El columnista invitado
El impacto de la pandemia

Más allá de la recuperación

Guillermo Siro, presidente de la Confederación Económica de la Provincia de Buenos Aires.

Por Guillermo Siro, especial para NOVA

Parece que volvemos a ser actores de una obra dantesca donde, como protagonistas, volveremos a enfrentar nuestros mayores temores que se hacen realidad.

Contra esas pesadillas y los preocupantes pronósticos de una segunda ola del Covid-19, que ya nos atrapó, es que estamos tironeando del telón, pero para evitar un nuevo estreno de esa dramática obra, la de un regreso a una estricta cuarentena que hemos protagonizado durante tantos meses.

Hoy vemos que la vuelta a una Fase 1 sin atenuantes acarrearía enormes perjuicios en materia económica. Cabe recordar que las prolongadas restricciones que rigieron durante buena parte del 2020, instauradas con el objetivo de contener la propagación de la nueva enfermedad, generaron un sensible deterioro de un escenario macroeconómico que ya arrastraba multiples dificultades y del que aún no hemos podido revertir la tendencia por la llegada de esta difícil pandemia mundial.

Esto podría ser perjudicial e irreversible para quienes se recuperaro con mucho esfuerzo y para quienes además agregaron inversión y contratacpnes de personal, como un modo de virar sus sueños hacia realidades de prosperidad.

Por todo esto, es imperativo obrar con responsabilidad, maximizando los cuidados sanitarios individuales, no solo en beneficio propio y de su círculo cercano, sino también en pos de proteger la salud y la economía del conjunto de los argentinos y de los bonaerenses. Como siempre decimos, priorizando la vida, pero teniendo en cuenta que las pymes no somos vectores de contagio.

Con la pandemia y las necesarias medidas sanitarias de un aislamiento flexibilizado cuando transitamos la primavera pasada aprendimos a cuidarnos y a reducir el número de casos fatales. Fuimos parte, por primera vez, de una pesadilla que fue muy dura y tan novedosa que escapó de la imaginación de varios autores de la ciencia ficción.

Los efectos colaterales de la primera ola han sido nefastos para la economía mundial, sin que nuestra querida Argentina sea la excepción. Las cuentas corrientes de muchas empresas estallaron en mil pedazos por falta de ventas y la incomprensión de muchos bancos. En muchas industrias el stock productivo se redujo a cero y escasearon las principales materias primas.

El epílogo no deseado pasa por describir una situación que condujo al cierre de 30 mil pymes, y una caída de dos dígitos en la actividad económica en 2020. No abundaremos aquí en otros índices en los que han tenido influencia otras gestiones, como la de Mauricio Macri, que desde el 2018 viene debilitando al sector pyme, dejándonos sin defensas o anticuerpos para superar la pandemia económica.

Resulta contrafáctico el análisis de cómo se debieron instrumentar las limitaciones productivas y comerciales durante la etapa dura del aislamiento del 2020. Como aconsejaban nuestros abuelos, no hay que llorar y debemos enfrentar los desafíos de la recuperación y del crecimiento con la mayor entereza y dignidad.

Reivindicamos nuestras ganas de hacer y el tener un norte que seguir. Para eso construimos, pero en base a debilitados cimientos. Son los que quedaron como efecto de un pronunciado cierre de meses. No obstante, nuestra economía es tan noble que, en algunos rubros, ya se registran fuertes índices de recuperación para el caso de ciertas industrias y en el sector de la construcción.

Ahora, la prioridad es hacer bien las cosas sobre la base de calcular nuevos costos, gestionar materias primas que no abundan, regenerar stock y avanzar hacia una sostenida suma de ventas-.

Eso sí, como lo venimos poniendo sobre la mesa, necesitamos que desde los distintos niveles de Gobierno se nos den certezas en materia de impuestos, financiamiento, licencias al personal y habilitaciones, por citar solo algunas de nuestras preocupaciones, Solo de esa manera se garantizará una vuelta con sustentabilidad, hacia una cultura de la inversión, pilar básico de la creación de nuevos puestos de trabajo, fortalecimiento del mercado nacional y desarrollo de las economías regionales.

(*) Presidente de la Confederación Económica de la Provincia de Buenos Aires (CEPBA).

Lectores: 491

Envianos tu comentario

Nombre:
Correo electrónico :
Comentario: