Opinión
Corrupción y muerte

La inseguridad desborda Moreno

La intendenta de Moreno, Mariel Fernández, intenta convencer a los ciudadanos de que la tasa de homicidios bajó.

Por Gustavo Ladelfa (*)

Muy suelta de cuerpo, la intendenta Mariel Fernández declaraba a la prensa hace unos días cómo fue bajando la tasa de homicidios en Moreno, estadísticas según ella emanadas del Ministerio de Seguridad de la Nación (¿?).

La desfachatez fue lanzada en el contexto de la presentación de la compra de unas 20 motocicletas, obviamente adquiridas con el fondo inflacionario del erario provincial. La puesta en escena se montaba como prueba de la lucha contra la inseguridad, pero alarmó la precariedad del equipo de procedencia china marca Corven, que casualmente ha comprometido su instalación en un parque industrial local en el transcurso de este año.

Lo cierto es que, en la primera semana de patrullaje, quedaron varias de las unidades fuera de uso y dos de los conductores tuvieron que ser socorridos por una caída. Independientemente de la impostación vacua, recurso explotado hasta el cansancio por toda la generación política que nos gobierna, jamás sabremos cuál fue el acuerdo entre la empresa privada y el funcionario de turno que decidió por vos sobre la utilización de los recursos del Estado.

La metida de pata de Fernández se asienta -como ella misma declaró- en un supuesto programa de desarme llevado a cabo por unos de los directores del área, un muchachito sin la más mínima experiencia o formación pero que ha vuelto a caer bien parado en el seno del entorno del gobierno evitista. Y digo vuelto, porque la misma tarea fina la llevó a cabo con Mariano West y Walter Festa, sobreviviendo hasta aquí todos los nefastos ciclos peronistas.

La realidad es que en la misma nota, uno de los periodistas la inquiere sobre las nueve víctimas fatales del mes de enero, cinco de las cuales sufrieron la violencia desatada en las calles de la localidad… Por supuesto, no sabe/no contesta.

Las últimas estadísticas serias llevadas adelante por las fiscalías de Moreno indican que tenemos una tasa de muertes violentas de 17 por mes; detrás de la ciudad de Rosario capital, del narco estado socialista de la provincia de Santa Fe.

Definitivamente, Fernández, sus funcionarios y sus concejales han comenzado a utilizar el concepto de postverdad; sin entenderlo, sin siquiera saber de qué se trata. Su instinto primario y los hechos contundentes de la realidad los fuerza permanentemente a utilizar sus redes sociales en forma fallida. Fotos y selfies rayanas al ridículo, posteos inoportunos y faltos de verdad, impregnan todos los días las pantallas de los celulares y por debajo cantidades de comentarios negativos e improperios de toda especie.

Nada más cercano al cuento de hadas del danés Andersen, que relata la situación vivida por un rey que es timado por dos sabandijas que le hacen lucir prendas invisibles, solo vistas por aquellos seres inteligentes y capaces del reino. Por supuesto, cuando el monarca decide lucir sus nuevos ropajes, sale al majestuoso salón sin nada que cubra su cuerpo, solo advertido por un niño que gritó fuerte: “¡El rey va desnudo!”, ante el pasmoso silencio de los asistentes.

Mariel transita desnuda caminando por las redes, convencida por sus acólitos que luce sus vestidos más relucientes; mientras Moreno se desangra en drogas, corrupción y muerte.

(*) Tribuna de Periodistas.

Lectores: 900

Envianos tu comentario

Nombre:
Correo electrónico :
Comentario: