Provincia de Buenos Aires
Caos

Zárate: lo que el agua se llevó... y lo que dejó

La inundación que vivió el barrio de Villa Florida tras la última tormenta expuso varias cuestiones que, aunque evidentes, habían sido desatendidas.

Por Eduardo Rivas, corresponsal de NOVA en Zárate.

La inundación que vivió el barrio de Villa Florida tras la última tormenta expuso varias cuestiones que, aunque evidentes, habían sido desatendidas.

La más obvia de ellas es que las obras encaradas por el municipio fueron escasas y muchas de ellas contrarias a las necesidades, puesto que en lugar de favorecer el drenaje pluvial lo dificultan generando un efecto de dique que agolpaba el agua sobre la calle San Lorenzo.

Una zona que históricamente fue víctima de las sudestadas y las subidas del río y que en esta oportunidad padeció que el agua de los desagües pluviales no llegará al río y se metiera en las casas.

Un dato no menor es que estas obras ‘pensadas’ para el barrio justo venían bien para el desarrollo de Zárate Chico. Una más de las tantas coincidencias que favorecen al ‘Puerto Madero zarateño’.

A tal punto llegó la situación que, aún con sus bemoles, el intendente municipal pidió perdón por sus actos, algo realmente inédito en los últimos 13 años de gobierno.

Claro está que el Intendente no pidió perdón por las coincidencias de los beneficios del emprendimiento inmobiliario en desmedro de los vecinos de Villa Florida, ni siquiera lo mencionó.

El agua se llevó el trabajo y los sueños de muchos vecinos que veían cómo lo realizado durante tantos años era arrasado por las aguas que, sin control, inundaban sus casas, y cuando bajan las aguas queda expuesto todo lo que arrastró y todo lo que se llevó.

Arrastra suciedad, restos de basura que vecinos que no piensan en el otro arrojan en la vía pública y que el municipio no se encarga de mantener en condiciones, los canales que llegan a los vecinos del Bajo expusieron, fundamentalmente, las cosas que se hicieron mal y las que no se hicieron.

Estas obras más que una solución fueron un problema para el barrio por haber bloqueado la salida de agua, y hablamos de lo que no se hizo, porque los anuncios fueron muchos e incluso el municipio alardeó de todo lo que cambiaría el barrio.

Y aquí debemos darle la razón. Osvaldo Cáffaro tenía razón. Villa Florida antes se inundaba por el agua que venía del río, ahora porque el agua no llega al río.

Según averiguamos el dinero para las obras llegó girado desde la órbita nacional pero las obras no están hechas, ¿Adónde habrá ido el dinero? ¿Y dónde habrá ido a parar Pablo Giménez que desde hace tiempo no se lo ve ni se lo escucha?

¿Se habrá desviado el dinero a otras ‘necesidades’ del municipio? Tendrá que ver con este tipo de ‘desvíos’ que el Departamento Ejecutivo no haya publicado en su página web, ni en el Departamento Deliberativo, en forma cómplice, en la suya, la documentación presentada como parte del Expediente 038/21, que es la Rendición de Cuentas.

Los vecinos de Zárate, y creemos que tampoco sus representantes, saben en qué gastó el dinero el Gobierno municipal durante 2020. No se puede saber quiénes son los proveedores municipales, ni con quienes mantiene deuda el municipio, ni cuánto dinero se adeuda a cada uno de ellos.

Tampoco se puede saber cuáles fueron las compras directas que se realizaron en el marco de la Emergencia Sanitaria, aunque en este caso todos los concejales avalaron una extensión de la misma pese a incumplirse los criterios que ellos mismos habían votado en marzo de 2020 al aprobar la primera Emergencia.

El agua se fue, y dejó tras de sí la suciedad.

La heladera que se halló en el viejo cañadón del Urquiza y las cuentas sucias del municipio.

¿Por qué no se expone públicamente en qué gastó el dinero en 2020? ¿Porque como dijera Ana Allemann ganan las elecciones y eso les da patente de corso o porque no tienen el valor de dar la cara ante los ciudadanos?

Se sabe que el municipio recibió el dinero y no hizo las obras. ¿Los concejales exigieron rendición de cuentas por la malversación de fondos?

Se sabe que el municipio no mantuvo la limpieza del cañadón del Urquiza. ¿En qué gasto el municipio el dinero presupuestado?

Se sabe que el municipio utilizó dinero donde no era prioridad.

No se sabe dónde está Pablo Giménez.

No se sabe en qué gastó el dinero el municipio en 2020 ni quiénes son sus proveedores.

No se sabe por qué mienten.

Se sabe que el agua se llevó muchas cosas y dejó otras tantas, todas sucias.

No se sabe qué ocurrirá en la próxima tormenta.

Lectores: 547

Envianos tu comentario

Nombre:
Correo electrónico :
Comentario: