El columnista invitado
Miradas

Destripado

Eduardo Sanguinetti, filósofo y poeta.

Por Eduardo Sanguinetti, filósofo y poeta.

"Levántate una y otra vez hasta que los corderos se conviertan en Leones"

Robin Hood” (2010) film de Ridley Scott

Las relaciones humanas se articulan alrededor de la depreciación ajena: para ser, es preciso que el otro sea menos.

Estoy al tanto de muchas cosas, pero de modo previsible no tengo el espacio para hacerlas públicas, pues quienes tejen la trama de la tragedia que se lleva a cabo a plena luz del día, me han silenciado torpemente, sin razón aparente y quizás con causa convocada por la relación de fuerzas, pues elevó la verdad cual símbolo de garantía de la palabra lanzada, fuera de las estrategias de mis prácticas, pues nunca fui ni seré neutro, ignoro, no sin cierto placer el sentido del término ‘contemporizar’ y su funcionamiento: el mundo es demasiado lento.

Me agradaría que todos comprendieran todo al instante, por causa del torbellino interior, cercado por las futilidades de la vida cotidiana, que sepulta lo esencial en la noche de los orígenes del lenguaje.

Mi vida está impregnada de sensaciones displacenteras, cuándo se producen ciertas situaciones, devenidas de la ‘comedia social’, una tortura benigna que alimenta mi misantropía.

Harto de la docilidad de la humanidad, recluida en sus ghettos, ignorando la existencia del otro, apegados a retóricas inaugurales, lógica inédita de la indagación, apegados a la trama mafiosa de quienes construyen un mundo para quienes pontifican hostigando, desde sus espacios de confort, aplicaciones terapéuticas de disciplinar ortopédicamente sobre cómo el "lobo se comió a la oveja", sin especificar motivos, sin tener en cuenta los puntos de contacto entre análisis y lingüística, sin referencia a la semántica de la metáfora y la metonimia, sólo deslizarse hacia el terreno inexplorado de lo transdisciplinario, topología del punto inicial, el cero.

Yo no puedo contar toda la historia, no puedo ser tú, no puedo hablar por tú boca, no puedo poner tú cara, pero quiero saber si estás dispuesto a hacerlo, en el caso de estar en situación de peligro, sería la disposición ordenada de una jerarquía que te haría intervenir conforme a tú grado de importancia, para ti y el resto.

Por ejemplo, donde la fuerza del alarido de pueblos surge en un mundo destripado, sin ánimos de inventarse victorias... Todas las posibilidades humanas confundidas, desencadenadas, furiosas, ávidas de lo imposible recorren los caminos del mundo.

La muerte y la indigencia aúllan en la masa sangrante de las legiones dispares, de Sudán a Viena y de Hanoi a Buenos Aires, millones de seres invocan al mismo tiempo cien razones para volver a ser salvajes.

Este es el prólogo de este breve ensayo sobre la tragedia que transitamos, a quienes no nos agrada que nos entretengan con discursos grandilocuentes para zombies y anestesiados, los espectadores de la vida, cómplices del sistema disfuncional, del desastre y el caos en que se encuentra empantanada la humanidad.

El drama se ha gestado según pasaron los años de este milenio de boatos fúnebres, el conflicto entre generaciones que se acusan nunca ha sido tan grave, como el que separa el ‘bajo coeficiente’ de un ser mediocre... y esos seres que vuelan a ras de tierra, gracias a una casualidad - que no es por desgracia única – que llegan a conocer la gloria oficial simulada.

Y los dignos, fuertes en su derecho, fuertes en su sentido, se quiebran a pesar de todo, contra la bestialidad reinante, pues los hechos son aplastantes para cualquier observador, ingenuo o infiltrado amateur, los puedo denominar sicarios de la vida.

No desistiré de llevar a cabo la autopsia minuciosa de las instituciones decrépitas, la política fermentada, la religión anquilosada, la familia castradora, el proxenetismo liberado y el trascendente rol que cumple la trama mediática mafiosa, en la construcción de la vida en virtualidad, excluyente, manipulable y pornográfica... comprometida en grado sumo, con la mentira y lo falaz, con la continuidad de un sistema criminal, la "porquería meditada".

Un apocalipsis hecho de detalles casi banales en su monstruosidad y tan cuidadosamente elegidos, que lo épico queda amarrado a lo cotidiano y hace olvidar lo esencial.

De qué democracia hablan los ridículos politicastros y demás fauna habilitada de mercaderes, tibios cobardes y traidores, que componen el ‘cómic’ político cultural aberrante, colonizado de la región, mascotas de imperios en putrefacción, sin Libertad de expresión presente, para comunicar a una sociedad desinformada y anestesiada, que camina alegremente a su desaparición, atrapados en la selva de la ignorancia diseñada, en tendencia gourmet.

Seres que componen la tropa venérea corporacionista de medios y afines, que con nuevos componentes, articulan un porvenir sin presupuesto… blanquear a los Nadies (Galeano dixit) es la orden del día, un juego tramposo archiconocido, donde cualquiera, es decir los de siempre, no dejan por nada ni nadie sus puestos de dirigentes del A.B.C. argento y de la región, los alias habilitados, los que juegan con la vida de pueblos en situación de sumo peligro, los metaforizados buitres carroñeros de garras débiles, pico insidioso y alas inmensas, los prodigiosos parásitos, mendaces tramposos… los inquisidores perpetuos.

Y la trama crece, “todos para uno y uno para uno”, pactos de los reptantes tras el lucro y la coima: amasijo de ratas mojadas, replicadas y publicitadas en noticias fraudulentas, delictivas, de empresariuchos de multinacionales, los sponsors de gobernantes incapaces y fabuladores.

Y bien, nada sucede a destiempo y el lenguaje es el instrumento que utilizó para describir la realidad obtusa que experimentamos. El lenguaje es la base de la narrativa que podría ser de utilidad para asimilarse a una propuesta plural, profundamente política y antiautoritaria.

Lectores: 2729

Envianos tu comentario

Nombre:
Correo electrónico :
Comentario: