de que el patógeno pudo salir de un laboratorio.

Resulta intratable el hecho de que se duplican números y demás, con el avance del Covid-19, con hacer la vista gorda por las cifras. Por muchos meses esta posibilidad ha sido calificada como una teoría conspirativa. China la niega rotundamente.

Joe Biden, presidente de Estados Unidos, anunció una investigación urgente para despejar cualquier duda. Espías británicos, también involucrados en la pesquisa, creen que la hipótesis no es tan descabellada.

El laboratorio de Wuhan es una de las instituciones científicas más prestigiosas del gigante asiático. Allí se detectó el primer brote y, además, alberga el primer laboratorio de nivel 4 de bioseguridad. Este tipo de instalaciones trabajan con patógenos peligrosos que no cuentan con vacunas ni tratamientos disponibles.

Por otra parte, en dicha sede se investigan animales, como murciélagos, y virus con potencial de convertirse en futuras pandemias. Suele aplicarse una técnica de investigación que lleva tiempo preocupando a parte de la comunidad científica.

En 2015, un grupo multinacional de 15 científicos que trabajaban con el Instituto de Wuhan creó un virus quimera a partir de dos Coronavirus diferentes. El resultado fue una versión más peligrosa con el potencial de convertirse en pandemia.

Fue publicado en la revista Nature. Entre los investigadores se encontraba la profesora Shi Zhengli, conocida como la “batwoman de China”, por su trabajo de campo con murciélagos para predecir y prevenir nuevos brotes de Covid-19.

Entre los financiadores de este proyecto figuraban los Institutos Nacionales de Salud estadounidenses, actualmente dirigido por el doctor Anthony Fauci. En los últimos meses, los hallazgos de ese estudio han sido utilizados como base de las teorías no verificadas que el Coronavirus fue creado en un laboratorio, impulsadas entre otros por el ex presidente de Estados Unidos, Donald Trump.

La revista Nature aclara que no existe evidencia sobre que esta teoría sea cierta y que los científicos siguen considerando a un animal como el origen más probable. Fauci, en una audiencia ante el Senado la semana pasada negó que los fondos hubiesen sido destinados para la llamada ganancia de función.

El gobierno de Estados Unidos cortó la financiación de estas investigaciones en China el pasado año, a pesar de que muchos expertos insisten en que es vital para prevenir otros brotes. Biden ordenó la investigación reciente tras recibir un informe no concluyente sobre los orígenes, incluyendo si surgió del contacto humano con un animal infectado o de un accidente de laboratorio.

La teoría del accidente también ha sido alimentada por informes atribuidos a fuentes de inteligencia estadounidenses que dicen que tres miembros del Instituto de Virología fueron ingresados ​​en el hospital en noviembre de 2019, varias semanas antes de que China reconociera el primer caso de la nueva enfermedad.

A comienzos de este año, un equipo de investigadores enviados por la OMS elaboró un informe junto a científicos chinos que, sin alcanzar una conclusión definitiva sobre el origen del virus, señalaba que era “extremadamente improbable” que hubiera surgido de un laboratorio.

Pero países como Estados Unidos o Reino Unido, y el propio director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, dudaron sobre las investigaciones por no ser “suficientemente extensivas”. Otros especialistas mostraron su escepticismo dado lo tardío de la investigación y las limitaciones impuestas por Pekín para su ejecución.

Se ratifique o descarte la teoría del origen del Coronavirus en el laboratorio de Wuhan, la atención mediática de los últimos días ha servido para que varios científicos alerten sobre el peligro de los laboratorios de bioseguridad. Aquellos que trabajan con patógenos de diferentes tipos se clasifican según su grado de potencial peligro biológico, siendo 1 el menor y 4 el riesgo más alto.

Los controles internacionales sobre las instituciones donde se crean y estudian virus peligrosos no parecen ser del todo contundentes, manifiestan algunos científicos. Se compruebe o no que la Covid-19 salió de un laboratorio, “la próxima pandemia puede tener este origen” si no se elaboran “discusiones entre la política y el público sobre estas vulnerabilidades”.

Lectores: 484

Envianos tu comentario

Nombre:
Correo electrónico :
Comentario: