NOVA Show
Gran pérdida

Murió a los 83 años Libertad Leblanc, figura del cine argentino en los 60 y 70

Libertad Leblanc en su época dorada.

Falleció la noche del jueves luego de que su salud se venía deteriorando mientras mantenía una internación domiciliaria.

El espectáculo y el país lamenta por estas horas la partida de una de las grandes figuras del cine nacional: Libertad Leblanc. La actriz de 83 años -quien filmó más de 30 películas- murió el jueves por la noche en su casa, según informó su amiga Adela Montes. Padecía un cuadro de salud muy delicado que se había deteriorado en los últimos meses, con dificultades cardíacas y renales. Además, tenía Alzheimer. Luego de una neumonía, había quedado bajo los cuidados de dos enfermeras las 24 horas por precaución pero no pudo resistir.

Hablando un poco sobre su historia, nació en 1938 y siempre fue una chica muy rebelde, de grande se recibió de maestra y estudió algo de psicología. Se puso a trabajar en una oficina pero apenas aguantó seis meses, conoció a Leonardo Barujel, uno de los empresarios artísticos más conocidos de su época, y se casó con él. Tres años después estaba separada, con una hija de ocho meses que necesitaba mantención.

Aunque había estudiado teatro con Alejandra Boero y Pedro Asquini, solo logró hacer algo de dinero con las fotonovelas. Se colaba en las fiestas de la farándula con su escote natural y sus pestañas postizas. Sin embargo, siguió pasando desapercibida.

El éxito le llegó en Venezuela, donde impresonó a todos y logró filmar su primer protagónico, para luego filmar 40 películas en la Argentina y en el exterior, además de realizar más de 10 temporadas de teatro latino en Nueva York donde le pagaban cinco mil dólares por función.

Cuando finalizó su carrera, se dedicó a viajar, a escribir y a conservar las propiedades que compró en varios países. Vivía un tiempo en el Viejo Continente y otro en la Argentina. Admitía que su vida había sido “muy caliente e intensa” y que su premio era “apoyar la cabeza en la almohada y quedarse dormida sin problemas”. Vivía en un departamento enorme con espejos hasta en los techos y un baño incorporado a su dormitorio y sin puerta alguna. Una pared exhibía una foto provocativa de ella junto a una imagen del Che y otra de la Madre Teresa, “porque me gusta la gente que vive y muere sin traicionarse”.

Lectores: 1264

Envianos tu comentario

Nombre:
Correo electrónico :
Comentario: