Interior del país
Fran Benavidez quiere seguir siendo concejal

Salta: el hermano de Sáenz tiene los bolsones listos para la campaña de su gran amigo

Se dice que Facundo gastará mucha plata para ayudar a su amigo.
Facundo, amigo íntimo de quien hoy es concejal por Salta capital, ya destinó hace dos años una cantidad invaluable de recursos de la ya inexistente Cooperadora Asistencial para que Francisco ocupe una banca.
Facundo, amigo íntimo de quien hoy es concejal por Salta capital, ya destinó hace dos años una cantidad invaluable de recursos de la ya inexistente Cooperadora Asistencial para que Francisco ocupe una banca.
El año pasado, la provincia no estuvo al margen de la entrega indiscriminada de bolsones alimentarios a cambio de un voto.
El año pasado, la provincia no estuvo al margen de la entrega indiscriminada de bolsones alimentarios a cambio de un voto.
Facundo Sáenz conoce claramente este tipo de jugadas.
Facundo Sáenz conoce claramente este tipo de jugadas.

Facundo, amigo íntimo de quien hoy es concejal por Salta capital, ya destinó hace dos años una cantidad invaluable de recursos de la ya inexistente Cooperadora Asistencial para que Francisco ocupe una banca. Se dice, ahora, que el “gasto” será mucho mayor porque quieren llevarlo hacia la Cámara de Diputados.

Que la dádiva es parte fundamental de una campaña política no es nada nuevo, sobre todo en una provincia sumida en la pobreza como lo es Salta. Pero los políticos abusan de este recurso vil y denigrante para poder llegar a ocupar los distintos cargos a los que aspiran. No es algo de los últimos años, sino que forma parte ya del ADN de los candidatos de nuestro país, sobre todo de los que dicen buscar la tan baqueteada justicia social.

El año pasado, la provincia no estuvo al margen de la entrega indiscriminada de bolsones alimentarios a cambio de un voto. Y sí, la gente es realmente quién decide si votar a quien les dio un bolsón o simplemente utilizarlos para lograr el objetivo de comer un par de días más; pero este tipo de política sigue influyendo y mucho en los sectores más marginados.

Facundo Sáenz conoce claramente este tipo de jugadas. Es más, la implementó en gran parte del 2019 para intentar posicionar políticamente a su amigo de años y también patovica del entonces intendente Gustavo Ruberto Sáenz, quien ocupa actualmente el cargo de gobernador. Francisco Benavidez, alias “Fran”, no solo era un completo desconocido para muchos en el ambiente de la política; sino que la misma gente al preguntarle si conocían al candidato, rápidamente pensaban que se trataba de uno de los hermanos que hoy están compitiendo en el Rally Dakar.

Sin el apoyo de los Sáenz que repartieron los bolsones de la Cooperadora Asistencial a cuanto puntero pudieron pagar, logrando que candidatos a diputados del propio frente y hasta de la oposición apoyen a un candidato que no estaba en su propia lista, actualmente Benavidez, si bien no sería desempleado, no habría tenido la oportunidad de amasar una fortuna entre el pago del Concejo, los contratos AP y, obviamente, presentar algún que otro proyecto sin sentido para justificar el sueldo.

Hoy, dicen quienes están cerca del mandatario, Facundo ya tiene todo listo para potenciar la candidatura de su amigo Benavidez. Bolsones alimentarios, chapas, materiales para la construcción, elementos para combatir al dengue, ollas para los comedores; todo está listo para las elecciones de este año.

Entre los que saben, hay quienes se atreven a mencionar que lo van a catapultar para que sea diputado provincial. Otros, más cautos, aseguran que la reelección no le vendría mal para seguir siendo una oposición a Bettina Romero. En su contra tiene a dos “colegas” que, con muchos menos recursos y dentro del mismo frente, le dieron una lección a los Sáenz de cómo se captan votos sin la dádiva. Candela Correa y José García Alcázar, ella consiguió tres mil votos más que “el elegido” y el ex Operación Triunfo sobrepasó la barrera de los 21.000.

Lectores: 1524

Envianos tu comentario

Nombre:
Correo electrónico :
Comentario: