Interior del país
Internas

Entre Ríos: las caretas de Perón ganan elecciones

Cada cuatro años miles de oportunistas salen en malón a conseguir las mejores ofertas en caretas de Juan Domingo Perón para poder mentir sin que se les mueva un músculo de la cara. (Dibujo: NOVA)

Cada cuatro años miles de oportunistas salen en malón a conseguir las mejores ofertas en caretas de Juan Domingo Perón para poder mentir sin que se les mueva un músculo de la cara, y, sobre todo, para absorber las cabezas de los desprevenidos que deambulan como zombies, esperando soluciones mágicas o, en el peor de los casos, la reencarnación del viejo en alguno de estos vendedores de humo.

¿Es tanto el poder de seducción que da la imagen y la doctrina que dejó “El Pocho”? o será simplemente que estamos rodeados de buenos farsantes que, aprovechando la gran necesidad de la gente, se suben a un colectivo donde la moral no es moneda corriente y mucho menos la empatía hacia el otro.

El gran problema que nos genera a todos los Argentinos es que a la suma de ingenuos, hay que agregarle que las caretas de Perón logran buenas elecciones, llevando al poder a presidentes como Alberto Fernández, gobernadores como Gustavo Bordet e intendentes como Adán Bahl; cuestión inentendible, que está estudiando a nivel interplanetario para definir si el ataque extraterrestre lo hacen con rayos láser o bananas.

Paraná es un caso testigo de compradores compulsivos de Caretas de Perón. Aquí se pone en evidencia que la gente tiene memoria a muy corto plazo, y queda en claro que no debería existir posibilidad alguna de que los Intendentes que se presentan bajo el manto peronista ganen una elección a cara lavada.

Lord Adan Bahl I Conde de calle Maipú, es el actual Intendente de la Ciudad de Paraná, un “hombre” que llega rodeado de muchas dudas - como solo un ejemplo citamos “caso contratos truchos en el Senado”- y que logra su candidatura por ser un dolor de genitales para todos los Peronistas que, por decisión unánime, lo envían al ostracismo: ni más ni menos a la Capital de la Provincia. De esa gauchada, estamos eternamente agradecidos.

La cuestión es que este personaje - que está muy cerca de interpretar un papel protagónico en alguna adaptación de un libro de Stephen King, y que en algún momento consiguió de oferta una careta de Perón- hoy, a un poco más de un año de gestión, está muy lejos de lograr un acercamiento con los vecinos y mucho menos con los trabajadores de la Municipalidad, quienes a diario reciben un castigo feroz e infundado por parte de él y su séquito de disciplinadores fascistas.

El 17 de Octubre de 1950, el dueño de la careta original dijo: “La verdadera democracia es aquella donde el gobierno hace lo que el pueblo quiere y defiende un solo interés: el del pueblo”. ¿Qué pasó con el pedido de los vecinos y la obra millonaria de Bv. Racedo?, que presenta serias dudas y donde los frentistas recibieron la agresión por parte del gremio de la construcción, muy allegados a Lord Adan. La obra continua y los vecinos NO fueron escuchados. ¿Esto es peronismo?

Por otro lado, cuestión no menor, está el tema de los trabajadores municipales de Paraná, quienes a diario reciben el mensaje autoritario de este fiel representante de los que usan la careta de Perón.

En el 2020 y en plena pandemia, Decreto Presidencial de no despidos en mano, el flamante intendente despedía a 300 trabajadores de planta permanente, con el apoyo del gremio mayoritario (SUOYEM); acarreando un panorama desolador para los despedidos, quienes veían de frente y sin escafandra la desesperación que genera perder la fuente laboral, en una crisis sanitaria mundial, y en una ciudad donde las oportunidades son insuficiente por falta de políticas de incentivación a la actividad privada, entre otras causas.

Aunque hay que reconocerle que de otario este muchacho no tiene ni un pelo... y algunos recibieron la oferta de continuidad laboral presentada por el Ejecutivo, a cambio de no hacerle juicio a la Ciudad y de ser aceptados como trabajadores monotributista... digamos, arrancar de cero.

En este 2021 nuevamente este personaje, que llegó al poder con la careta de Perón, realiza un nuevo embate contra los trabajadores de planta permanente y aquellos que confiaron en la estabilidad laboral: por un lado, quitando todo logro obtenido en años de carrera (¿será que, como su presi, tampoco cree en la “meritocracia”?), y por el otro, despidiendo a los que confiaron hace tan solo un año atrás en la promesa de seguir trabajando.

El trabajo dignifica, decía Don Juan Domingo. Esto no es de peronista.

Amigos, el General murió en 1974 y con él la ideología y doctrina. Hay muchos que aún respetan y creen en el legado; pero la gran mayoría son impostores que juegan con los sueños, usando una careta de Perón.

Lectores: 862

Envianos tu comentario

Nombre:
Correo electrónico :
Comentario: