Editorial
Coronavirus

La improvisación al poder

Pese al aumento de contagios, el presidente Alberto Fernández intentará evitar nuevos cierres para favorecer su imagen de cara a las elecciones de este año. (Dibujo: NOVA)

El Ministerio de Salud informó este domingo 4.975 nuevos casos de coronavirus y 43 muertes. Con estos números, Argentina se encamina a contabilizar dos millones de contagios desde el comienzo de la pandemia en el país.

El panorama preocupa al Gobierno que, inquieto con la llegada de la segunda ola de Covid 19, no se decide si tomar medidas de cierre estricto o dejar todo como está. El Gabinete es un hervidero. El ministro de Salud, Ginés González García, pide a gritos tomar medidas restrictivas, pero los funcionarios del área económica, Cecilia Todesca, Matías Kulfas y Martín Guzmán, se resisten a enfriar la incipiente recuperación económica.

Por su parte, el presidente Alberto Fernández intentará evitar nuevos cierres para favorecer la imagen del espacio de cara a las elecciones de este año. Es que, si bien las decisiones ejecutadas desde la Casa Rosada al comienzo de la pandemia fueron bien recibidas por los argentinos, con el correr de los meses la aceptación fue en picada.

Esto se reflejó en una encuesta realizada por la Universidad de San Andrés a principios de año, donde siete de cada diez argentinos se mostró insatisfecho con las medidas y casi el 50 por ciento fue pesimista sobre el futuro. De acuerdo con el sondeo, del cual participaron 1.015 personas, solo el 22 por ciento se mostró conforme con el rumbo adoptado por la administración nacional.

En un intento por evitar que la situación se desmadre, el Ejecutivo prorrogó hasta el 28 de febrero el cierre de fronteras, por lo que no podrán ingresar al país los extranjeros no residentes. Así lo dispuso a través del decreto 67/2021 publicado en el Boletín Oficial.

La decisión administrativa abarca a los "vuelos directos que tengan como origen o destino el Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte, ante el nuevo linaje en la secuenciación de muestras locales, respecto al ingreso de personas". Otras de las medidas que se implementaron fueron limitar la circulación nocturna y exigir más PCR, tomando como eje "no parar la economía".

Para colmo de males, la imagen del jefe de Estado no para de caer. Según el sondeo de Opinaia, la negativa llegó al 52 por ciento y la positiva se mantuvo en 47 por ciento. El que parece sacar rédito de la incertidumbre reinante es Horacio Rodríguez Larreta que, de octubre a enero, se transformó en el dirigente político con mejor imagen del país: alcanzó un 57 por ciento.

Fernández no tiene las cosas fáciles y, como si fuera poco, su ministro de Salud deberá poner la cara ante el Congreso para dar explicaciones sobre el plan de vacunación y la política sanitaria para afrontar la pandemia en los próximos meses.

Las demoras en la producción y la entrega de la Sputnik V afectaron el plan que tenía la Argentina y aún no se llegó a inmunizar a la mitad del personal de salud. El Gobierno improvisa, mientras las papas queman…

Lectores: 1255

Envianos tu comentario

Nombre:
Correo electrónico :
Comentario: