Interior del país
Era jueza del Tribunal de Faltas

Concejala salteña fue filmada manejando borracha sentada sobre el regazo de un hombre

Soledad Gramajo, elegida hace poco como concejal de la ciudad de Salta, apareció en un video manejando o intentando hacerlo, sentada sobre el regazo de un hombre, completamente borracha.

La edil capitalina que este martes recibió su diploma como tal, deberá ir pensando en cambiar su apellido. No solamente porque sus datos personales este miércoles están en boca de todos los medios de comunicación y agencias gubernamentales del país, sino también porque podría ser más acorde a su personalidad. Es que, a horas de asumir, se conoció un video en donde se la ve a bordo de un vehículo, sentada sobre la falda del conductor, y tratando de conducir ella misma el automóvil junto a otras personas en notable estado de ebriedad. ¿Lo peor? El hecho habría ocurrido hace unos meses, cuando la inculpada se desempeñaba como jueza del Tribunal de Faltas, un cargo en donde tenía que castigar este tipo de actitudes.

Soledad Gramajo pasará a la historia en Salta, y no por ser la primera mujer que pueda llegar a presidir el cuerpo del Concejo Deliberante, nada más alejado de la realidad. Sino que será motivo de charlas de acá a un largo tiempo tras ser señalada como la “concejal pichera”. Es que, en la noche del martes, comenzó a difundirse un video en donde se la puede apreciar cometiendo una falta gravísima a la seguridad vial. En aparente estado de ebriedad, y mientras sus acompañantes se burlaban, intentaba poner en marcha un vehículo en plena vía pública. Pero, por si fuera poco, no solamente incumplía esta norma, sino que también lo hacía sentada en las piernas de otra persona, un hombre, quien oficiaba en un inicio de piloto del vehículo en cuestión. Con total desaprensión por la vida humana, condujo por algunos metros, poniendo en riesgo su propia vida, y hasta la de las personas que viajaban junto a ella.

Tras estallar el escándalo, a la edil electa de la Ciudad de Salta no le quedó otra que hablar ante algunos medios de comunicación, algunos nacionales, otros oficialistas provinciales, espacio por el cual llegó al Concejo. Allí, la ex funcionaria reconoció ser ella la protagonista de tan penosas imágenes, aunque no tardó mucho en tratar de minimizar la situación. Fiel al estilo de la política, trató de culpar al oficialismo municipal de estar detrás de la campaña sucia con la intención de que esta abandone el cuerpo deliberativo, y asuma en su lugar un ex concejal más afín a los intereses de ese sector. Lamentablemente para ella, la falta fue cometida y admitida por ella misma, por lo que fuera quien fuese que haya difundido las imágenes, simplemente expuso el accionar de la ex jueza de faltas.

Sobre esto, negó que el video haya tenido lugar cuando ocupaba dicho cargo, a pesar que en las imágenes se puede escuchar cuando uno de sus acompañantes le dice “está para que nos detengan ahora tu personal”. Si bien ella no estaba a cargo del área de Tránsito (como si lo estaba el casi ex concejal Nicolás Kripper cuando fue detectado conduciendo con alcohol en sangre en un control policial en compañía de sus padres), si era la encargada de imponer sanciones a este tipo de conductas.

Lo llamativo es que, a pesar que desde Juntos por el Cambio solicitaron la renuncia al cargo de Gramajo, ésta sostuvo que asumiría de igual manera. Claramente piensa que ofreciendo algunas disculpas los salteños se olvidarían de su accionar. La edil electa, pidió que los medios y la política frenen con la exposición de su imagen porque le causa mucho daño a sus hijos y a su madre. Al parecer padece del mismo problema de interpretación que Jimena Teruel cuando acusó a la prensa de ser la culpable de la condena a su hermano por ser un abusador sexual serial; solo que en este caso podría interpretarse que culpa a otros por mostrar que manejaba en aparente estado de ebriedad.

Otro concejal que renovará banca este año (de los pocos), al ser consultado sobre su opinión respecto a este escándalo, sugirió a modo de chiste que Gramajo se cambiara el apellido “para estar más a tono”. En off, porque no se entendió la referencia, dijo “y sí, que aproveche la G y se ponga Guarany –en referencia al extinto cantautor del folclore, Horacio Guarany-, si le entra al Toro más que El Horacio”.

Lectores: 367

Envianos tu comentario

Nombre:
Correo electrónico :
Comentario: