Provincia de Buenos Aires
Política

Sorpresa en la Provincia: el oficialismo llegaría con más aire a las elecciones

Con un nivel de indecisos superior a los 35 puntos, ningún consultor se anima a ponerle la firma a los informe. (Dibujo: NOVA)

Por Maxi Pérez (@perezmaxi), corresponsal de NOVA en Casa de gobierno y Legislatura

La ansiedad de la prensa y sobre todo de la dirigencia política finalmente obligó a los consultores a difundir los datos que tenían hasta el momento mejor guardados sobre el territorio bonaerense y para sorpresa de muchos hubo coincidencias sobre la imposibilidad de hacer proyecciones creíbles, pero también en que el oficialismo tiene entre 8 y 10 puntos de ventaja sobre la oposición.

Con un nivel de indecisos superior a los 35 puntos, ningún consultor se anima a ponerle la firma a los informes, pero en off todos admiten que no solo mejoró la imagen del Alberto Fernández en la zona más densamente poblada del país, sino que el acompañamiento a Horacio Rodriguez Larreta que era relativamente alto entre los votantes del Frente de Todos, se desplomó por el cambio de postura del jefe de Gobierno frente al ejecutivo nacional.

Con este escenario Axel Kicillof empieza a desplegar el aparato territorial, apuntando especialmente a las secciones electorales que eligen senadores ya que el objetivo es revertir y/o mejorar la relación de fuerzas en la cámara alta provincial, hoy controlada por Juntos por el Cambio.

Todas las fichas están puestas en la primera, dónde el oficialismo espera redondear un triunfo contundente de la mano de Sergio Massa y los intendentes de la región, para desandar los número del 2017 que fueron desastrosos para el actual oficialismo, que en aquella oportunidad estaba dividido entre Unidad Ciudadana y el Frente Una, del massismo con Margarita Stolbizer.

La séptima es el otro territorio en el que el Frente de Todos espera hacer un mejor papel que en 2017 y por lo menos descontar algunas de las bancas que lo distancian del principal bloque opositor en el senado. La apuesta en este caso es a que decante en las urnas el desgaste de los gobiernos macristas que son mayoría en la región y han atravesado la pandemia con bastantes altibajos por lo que desde el ejecutivo esperan que se conviertan en "piantavotos" aún a pesar de la crisis económica y sanitaria.

Pero más allá de la estrategia del oficialismo, la falta de certezas sobre las figuras de la oposición también juega a favor de Axel Kicillof, ya que a medida que el tiempo pasa se desdibuja cada vez más el apoyo a María Eugenia Vidal y empieza a ser difícil que la oposición logre instalar un buen candidato desde cero, como hizo con Esteban Bullrich en 2017.

Errores no forzados

El acto en Ensenada que configuró la “foto de la unidad” del Frente de Todos después del fallo de la Corte Suprema en contra del DNU que suspendió las clases presenciales, buscaba ser toda una muestra de fuerza, pero con solo una foto y una frase desafortunada resultó más un papelón que una acierto para el gobierno provincial.

Primero por los dichos del intendente Mario Secco, que sin intención aparente terminó parafraseando a Leopoldo Fortunato Galtieri y desafió a la oposición con un “si quieren venir que vengan”, que le valió críticas que llovieron incluso de sectores aliados.

En segundo lugar, una de las fotos del acto muestra que en determinado momento la multitud se congregó en un solo punto del predio, olvidando protocolos y distanciamiento social, regalándole nuevamente a la oposición un blanco perfecto para disparar y preguntarse si fue un acto o solo un festival de “vacunados VIP”.

Ni siquiera la presencia de Cristina Kirchner, esta vez con barbijo, fue suficiente para evitar que la imagen se viralizara con un mensaje bastante contradictorio en relación a las medidas de cuidado que propone el ejecutivo.

Libertarios al poder

Salvo algún exabrupto de Javier Milei, que nunca falta, el espacio libertario recorre la provincia en silencio pero a paso firme y sigue sumando referentes de la centroderecha desencantados del macrismo o alejados del peronismo que creen que llegó el momento de “un cambio verdadero”.

Con la UCEDE de Hugo Bontempo como sello principal y figura de peso como Guillemo Castello de General Pueyrredón o Ricardo Bayés de La Plata, el armado de José Luis Espert “está haciendo lo que deberían hacer el resto y no lo hacen”, según el análisis que realizan en el entorno del ex presidente Eduardo Duhalde, que mira con agrado esa lógica de construcción.

Es más, en el oficialismo confían en que no habrá acuerdos de ese sector con el macrismo y eso le permitiría mejorar los números en las grandes ciudades del interior, dónde Juntos por el Cambio hace la gran apuesta para dar el batacazo y alzarse con un triunfo.

Lectores: 1095

Envianos tu comentario

Nombre:
Correo electrónico :
Comentario: