NOVA Show
Exclusivo de NOVA

Ivo Cutzarida: "Me corrieron de los medios, pero ahora la gente valora lo que discutí hace siete años"

Ivo Cutzarida, actor.

Ivo Cutzarida charló en exclusiva con NOVA sobre su actualidad durante la pandemia, la forma en que ayuda a los demás y cómo "es corta la bocha" lo corrió de los medios. "Si andás por la calle tirando tiros, bancate el chubasco...", sostuvo.

- ¿Cómo estás atravesando esta pandemia?

- Muy bien, estoy estudiando y trabajando mucho. El año pasado me recibí de coach y este año de counselor en Sánchez Bodas, también trabajando en la Fundación Eira para rehabilitar adictos y en un programa de televisión, Ivo y Manolo, para ayudar a la gente a pensar y sentirse mejor en medio de esta pandemia que ha descuidado la mente y el espíritu. El ser humano no es solo cuerpo, es mente, espíritu, es un montón de cosas más y nadie se estaba ocupando de eso.

- ¿Qué dejo la pandemia en nosotros?

- Lo más importante que dejó fue darse cuenta lo importante que es tener salud, nuestro sistema inmune, fortalecerlo, desde lo orgánico. Hacer una vida sana, dormir bien, tomar agua, tener pensamientos positivos, no dejarse dominar por el miedo. El ser humano es un combo, tanto mente, cuerpo, alma, uno afecta al otro. Es un combo del cual hay que ocuparse.

- ¿Qué le pasa a la gente cuando te ve ahí, atento al problema del otro?

- Siempre estuve atento al otro. Soy actor, estudiamos el aparato expresivo, emocional de las personas, y antes de eso quería ser juez en lo criminal. Hace seis años salí a defender la vida, a solidarizarme con las personas que perdían un hijo, que eran maltratadas. Mi primera propuesta era ir a las cárceles y llevar la cultura del Martín Fierro donde hacía falta. Siempre miro a un ser humano con respeto, sabiendo que tiene todo el potencial y se merece toda la dignidad. Eso me lo enseñó mi padre, un filósofo, y mi madre, una profunda cristiana.

- ¿Te encontraste con más espíritus quebrados o mentes rotas?

- Para mí lo primero que se rompe es la mente, el pensar mal, tarde o temprano, hace que se quiebre tu espíritu, organismo, la fuerza de voluntad, el sistema inmune, por eso hay que estar constantemente revisando los pensamientos. Uno puede hacer que una situación se torne difícil dependiendo lo que pensás. Por eso, el trabajo del coach es ver dónde está el obstáculo, dónde se enredó y me gusta el counseling estos últimos tres años que me enseñó a aprender a escucharse uno mismo, a los demás, a gestionar las emociones, a no juzgarlas. Es una linda tarea diaria, quien no la hace termina embrollado.

- ¿Creés que la gente comenzó a poner en práctica aquello de "corta la bocha" en los temas vinculados con la inseguridad o seguimos igual que en aquel momento que popularizaste la frase?

- Mirá, "es corta la bocha" es un término de los bocheros, cuando jugaba de chico en Navarro, Lobos, y después cuando iba a Santa Fe a estar con la familia de Carlos Monzón, con Carlos, y jugábamos ahí mucho a las bochas. En su momento me salió de las entrañas decirlo, decir "basta", si salís a tirar tiros terminás muerto o preso. Hace siete años la inseguridad era una sensación, un invento de los medios, y un tipo que te mataba era culpa de la sociedad injusta que no le dio un par de zapatillas. Alguien tenía que decir algo. Hoy es algo que no le causa impresión a nadie, qué parte no se entendió de eso. Dejá el chumbo y el cuchillo, y te trato como un cristiano, veo qué puedo hacer por vos y recobrás todos tus derechos humanos.

Pero si andás por la calle tirando tiros, matando gente, pegándole a los abuelos, violando, matando... bancate el chubasco, bancátelo. En ningún país del mundo se discute lo que yo tuve que salir a discutir durante dos meses donde me cascotearon en todos los programas de la televisión argentina, y no podía entender la legítima defensa, la importancia del Martín Fierro, el gesto de ir a las cárceles, rehabilitar gente, volver a la idiosincrasia nuestra de hace 30 o 40 años. Creo que hay una toma de consciencia. Todos salieron a cascotearme en el 2014, pero después los políticos tenían en agenda el tema de seguridad. Yo sabía que me tiraba en la jaula de los leones, y lo hice hasta donde pude, hasta que me corrieron de los medios. Hoy la gente valora eso...

- De no haber existido la pandemia, ¿los argentinos ya se habrían ido del país?

- La juventud se está yendo del país hace un par de años y no se la puede culpar por eso. El país no está ofreciendo las condiciones para que los jóvenes se desarrollen. Si no activan la economía, si no priorizan al que quiere producir o invertir, se va a poner muy complicado, ya está... hay que priorizar eso para que los jóvenes se queden.

- Por último, ¿qué opinión te merece la serie de Carlos Monzón que se emite por Telefe?

- Algo vi. Bien hecha, bien filmada, buenos actores, pero no terminé de verla. Yo tengo mi versión de las cosas, contadas por el propio Monzón. Él quería que lo represente, hacer la película conmigo, habíamos desarrollado una amistad muy linda con él y sus amigos, la familia, otros boxeadores como Ceferino Morales, Jacinto Fernández y Daniel González, con quienes entrenábamos mucho. Es una historia trágica y una gran experiencia en mi vida.

Lectores: 805

Envianos tu comentario

Nombre:
Correo electrónico :
Comentario: