Provincia de Buenos Aires
El escenario político

Cómo rearmar su rompecabezas político: el desafío del Frente de Todos en La Plata

Con el año electoral “en pañales”, el panperonismo deberá superar sus propias grietas para no perder representatividad legislativa. (Dibujo: NOVA)

Con el año electoral literalmente en pañales, en el laboratorio político del Frente de Todos ya se planteó la disyuntiva de cómo sobrevivir a las pujas sectoriales que en el turno electoral 2019 dejaron al panperonismo sin la posibilidad de arrebatarle la administración de Julio Garro, que dio vuelta la elección después de haber perdido las primarias por más de diez puntos.

Como reflejó este portal en esta tradicional columna en varias oportunidades, el camporismo intentará ser punta de lanza de una estrategia electoral que lo convierta en principal bastión territorial de “Todos”, donde además el massismo peleará por su “porción de poder” en el armado de las listas y el albertismo hará lo propio.

Si bien en la actualidad sólo conserva una cuota minoritaria de influencia en el armado opositor –el único cargo legislativo que ostenta es la banca de Guillermo Escudero en Diputados-, el bruerismo todavía intenta mantener los pies en el plato al retener –de forma “compartida” con La Cámpora- las riendas del PJ institucional, que viene sufriendo un notable desmembramiento de sus resortes institucionales, incluido el deterioro de su sede partidaria histórica de calle 54, tema del que ya se ocupó oportunamente en varias publicaciones este portal.

Heridas que no cerraron y problemas de “cartel”

Las heridas de la desgastante interna que se jugó en las PASO del último turno legislativo–que ganó la hoy diputada bonaerense Florencia Saintout siguen abiertas y una de las razones es el alto perfil que adoptó en los últimos tiempos otra de las protagonistas de aquella disputa: la concejal Victoria Tolosa Paz.

Como se informó oportunamente, la titular del Consejo Federal de Políticas Sociales quiere ser intendente en el 2023 y desde su banca “ad honorem” en el cuerpo legislativo suele ser una de las voces cantantes a la hora de cuestionar al oficialismo municipal y vehiculizar propuestas en la agenda parlamentaria ordinaria, cuyo principal tema fuerte en este 2021 es el debate por la rendición de cuentas del 2020.

En ese tren, en los últimos meses comenzó a forjarse un fluido acercamiento entre el albertismo –con Paz a la cabeza- y el massismo, que tiene como principal figura a la concejal Virginia Rodríguez, aunque también tiene banca en el concejo en el edil Facundo Albini.

A ese tándem suele sumarse la edil Ana Castagneto, que representa a Kolina, la agrupación que fue una de las patas sostenedoras de la vieja alianza Unidad Ciudadana y que es liderada por su esposo, el ex diputado nacional y actual Director de Recursos de Seguridad Social de la AFIP, Carlos Castagneto.

El camporismo tampoco quiere resignar poder y bajo la figura del concejal Ariel Archanco -que mantiene una mesurada distancia con los posicionamientos de Tolosa Paz-, se motorizan las posturas del kirchnerismo más explícito en la ciudad.

Aunque sabe que deberá sortear varios escollos y sobre todo instalar su nombre, desearía convertirse en el elegido para disputar la jefatura comunal –“una especie de sucesor de Saintout”, como lo describió un conocedor de la interna peronista-, mientras mantiene de forma paralela una puja con el bruerismo dentro del esquema de poder de la conducción del PJ de calle 54, que este año debe renovar autoridades.

Otro integrante de la colección de dirigentes políticos “que quieren ser” es el edil Guillermo “Nano” Cara, que hace equilibrio entre los posicionamientos políticos propios y las líneas directrices de La Cámpora, espacio en el que orbita con relativa autonomía.

Cargos en disputa

El año que viene, el Concejo Deliberante renueva la mitad de su composición (son un total de 24 ediles) y el FdT pone en juego varias bancas, por lo que la lucha subterránea por la “la lapicera” ya se instaló mientras en la superficie los temas a resolver que asoman en la principal oposición al garrismo son los “estrictamente legislativos”, como el Presupuesto 2021.

En el 2019, Cambiemos se hizo de 7 de las 12 bancas que estaban en juego y quedó con mayoría y quórum propios. El FdT pone en juego los mandatos de Ana Castagneto, Cristian Vander (presidente del bloque), la propia Tolosa Paz, Virginia Rodríguez y Norberto “Chucho” Gómez (alakismo).

Lectores: 1212

Envianos tu comentario

Nombre:
Correo electrónico :
Comentario: