Política
Corrupción

Fútbol Para Todos, curro para pocos: los negociados turbios de las transmisiones deportivas en el kirchnerismo

El Fútbol Para Todos también funcionó como sistema de recaudación.

Pasan los años pero los escándalos de corrupción de la administración kirchnerista no dejan de salir a la luz.

Uno de esos casos lo desenmarañó el periodista Marcelo López Masía, quien logró conocer a fondo los negociados que hubo con la pauta publicitaria del Fútbol Para Todos, aquella millonaria fiesta en la que el Estado se hizo cargo de las transmisiones de los partidos de primera división, y también de la B Nacional, cuando River descendió a esa categoría.

Este caso que aún no se ha difundido como la magnitud del hecho lo merece, terminó con la pérdida de hasta dos mil millones de dólares por parte del erario público, que fueron a parar a un fondo de recaudación que solo Dios sabe en qué se usó o dónde está.

En las vísperas de la llegada del Fútbol Para Todos, se produjo un cambio fundamental, dado que se cambió la publicidad estáticas por pantallas LED.

Entre 2010 y 2015, el Fútbol Para Todos transmitió unos 3 mil partidos, entre encuentros de la Primera División, el Nacional B y también los compromisos de la Selección. Desde 2010, el kirchnerismo decidió dar por cerrada la posibilidad de que entidades privadas publicitaran en las transmisiones.

La hipótesis de López Masía, autor del libro Kartell, en el que narra la corrupción, es que hubo 10 millones de segundos de publicidad en televisión pirateados por el Fútbol Para Todos.

Con la posibilidad de hacer publicidad cerrada, los anunciantes privados fueron tentados por empresas que tenían una suerte de monopolio de la situación comercial para “entrar por la ventana” al negocio.

El negocio no era ni más ni menos que mostrar marcas. “Estando en la tele y sabiendo lo que es enfocar un cartel en el momento justo como una publicidad indirecta. Sé lo que es mostrar una marca y me da vergüenza no haberme dado cuenta”, aseguró López Masía.

La productora le aseguró a aquellos que entraran al negocio, que durante 60 de los 90 minutos el vallado electrónico iba a ingresar de manera irregular e indirecta a la pantalla chica a modo de ráfaga. "Los carteles luminosos se veían como telón de fondo del juego", contó el periodista que insistió: "Le cerraron las puertas del deporte más popular del país a firmas nacionales e internacionales, pero les abrieron una ventana donde las atendía un bolsero de publicidad amigo de la Casa Rosada quien se quedó con diez millones de segundos de PNT aportados por 120 sponsors de primer nivel".

En ese sentido, advirtió que cada segundo de PNT costaba en ese momento entre 100 y 200 dólares, lo que se traduce en una defraudación que representa entre 1000 y 2000 millones de dólares de ganancia limpia "para un grupo de empresarios cercanos al poder ya que toda la pérdida fue para la casa rosada y toda la ganancia para un grupo pequeño de estafadores".

Ante esta situación, López Masía realizó una denuncia en el Juzgado Federal 5 de María Eugenia Capuchetti y en la Fiscalía de Carlos Stornelli.

Lectores: 1195

Envianos tu comentario

Nombre:
Correo electrónico :
Comentario: