Política
Recuerdo

Victoria Donda, coleccionista de deslices

EN la Feria del Libro de Moreno era un oasis cultural al oficialismo kirchnerperonista. En el 2011 apareció como invitada Victoria Donda, la hija de desaparecidos. (Dibujo: NOVA)

Corría el año 2011. Por esos tiempos la Feria del Libro de Moreno era un oasis cultural al oficialismo kirchnerperonista, que ya tenía en sus planes armar otra feria para competir con el inusitado éxito que tenía el evento independiente y gratuito.

En esa ocasión apareció como invitada Victoria Donda, la hija de desaparecidos devenida en dirigente política al presentar su autobiografía “Mi nombre es Victoria“. Por esos tiempos militaba para el Frente Progresista, ferviente opositor al kirchnerismo gobernante, con Carlos López y Lucas Franco como referentes locales. Hoy ese frente desapareció y la gran mayoría de ellos se pasó al kirchnerismo a cambio de puestos estratégicos. Franco es ahora concejal por el peronismo y Donda es la titular del INADI, el polémico instituto contra la discriminación. No pasó mucho tiempo para pasarse de bando. Pero tampoco pasó para que se sepan verdaderos bochornos en la novela dirigente oficialista. El descubrimiento de tener por más de media década con el mismo sueldo y en negro a su empleada doméstica, intentando comprar su silencio con un puesto en el INADI a ella y a una pariente, era apenas la punta del iceberg de una impresentabilidad solamente apoyada por el peronismo que gobierna, que además tiene su conexión en nuestro distrito de Moreno.

Federico Diberto, actual pareja de la hasta ahora titular del INADI, Victoria Donda, es uno de los nietos del doctor Rubén José Vizzo, fallecido en 2014. A su vez, Vizzo, candidato a intendente, concejal y convencional constituyente en 1994 por el Frente Grande, fue amigo en vida de José María Laureano Donda; padre desaparecido de Victoria.

Sus padres, Graciela Vizzo y Marcelo Diberto, docentes activistas los dos, ejercieron en la localidad de Moreno durante mucho tiempo. A Federico se lo recuerda en este distrito desde los 8 años y junto a sus progenitores vivió en el Complejo Habitacional Catonas hasta el año 2019, detrás del quiosco de diarios.

Allá por agosto del año antes mencionado, la familia Diberto compra una propiedad de 11.50 metros de frente por 44.50 de largo en la calle Abanderado Grandoli 3551 de la localidad de Trujui. La fracción de terreno que incluye una vivienda, perteneció en su momento a Manuel Torres y sus herederos le vendieron a los Diberto con la sucesión en trámite (cuestión improcedente) por la suma de 55.000 dólares en efectivo (otra cuestión improcedente).

Sobre la izquierda de la locación en cuestión (vista de frente) y al fondo de la misma, viven otros familiares directos del clan Diberto, quienes siempre soñaron tener ese lugar. A su vez, Federico tiene como domicilio un departamento en Ramos Mejía y milita desde hace años en la zona de Morón para lo que fue Libres del Sur y su brazo armado (piqueteros) Barrios de Pie. Hoy todos transmutados a otro sello de goma denominados Somos, después de la deserción de Donda del partido progresista formado por Humberto Tumini y Jorge Ceballos, directamente a la sociedad conformada por otro flojo de papeles; Daniel Menéndez.

Las primeras visitas de la prometida de Diberto (Donda) se dan allá por enero de 2020, que siempre que junto a su pequeña hija y en su Citroën C4 gris metalizado (en existencia de su última Declaración Jurada en la suma de 140.000 pesos valor fiscal). La dirigente K no faltó en casi ningún fin de semana hasta mediados de diciembre del año que pasó.

De contrataciones directas, cooperativas y otras hierbas

Allá por agosto del 2020, nos enteramos por el medio digital Realpolitik que la administración Kicillof había hecho uso (y abuso) del poder de contratación directa que le otorgaba el estado de pandemia y cuarentena decretado por el Presidente Fernández el 20 de marzo del pasado año. La beneficiada en este caso fue la Asociación Mutual Comunidad Solidaria para el Desarrollo, que debía entregar una cantidad expresada en cientos de miles, de botas descartables y cofias de protección. Se trató una vez más de la execrable intermediación a la que nos acostumbraron en los últimos tiempos varios miembros del actual Gobierno, comenzando por el ministro de Salud, Ginés González García.

En el caso apuntado, Federico Diberto, actual secretario de la Mutual, ofició de nexo entre los proveedores/fabricantes y el estado, que peca una vez más de la falta de controles. Esta vez la excusa fue la emergencia sanitaria. El mismo portal platense daba cuenta que Diberto aparecía trabajando para diferentes laboratorios, con un sueldo cercano a los 300.000 pesos. Vaya casualidad, el mismo rubro en el cual opera la Asociación Mutual y en donde el sobreprecio es moneda corriente.

Volviendo, a por lo menos la irregular compra de la finca en Moreno, los vecinos nunca dejaron de ver camiones de corralones de materiales permanentemente, desde el momento que fue adquirida, incluso con pisos de porcelanato. Demasiada inversión para una casa que está en medio de una de las zonas más inseguras del conurbano oeste y a unos 50 metros de la Ruta Provincial 23.

Personal doméstico en negro, un novio sindicalista poco escrupuloso, negociados con plata de nuestros impuestos… ¿Con qué otra cosa nos va a sorprender Viki? Por lo pronto, nos está confirmando cada día que eso de escudarse en los derechos humanos, a veces no te hace ni derecha ni humana.

Portal Moreno es lo que Hay

Lectores: 1680

Envianos tu comentario

Nombre:
Correo electrónico :
Comentario: