Interior del país
No es el primer caso

Chaco: un policía intentó abusar de una oficial, pero la salvaron sus compañeros

El suboficial mayor de Policía Ulises Fernández intentó abusar de una colega.

Griselda Ulfe, una oficial ayudante perteneciente a la División Violencia Familiar y de Género de la localidad de Castelli en Chaco, denunció el miércoles 17 que Ulises Fernández, quien presta servicios en la comisaría de Miraflores, que la acosó e intentó abusar de ella.

Griselda se aloja en una casa prestada en el barrio Parque Industrial de la ciudad, cuya propiedad es del suboficial mayor de Policía Ulises Fernández, quien no reside en ese domicilio e ignora su lugar de residencia, pero eventualmente él con sus amigos se juntan en ese lugar.

En ese sentido, denunció que el martes a las 22:45 aproximadamente, al salir de franco la oficial llegó a la residencia y allí estaba Fernández junto a otro sujeto, a quien conoce como «Batalla», ambos tomando cerveza. Luego de ello, mientras la misma se encontraba cenando, Ulises ingresó hasta el baño y al salir de allí se sentó en la mesa frente a ella, y desde ese momento comenzó a insinuarle intenciones de intimar con ella.

Al terminar de cenar, él aún estaba sentado en la mesa tomando cerveza y desde ese momento comenzó a sentirse incomoda. Hasta que en un momento dado él se acercó, se sentó a su lado y comenzó a acariciarle el brazo, insinuando otro tipo de situación. Allí, Ulises le sugirió que podían ser algo más que amigos y comenzó a avanzar hacia ella, intentando besarla. Inmediatamente esta se levantó tratando de evitarlo, mientras el sujeto continuaba avanzando hacia ella.

A continuación, la misma topa contra la mesa y él se apoyó totalmente contra su cuerpo, la acariciaba, alcanzaba a besar su mejilla y parte del cuello, y seguía con su cuerpo sobre ella. Sin poder sacarlo de encima, alcanzó a enviar un mensaje a su chofer, pidiéndole que la busque urgente. Por lo que, al darle la espalda al sujeto, este comenzó a tocarle los glúteos, las piernas, la pelvis y la abrazó tomándola desde atrás tocándole los pechos.

Asimismo, envió otro mensaje a su chofer, mientras él no la soltaba desde atrás. También intentando intimar a toda costa, le ofreció la suma de cinco mil pesos para tener relaciones, a lo cual se negó.

Pasaron pocos minutos, hasta que llegó el móvil de su unidad al lugar, ingresando a la casa el chofer sargento Eduardo Enrique y la agente Lurdes Nis. Estos alcanzaron a ver que la denunciante se encontraba en un rincón y Ulises sobre ella. El suboficial al notar que entraron los uniformados la soltó, momento en que Ulfe le dijo a su personal que la saquen de allí de inmediato.

Posterior a ello, el sargento Enrique llamó a su Jefa de Unidad, la subcomisario Mariela Leguizamón, dirigiéndose hacia el domicilio de ella. Allí su jefa le ofreció su domicilio para que se quede a dormir, ya que donde esta se aloja es propiedad del acosador. Por consiguiente, Griselda tomó la decisión de denunciarlo.

Finalizando la noche llegó la comisaria Jacket, quien es familiar del denunciado, y allí estuvieron junto a la subcomisario hablando y conteniendo a la víctima, acompañándola luego hasta esta la Unidad para radicar la denuncia. Gracias a la llegada del sargento, la agente Lourdes Nis y la ayuda de Leguizamón y Jacket la víctima no resultó lesionada.

La denuncia fue tramitada al fiscal en turno Gerónimo Roggero, quien dispuso que se recepcione las testimoniales de los empleados que acudieron en la ayuda de la oficial ayudante y luego se reitere la consulta con esa información.

Lectores: 867

Envianos tu comentario

Nombre:
Correo electrónico :
Comentario: