Política
Más problemas

¿De qué polvo hablan? el Gobierno compra leche en sumas millonarias

Se realizaron dos licitaciones públicas para la compra de leche en polvo por parte del Ministerio de Salud y el de Desarrollo Social.

El Gobierno sigue tropezando con las mismas piedras y en este caso, dos Ministerios compran leche en polvo a las mismas empresas pero, con dos días de diferencia y a distinto precio.

Según el Boletín Oficial, se realizaron dos licitaciones públicas para la compra de leche en polvo por parte del Ministerio de Salud y el de Desarrollo Social.

¿Quienes están presentes en el documento? Juan Manzur y Carla Vizzotti, quienes firmaron los avales de este hecho, sumado a Juan Zabaleta, los ministros respectivos de cada uno de los Ministerios.

En fin, se autorizó la adquisición de 4.591.275 unidades por un monto total de cerca de 3.000 millones de pesos (Salud) y de 1.200.000 por 666.184.800 pesos (Desarrollo Social). Lo llamativo de las operaciones es que casi todas las empresas a las que les fueron adjudicadas las compras no se encuentran dentro del congelamiento de precios.

Además, el precio que pagó el Ministerio de Salud es superior al que impuso la medida adoptada por la Secretaría de Comercio Interior y hay diferencias de hasta 20 por ciento en las adquisiciones a las mismas empresas entre distintas carteras ministeriales.

De la licitación, participaron 11 proveedores, de los cuales 9 resultaron ganadores: Mastellone Hermanos, Compañía Americana de Alimentos, La Sibila, Sucesores de Alfredo Williner, Fábrica de Alimentos Santa Clara, Manfrey Cooperativa de Tamberos, Milkaut y Mafralac. De las mencionadas, La Sibila y Manfrey tienen el producto objeto de la compra dentro del esquema de congelamiento de precios.

Lo mismo se repite en la licitación del Ministerio de Desarrollo Social, donde los ganadores fueron Mafralac, Milkaut, Compañía Americana de Alimentos, Manfrey y La Sibila.

La compra ocurrió en un marco de tensión de las alimenticias con el Gobierno tras el congelamiento, debido al llamado -en aquel momento- de algunos candidatos como Daniel Gollán a “boicotear” empresas que no estuvieran de acuerdo con la medida oficial.

Con el hashtag de #NoCompres, militantes y funcionarios apuntaron en contra de las compañías que repudiaron o rechazaron el actuar del oficialismo respecto al congelamiento inconsulto. Circuló por grupos de WhatsApp y en redes sociales un listado de qué productos incluir en el changuito y cuáles dejar afuera por no encontrarse dentro del congelamiento.

De acuerdo con la licitación, el Ministerio de Salud le compró 663.101 unidades de un kilogramo por un total de 407.178.283,5 pesos. El precio por gramo resulta ser de 0,614 pesos (245,6 pesos los 400 gramos).

En contraste, el estipulado por el Gobierno en el listado de precios congelados, implementado el 19 de octubre con valores retrotraídos al primero de ese mes, es de 0,592 pesos (236,80 pesos los 400 gramos).

La cartera de Vizzotti compró el producto casi 4 por ciento más caro de lo que se estableció en la medida de congelamiento.

A la empresa Mafralac, el Ministerio de Desarrollo Social le compró 240.000 unidades de un kilo a un precio de 0,546 pesos el gramo. En contraste, el Ministerio de Salud adquirió el mismo producto (543.389 unidades) a 0,658 pesos, un 20,51 por ciento más.

Lo mismo ocurre en el caso de las compras a Milkaut S.A. La cartera de Juan Zabaleta pagó 220 pesos los 400 gramos (compró 240.000 kilos), el pack más común en el supermercado, mientras que la de Carla Vizzotti desembolsará 247 pesos. La diferencia es de 12,57 por ciento.

El producto adquirido es distinto al que figura en precios congelados por su peso. “Con los congelamientos de precios; aparecen productos alternativos, cambiando el packaging, el gramaje, la presentación o algún ingrediente que las empresas sacan para evadir la regulación. Si está regulado el de 100 gramos, sacan uno de 105 gramos y aumentan el precio por esa vía”, dijo Joaquín Waldman, analista de Ecolatina.

Lectores: 534

Envianos tu comentario

Nombre:
Correo electrónico :
Comentario: