Interior del país
Panorama Político

El gobernador de Corrientes se enfrentó a Kicillof para buscar protagonismo nacional

El gobernador de Buenos Aires, referente del Partido Justicialista, Axel Kicillof criticó a Gustavo Valdés y arremetió contra él. (Dibujo: NOVA)

Este año Corrientes elige gobernador y Gustavo Valdés quiere ser reelecto. Enfrenta, puertas adentro a su mentor, Ricardo Colombi, quien también quiere competir. Fuera de la Provincia, quiere un espacio en la mesa de Cambiemos. El mandatario bonaerense le dio un trampolín a la fama.

El Decreto de Necesidad y Urgencia que firmó Alberto Fernández con el fin de frenar la segunda ola de contagios de coronavirus, dejó al descubierto que la oposición no oculta las intenciones desestabilizadoras, pese a la gravedad de la situación sanitaria en el país.

El hecho más claro fue la reunión que tuvieron los dirigentes de Cambiemos de la que participaron dirigentes territoriales y gobernadores.

En este encuentro firmaron una especie de “manifiesto” en el que expresaron su oposición a limitar la circulación de la población, limitar los lugares de afluencia poblacional en el que denunciaron la supuesta existencia de “restricciones excesivas y mal calibradas”.

Pero, en paralelo, a su regreso a la Provincia, Valdés estableció medidas restrictivas en varias localidades del Interior correntino donde se detectaron casos de coronavirus.

Ante esto, el gobernador de Buenos Aires, referente del Partido Justicialista, Axel Kicillof criticó a Gustavo Valdés y arremetió contra él.

Puntualmente la crítica es porque el ituzaingueño decretó que la localidad de La Cruz -que limita con Brasil- retrocede a fase 3 por un brote de Covid-19.

A esto, Axel Kicillof citó: “Tenemos la oposición más destructiva del mundo. Ahora me entero de que otro de los que suscriben el comunicado macrista es el Gobernador de Corrientes. Resulta que con una mano firmaba el documento y con la otra disponía restricciones en su Provincia”.

Y agregó en un segundo mensaje: “Y mirá que distintos somos: la oposición en Corrientes acompañó las medidas”.

En los hechos, esto va más allá de una pelea entre gobernadores de distinto signo político. Es que, por un lado, ambos mandatarios obtuvieron cierto rédito político con este “enfrentamiento”.

Por un lado, el gobernante bonaerense busca fortalecerse políticamente luego de haber sido nombrado como integrante de la mesa directiva del Partido Justicialista. Este será su trampolín para, posteriormente, avanzar en la idea de ser candidato a presidente en las próximas elecciones.

Es claro que Axel quiere marcar la diferencia y por ello deja de lado un discurso moderado para tomar un rol más aguerrido al momento de enfrentar a los dirigentes de Cambiemos.

Por otro lado, Valdés, este año tiene elecciones en su Provincia y manifestó sus intenciones de ser reelecto. En su terruño no existe una oposición fuerte, por lo que es probable que triunfe.

Lo que ocurre es que también pretende posicionarse a nivel nacional. Hasta ahora es tenido en cuenta como un simple “administrador” de los bienes del Estado correntino.

Lo que quiere Valdés es ser tomado más en serio en Cambiemos y disputar poder político y la pelea con el gobernador bonaerense fue un inicio.

En su Provincia debe enfrentar a su mentor y socio, Ricardo Colombi, quien también manifestó sus intenciones de volver a ser gobernador. Este es el presidente de la Unión Cívica Radical de Corrientes y también integra la mesa nacional, por lo que tiene banca propia para intentar volver a la Casa de Gobierno.

La fórmula "Gustavo al gobierno, Ricardo al Poder", se rompió. Ahora están enfrentados.

Lo negativo es que, en este plan de crecimiento político de Valdés, muestra una actitud ambigua, poco clara y peligrosa, porque al liberar casi todas las actividades en medio de la pandemia, pone en riesgo la salud de la población.

Lectores: 382

Envianos tu comentario

Nombre:
Correo electrónico :
Comentario: