Política
Preocupación

Un tropezón ¿no es caída? el FMI cree que son "voluntaristas" las proyecciones de Martín Guzmán

El ministro Martín Guzmán empezó a enviar sus proyecciones de la economía argentina al staff del Fondo Monetario internacional, casi un año después de filtrar que el capítulo técnico del acuerdo ya está cerrado. (Dibujo: NOVA)

El ministro Martín Guzmán empezó a enviar sus proyecciones de la economía argentina al staff del Fondo Monetario internacional, casi un año después de filtrar que el capítulo técnico del acuerdo ya está cerrado.

Una fuente del mercado al tanto de parte de ese intercambio, calificó las estimaciones del ministro de Economía de "voluntaristas".

Y lo ejemplificó con el ingreso de divisas que Guzmán habría estimado a partir de un incremento de exportaciones de hidrocarburos que detonaría el futuro gasoducto de Vaca Muerta, obra que no cuenta con financiamiento ni ha comenzado el proceso de su licitación.

Sin contar que su construcción puede extenderse más allá del final del actual mandato presidencial.

Otro ejemplo de este "voluntarismo" lo ofrece el principal dato de la economía para el año próximo.

Mientras que para Guzmán la economía tiene espacio para crecer 10 por ciento este año y 4 por ciento el próximo, las proyecciones del FMI rondan el 7,5 por ciento y el 2,5 por ciento.

La brutal brecha de las estimaciones para el 2022 pasan por el límite que le imponen al dinamismo de la economía las trabas a las importaciones por la falta de reservas internacionales en el Banco Central.

En el mercado creen que Martín Guzmán no presenta un plan económico, sencillamente porque no tiene la capacidad ni el equipo para elaborarlo. Los rumores son que presentaría al Congreso una serie de PowerPoint con estimaciones de las principales variables y no mucho más.

De hecho, en el mercado consideran que Guzmán no presenta un plan económico -como le exige el FMI y buena parte del empresariado-, sencillamente porque no tiene la capacidad ni el equipo para elaborarlo.

De hecho, en el oficialismo se limitan a hablar, indistintamente, de "metas plurianuales" o de "plan plurianual", que técnicamente no es lo mismo.

De allí, que aventuran que lo que terminará sucediendo es que Guzmán se presentará ante el Congreso con una presentación de PowerPoint con metas para los próximos años, pero no un análisis de la interacción entre las metas y las políticas necesarias para su coordinación.

En este sentido, las fuentes consultadas consideran que el ministro repetirá con el FMI su estrategia con los bonistas durante la reestructuración de la deuda privada: conseguir el respaldo del Congreso a un "marco" de metas y negociar desde ahí con el FMI.

Lejos de presentar en el Legislativo un plan previamente consensuado con el staff técnico en el formato de una carta de entendimiento, dan por hecho que el ministro está buscando que la oposición avale sus metas para ir al FMI con un mandato inamovible del Congreso.

Lectores: 468

Envianos tu comentario

Nombre:
Correo electrónico :
Comentario: