Economía y Empresas
Crisis

Amenazan al país con embargos de 557 millones de dólares por el default del 2001 y la expropiación ilegal de Aerolineas

El abogado Dennis Hranitzky representa actualmente a 3 fondos de inversión que demandaron a la Argentina y Alberto Fernández no tiene respuesta. (Dibujo: NOVA)

Las consecuencias por el dramático default de Adolfo Rodríguez Saá continúan impactando aún en la actualidad. El abogado Dennis Hranitzky, popularmente conocido por asesorar al Fondo NML- Elliott Capital Management para confiscar la Fragata Libertad, nuevamente se ve involucrado en una demanda contra Argentina.

En esta oportunidad, Hranitzky participa como representante de tres fondos de inversión que demandaron al país en 2001 tras las acciones del breve Gobierno de Rodríguez Saá, y cuyos bonos no fueron incluidos en los canjes de 2005, 2010 y 2016. Estos fondos son Attestor Master Value, Trinity Investments y Bainbridge Capital, ninguno de los cuales aceptó las sucesivas propuestas de Argentina (que suponían quitas en la deuda).

En consecuencia, y en compensación por los años en default sin abonar los intereses y montos correspondientes, la demanda contra Argentina incluye la confiscación de los activos del Estado argentino en la Reserva Federal de Nueva York, un monto cercano a los 230 millones de dólares.

Por su parte, el fondo Titan Consortium ya había demandado a la Argentina y había logrado un fallo en 2017 que condenaba al país a pagar 327 millones de dólares estipulado por el tribunal arbitral del Banco Mundial, a causa de la fatídica expropiación de Aerolíneas Argentinas y Austral en la gestión kirchnerista.

Este fondo es el mismo que había denunciado al Estado argentino a causa de la también irrisoria expropiación de Yacimientos Petrolíferos Fiscales (YPF), otra herencia de la gestión kirchnerista. Titan Consortium había comprado los derechos para demandar a Argentina a Burford, un fondo de inversión de origen inglés.

En conjunto, Argentina enfrenta reclamos por 557 millones de dólares que ponen en jaque a sus activos en el exterior. La herencia por las estatizaciones no solo deja un importante déficit crónico en las empresas mal administradas por el Estado, sino que además involucra serios reclamos a nivel internacional y costos siderales que deberán pagarse tarde o temprano por la sociedad.

A su vez, las decisiones tomadas tras la caída del Gobierno de Fernando De la Rúa y Domingo Cavallo, determinaron el fin de una reestructuración ordenada de la deuda en aquel entonces, provocando el mayor default de la historia argentina y generando consecuencias aún hoy en día.

Lectores: 709

Envianos tu comentario

Nombre:
Correo electrónico :
Comentario: