Literarias
Cuento breve

Terror en un glamping

Lucía, con destellos de emoción en sus ojos y siempre a punto de sonreír ahora veía el mundo lleno de posibilidades, y hasta quizás encuentre un amor en el campamento. (Dibujos: NOVA)

Por Mariela Battistessa, especial para NOVA

¡Al fin llegaron las vacaciones! Lucía planeaba sumarse a la moda del glamping, no podía ser menos que la mediática Wanda Nara. El glamping se definía como una manera de acampar, pero con glamour y un impacto ambiental mínimo.

Parecía perfecto, pero tuvo que optar por un camping tradicional debido a los malditos costos económicos.

Al cabo de una semana, y con sus vacaciones planeadas, el entusiasmo de Lucía había empezado a flaquear. De modo que el domingo a la tarde se invitó a la casa de su amiga.

Todo lo que necesito son unas buenas vacaciones, aire libre y mucho sol -dijo para disimular su tristeza. Un cambio de escenario. Además, debo pensar que es lo que quiero, que es lo apropiado para mí.

-¿Apropiado? Se me hace difícil decir quién es o no es apropiado para vos Lucía. Primero deberías manifestar qué condiciones debería tener tu posible amor, le explicaba su amiga. -Creo que deberías desprincipiarte un poco, mi ciela.

Lucía frunció el entrecejo. ¿Qué significaba “apropiado”? Por descontado, el desconocido candidato debería ser sincero y no casado, claro.

-Ya me conocés no soporto a los mujeriegos.

-¿Eso es todo? Su amiga arqueaba una ceja.

Ahora viene lo más difícil -soltó una risita nerviosa. Quiero que este maravilloso rey de reyes esté locamente enamorado de mí. Alguien que vea más allá de todo ¿Cuánto se parece eso a un imposible?

No creas -dijo su amiga. Me parece que tengo al tipo que te conviene:

- ¿Y si aceptás esa cita con tu ex que siempre postergás? Si no lo hacés te va a perseguir por toda la eternidad. Hasta en tu viaje…

La pregunta anterior quedó flotando en la mente de Lucía, parecía un cuento de terror.

Ya tenía su equipaje listo, aunque se arrepintió de haber llevado algunas cosas como: vestiditos con escotes de corazón, también los maxilargos y lenceros, varias bikinis de colores, productos para limpieza de cutis, para el tratamiento facial, para la limpieza corporal, para la belleza capilar, (aunque omitió para la protección de algas termales) y varios perfumes y cremas innecesarias.

Bitácora del primer día de viaje “Fantasmas de un ex y aguas peligrosas”:

“En el primer día de mi humilde campamento me invadieron muchos miedos. No estaba en un glamping con spa (mi amiga no sabía esto claro), pero sí había dudosas aguas termales.

Lo malo es que me desperté en medio de la noche y me congelé: mis oídos comenzaron a zumbar muy fuerte como un grito, y pude observar un mensaje en mi celular, de un desconocido emisor:” DICEN QUE SI NO HACES INTROSPECCION SE TE APARECE TU EX EN EL CUERPO DE OTRO”. Aterrada por el mensaje ya no pude dormir. ¿Acaso no estaba haciendo introspección en ése viaje?

Cada cosa que sucedía me parecía extraordinaria, salvo algunos detalles: como una piscina con agua turbia y hasta con algas que se te meten en la piel. Aun no entiendo cómo un caldo de bacterias puede llamarse agua termal curativa. Quizás le agregaban químicos para curar esa supuesta agua sanadora.

Creo que aprendí, le encontré el lado bueno a las dificultades. Aunque aun temía por los peligros que podría causarme el agua termal, pude comprender que a veces hay más peligros fantasmales que reales…”

Lucía, con destellos de emoción en sus ojos y siempre a punto de sonreír ahora veía el mundo lleno de posibilidades, y hasta quizás encuentre un amor en el campamento.

No lo sabía, pero sí estaba segura de que ya no perdería el tiempo con tóxicos en línea, ni con los integrantes de la religión que practicaban los gatónicos o mujeriegos, (incluídas sus variantes catnósticos y gatólicos), tampoco inseguros que requieran de alabanzas y reconocimientos, y por favor nada de poliamor ni de ghosting, aún sostenía que no esperaba cruzarse con un príncipe azul, pero ya no más sapos.

Continuará…

Lectores: 724

Envianos tu comentario

Nombre:
Correo electrónico :
Comentario: