Economía y Empresas
Luego de los anuncios del Presidente

Se meten en todo: el FMI advirtió acerca de las consecuencias del cierre de las escuelas en Argentina

Alberto Fernández anunció las medidas y automáticamente repercutió en todo el mundo. (Dibujo: NOVA)

Un día después de que el presidente Alberto Fernández anunciara el cierre de las escuelas por 15 días, el Fondo alertó sobre los efectos sobre las próximas generaciones.

El Fondo Monetario Internacional (FMI) advirtió este jueves por las consecuencias a largo plazo del cierre de las escuelas en América latina, incluida la Argentina, como consecuencia de la pandemia de coronavirus.

Como parte de la presentación del Departamento del Hemisferio Occidental del organismo sobre el final de las reuniones de primavera, su director, Alejandro Werner y otros economistas de la entidad se refirieron a los efectos de largo plazo del cierre de las aulas.

La alerta se produjo un día después de que el Presidente Alberto Fernández anunciara el cierre de las escuelas por 15 días en el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA).

“Se calcula que la cifra de personas que viven en condiciones de pobreza se ha incrementado en 19 millones, mientras que la desigualdad, medida por el coeficiente de Gini, ha aumentado un 5 por ciento si se la compara con los niveles anteriores a la crisis. La pandemia supondrá además un deterioro duradero del capital humano debido al cierre de los colegios, que fue más prolongado que en otras regiones”, advirtió el documento escrito por Werner, Takuji Komatsuzaki y Carlo Pizzinelli.

Si bien expusieron que resulta difícil cuantificar las pérdidas de aprendizaje, el análisis del personal técnico del FMI indica que el ingreso económico de los estudiantes de edades comprendidas entre 10 y 19 años podría ser, en promedio, un 4 por ciento más bajo a lo largo de su vida si no se compensan los días de clase perdidos en 2020.

Las pérdidas de ingreso varían en función del país, dependiendo del grado en que la pandemia reduce la probabilidad de completar la educación secundaria y de la magnitud de la prima por capacitación atribuible a la educación superior.

“Las pérdidas serán mayores en el caso de los alumnos cuyas familias disponen de menos medios para respaldar el aprendizaje extraescolar, lo cual agrava la ya de por sí elevada desigualdad del ingreso y los bajos niveles de instrucción”, expresó el FMI.

Para los economistas del organismo, lo más urgente sigue siendo controlar la pandemia, cerciorándose de que los sistemas sanitarios estén debidamente dotados de recursos y de que todos tengan acceso a la vacuna. En ese sentido, reconocieron que las políticas fiscal y monetaria deben seguir siendo flexibles en los países que disponen de suficiente margen de maniobra.

Con respecto a las secuelas de largo plazo de la pandemia, el FMI consideró que la recuperación será difícil y obligará a acelerar las reformas estructurales, mejorar el acceso a sistemas de educación y salud de calidad, ampliar las redes de protección social y mejorar el clima empresarial.

“Para revertir el efecto de los años de flojo crecimiento se necesita una transformación estructural más profunda, que podría estar facilitada por un pacto fiscal de gran alcance”, concluyeron los economistas.

Lectores: 355

Envianos tu comentario

Nombre:
Correo electrónico :
Comentario: