Interior del país
Vacunas VIP

Salta: silencio hospitalario del Oso Leavy ante los escándalos de las vacunas

El mayor referente del kirchnerismo salteño se mantuvo al margen del escándalo de las vacunas VIP.

El mayor referente del kirchnerismo salteño no solamente se mantuvo al margen del escándalo que le costó el cargo de ministro de Salud a Ginés González, sino que tampoco emitió opiniones sobre lo ocurrido en Tartagal, ciudad que lo vio nacer políticamente y en la que fue electo intendente en tres ocasiones.

Desde el norte, aseguran que el senador nacional fue el nexo entre el ahora ex gerente del Hospital Perón y los piqueteros vacunados.

La situación en el norte del país sigue convulsionada a pesar del intento por hacer que todo pase desapercibido.

El escándalo nacional de las vacunaciones VIP contra el coronavirus que se destapó tras las declaraciones del ex montoneros, Horacio Verbitsky, desnudaron el desmanejo del ahora ex ministro de Salud, Ginés González García, quien privilegió dosis de la vacuna rusa Sputnik V para allegados al kirchnerismo, un ex canciller, un legislador nacional, empresarios y familiares de estos, entre otros. Pero, lamentablemente, lo de Ginés solo fue una copia de lo ocurrido en el norte salteño en donde, una semana antes, el escándalo le costó el puesto al gerente del Hospital local.

En Tartagal, la localidad que a principios de febrero se desayunaba con el lamentable episodio protagonizado por una concejal y su hermana, funcionaria judicial, acusadas de lucrar con mercaderías que habían sido donadas para comunidades wichis; volvía a vivir días después un nuevo escándalo que pondría a la ciudad en los principales medios nacionales. En el Hospital Juan Domingo Perón, se había inmunizado contra el covid-19 a tres periodistas de piso (un matrimonio y un productor) y, por si esto fuera poco, a tres hermanos líderes piqueteros con conexiones con la Corriente Clasista Combativa (CCC).

Si bien el por entonces gerente del Hospital, Juan López, no negó haber inmunizado a estas personas, la explicación fue muy poco convincente. Mientras el periodista vacunado trataba de deslindar responsabilidades del profesional asegurando que los piqueteros habían sido tratados en Buenos Aires, el propio López admitió que las dosis fueron colocadas en Tartagal. Aquí es donde aparece, según los norteños, la figura del senador nacional Sergio Leavy.

Es que el ex intendente de aquella ciudad, electo en tres oportunidades y destituido en una por el Concejo Deliberante tras irregularidades financieras tras el alud que azotó a la ciudad en 2009; conocería muy bien a cada uno de los integrantes de la familia Contreras que fueron vacunados en Tartagal. Fuentes del lugar, incluso, aseguran que habría sido el senador nacional el que medió ante López para que los piqueteros puedan acceder a la Sputnik V.

Respecto a esto, es llamativo el silencio hospitalario que mantiene el legislador respecto a los últimos escándalos que sacudieron a la ciudad de Tartagal (en los cuales se vincula también al actual jefe comunal, Mario Mimessi) y, un poco más entendible, sobre lo ocurrido con Ginés González días atrás. En sus redes sociales, el “Oso” omitió estos temas y, en su lugar, prefirió hablar del Tribunal de Disciplina del Partido de la Victoria (que sigue teniendo en sus filas al ex diputado Juan Emilio Ameri, famoso por haber sido expulsado por besarle un seno a su novia en plena sesión virtual de la Cámara), el nacimiento de Güemes, el cumpleaños de Cristina o una reunión con Quilodrán. De lo realmente importante, nada.

Lectores: 744

Envianos tu comentario

Nombre:
Correo electrónico :
Comentario: