Editorial
Vacuna rusa

Espejitos de colores

El presidente Alberto Fernández aseguró que antes de fin de año se vacunarán a 300 mil personas. Pero los tiempos se acortan. (Dibujo: NOVA)

Alberto Fernández juega sus últimas cartas en la batalla contra el coronavirus. Días atrás aseguró que llegarán al país 600 mil dosis, con lo que se podrá vacunar a 300 mil personas antes de fin de año. Pero los tiempos se acortan.

“Parece que es otra de las promesas, de las tantas cosas que se han dicho. Parecería que es imposible”, señaló la ex ministra de Salud Graciela Ocaña, poniendo en duda el plan de vacunación sobre el final del 2020.

El tercer contrato de compra anticipada al gobierno de Vladimir Putin a través del Fondo Ruso de Inversión Directa, prevé que la vacuna llegue a Argentina antes de Navidad y que se comience con la inoculación a los grupos vulnerables, es decir, a la población de más de 65 años y ancianos, personal de salud, seguridad y maestros.

“Vacunaremos a más de 300 mil personas antes de fin de año y yo seré el primero”, expresó confiado Fernández y agregó que en marzo se anexarán 5 millones de dosis más.

Pero el titular de la Sociedad Argentina de Infectología, Omar Sued, echó un baldazo de agua fría sobre las expectativas presidenciales al asegurar que la vacuna no se podrá aplicar hasta que la ANMAT dé luz verde.

Para eso el organismo debe analizar los casos de 40 mil personas que ya fueron vacunadas, cuántas de esas personas se contagiaron y cuántas no, y cuántas personas tuvieron efectos adversos. “Si la ANMAT considera que es adecuada la aprobará y si considera que necesita más información la pedirá”, precisó el experto.

A esos tiempos hay que agregarle la fecha de llegada de las dosis al país. Es que recién este sábado funcionarios del Gobierno viajaron a Rusia para evaluar la Sputnik V y regresarán recién el próximo fin de semana.

“Creo que son muchos detalles que hacen improbable que se pueda comenzar a vacunar en las próximas semanas, como decía el Presidente”, consideró el ex ministro de Salud macrista Adolfo Rubinstein.

Con los días contados, la incertidumbre crece y una gran pregunta flota en el aire: ¿Desesperado por revertir el rumbo de su gestión, el Gobierno nos quiere vender espejitos de colores? Ya lo comprobaremos.

Lectores: 1358

Envianos tu comentario

Nombre:
Correo electrónico :
Comentario: