Política
Un zorro cuidando el gallinero

A pesar de las denuncias en su contra, Alberto Pérez ocupa la banca del Estado en el Directorio del Hipotecario

Alberto Pérez, quien estuvo en la mira de la Justicia durante la gestión sciolista, intenta hacerse un nuevo lugarcito que le genere buenos réditos. (Foto: NOVA).

Durante los ocho años de gestión de Daniel Scioli en la provincia de Buenos Aires, su jefe de gabinete, Alberto Pérez, supo mantenerse al margen de toda polémica y recién en 2016, tras una denuncia de Elisa Carrió, su nombre apareció vinculado a una causa de corrupción, en este caso por el desvío de 20 mil millones de pesos.

Más tarde, una investigación allanó la casa de Walter Carbone, mano derecha de Pérez durante la gestión, y se encontró en pleno country Abril con la famosa caja fuerte dentro de una escultura de hierro en forma de dragón que formaba parte del decorado del jardín del funcionario.

Y si bien estas fueron las más escandalosas, pesan sobre el ex jefe de Gabinete otros tantos expedientes que se encuentran cajoneados en la Justicia gracias al aparato de lobby que logró montar la administración de Scioli de la mano del entonces ministro de Justicia, Ricardo Casal, que formó una red con influencias sobre jueces y fiscales de todo el territorio provincial.

Por eso, llama la atención que Pérez se encuentre actualmente cumpliendo funciones como director del Banco Hipotecario, ocupando la banca que le corresponde al Estado, como titular de acciones de Clase A; aunque por el momento el Banco Central todavía no autorizó su designación definitiva, por lo que actúa bajo la figura de "comisión", según explica la propia entidad bancaria en su página web.

Según el expediente del "Dragón", Carbone y el entonces jefe de Gabinete habrían desarrollado maniobras para facturar eventos que jamás se realizaron por sumas millonarias y a través de una mecanismo de pago en efectivo que luego se rendía con facturas apócrifas.

Otro de los escándalos que salpica a Pérez es el de los contratos truchos en el Astillero Río Santiago, que fueron reconocidos por el entonces titular de la empresa, Héctor Scavuzzo, quien apuntó directamente al ministro de la Producción, Cristian Breitenstein y al jefe de Gabinete por una veintena de ñoquis durante su administración.

Con todo esto, está más que demostrado que poner al ex funcionario provincial a cuidar los intereses del Estado en el Banco Hipotecario equivale a poner al zorro a cuidar el gallinero, atento a que en más de una ocasión Pérez estuvo sospechado de manejos turbios y desvío de fondos provinciales. Y aunque algunas casus siguen cajoneadas, está claro que fue un engranaje central en los negociados durante la gestión del ex motonauta.

Lectores: 879

Envianos tu comentario

Nombre:
Correo electrónico :
Comentario: