NOVA Show
Espectáculos

No son todas buenas para el actor y capocómico

Franco Brieva, el hijo del ex Midachi al igual que su padre, llama la atención con actos vergonzosos.
La familia Brieva
La familia Brieva

Para el ex Midachi, Dady Brieva, quien actualmente se encuentra enfrentando un duro cuadro de Covid-19 , junto a su mujer, Mariela Anchipi, también se le suma el vergonzoso rol que cumple su hijo Franco Brieva en su nuevo rol como empresario del fútbol femenino.

"A quien le pregunto, todos me hablan mal de él", es la primera frase de una fuente consultada por Nova al respecto del accionar de este joven al cual muchos describen como un "amante de la joda". "Arranca a las 11 o 12 del mediodía, y nunca está para sus representadas", comentó una jugadora que representa al club El Porvenir.

Franco comenzó a incursionar en el fútbol femenino cuando se ganó la confianza de los directivos del club Argentinos Juniors, y desde allí comenzó a ser amigo de las jugadoras a quien retrataba en sus fotos hasta lograr ser el fotógrafo oficial de la especialidad deportiva del club de La Paternal, del cual es hincha el presidente de la Nación, Alberto Fernández.

Luego de más de un año cumpliendo ese rol, el muchacho decidió defender los intereses de las jugadoras/amigas del plantel, dejando de lado su rol en el club por el cual percibía algunos pesos. Un día, Franco comenzó a hacer negociaciones a la par de su rol como fotógrafo de Argentinos, para hacerse cargo del fútbol femenino del club El Porvenir, y lo logró. Así fue como, preparado su negocio, decidió llevarse al entrenador del "Bichito" a Gerli, y también lo hizo con algunas jugadoras más... vaya casualidad, muchas de esas jugadoras son las mismas con las cuales trasnochaba en su casa y hasta los vecinos lo denunciaron por ruidos molestos.

No conforme con eso, creo la empresa STM Sport Talents, reuniendo varias jugadoras de diferentes equipos que son amigas de sus amigas, quien a las primeras les fue fiel, hasta se peleó por ellas en Argentinos, que le dio de comer, y con otras decidió olvidarse y abandonarlas tras vender el oro y el moro que nunca llegaría.

La historia promete continuar, y las estafas morales también...

Lectores: 865

Envianos tu comentario

Nombre:
Correo electrónico :
Comentario: