Provincia de Buenos Aires
Panorama Político

Se terminó la fiesta en la ciudad de La Plata

El intendente, Julio Garro, escuchó las propuestas y pidió mayores detalles, lo que terminó siendo una muestra de lo que algunos ya denominan una nueva relación con el Gobierno provincial. (Dibujo: NOVA)

La crisis sanitaria ganó completamente la agenda de la capital provincial debido al aumento estrepitoso de casos de Covid-19 que la llevó a convertirse en la ciudad con la mayor aumento de contagios en las últimas dos semanas, lo que obligó a oficialismo y oposición a relegar algunas discusiones y enfocarse firmemente en el combate contra la pandemia.

Recordemos que el intendente Julio Garro primero le ofreció a la provincia los 46 CAPS para potenciar el plan de vacunación y desató una catarata de denuncias cruzadas por el estado de las salitas de atención primera, que en algunos casos no cuentan con infraestructura y en otras no tienen personal para funcionar como vacunatorio.

La primera que remarcó en las redes sociales esta realidad fue la concejala Ana Castagneto del Frente de Todos, que cruzó al mandatario municipal en las redes sociales y expuso el estado de algunos de los Centros de Atención Primaria, crítica a la que luego se sumó la diputada Florencia Saintout, que empieza a dejar el bajo perfil y se perfila nuevamente como principal rival del intendente.

Pero el aumento de casos cortó de raíz con la discusión, e incluso antes del anuncio presidencial y de la ratificación por parte del gobernador Axel Kicillof de las nuevas medidas de aislamiento, por primera vez la gestión local se adelantó y comenzó negociaciones con diferentes sectores de la economía para fijar nuevos cierres y límites horarios perjudicando lo menos posible a la economía local.

En el medio, se coló un proyecto de ordenanza, que parece por lo menos anacrónica y que tiene que ver con la prohibición de arrojar a la vía pública colillas de cigarrillos, con multas que podrían llegar a los 351 mil pesos, superando ampliamente a las que se aplican por pasar semáforos en rojo.

Y si bien la iniciativa de la concejala de Juntos por el Cambio, Carla Fernández es coherente con la mirada sustentable que necesita la ciudad, no pocos ediles reconocieron cierta incomodidad y hasta vergüenza de avanzar con el proyecto en medio de la pandemia y cuando la ciudad entraba de lleno en la segunda ola de Covid-19.

Lo cierto es que el municipio platense anunció cierres nocturnos y límites para el funcionamiento de los comercios y, sorpresivamente, volvió a fase 3 y de alguna manera marcó la tendencia para los distritos de la región, e incluso algunos del interior también gobernados por Cambiemos, que reclamaron mayores restricciones que las que dispuso el Gobierno provincial.

Incluso Garro sacó a los funcionarios y concejales a la calle para una jornada de concientización puerta a puerta, que le permitió retomar la iniciativa y dar el puntapié inicial de la campaña, aún antes de la campaña, copándole la parada a la oposición.

La respuesta fue una serie de propuestas que el Frente de Todos elevó durante un nuevo encuentro del Comité de Emergencia y que incluyen reactivar las instancias barriales de contención de la emergencia, sumando a sectores que no fueron convocados durante la primera etapa.

El intendente escuchó las propuestas y pidió mayores detalles, lo que terminó siendo una muestra de lo que algunos ya denominan una nueva relación con el Gobierno provincial. Sin acuerdos políticos, pero sí muy bien encauzada en los carriles institucionales.

Lectores: 794

Envianos tu comentario

Nombre:
Correo electrónico :
Comentario: