Sexo y erotismo
Formas de hacer magia en la cama

Saquen sus libretas: cómo localizar y estimular las áreas erógenas tanto en hombres como mujeres

Los puntos P y G son la debilidad de las personas a la hora de la intimidad.

El punto G es, para muchas personas, un mito. Otras mujeres, sin embargo, aseguran haberlo encontrado. "La mejor manera de encontrarlo es a través de la vagina, aunque no esté dentro de la misma. Se sitúa contra la pared de la misma, a unos 5 u 8 centímetros de su entrada, concretamente en la pared frontal (la más cercana al ombligo)", explica Valérie Tasso, sexóloga española.

La experta añade que no se trata de un punto exacto como tal, sino que es un área fácil de reconocer y estimular por tener una superficie más "rugosa" que el resto de la vagina. Así, según afirma, el punto G no es más que la raíz del clítoris.

"Está fuera de la vagina, pero se estimula a través de la misma, ya que la toca. Durante años, se ha dado protagonismo único a la penetración y se ha dejado de lado la figura del clítoris, un órgano cuyo único objetivo es dar placer a las mujeres. De ahí que muchas personas desconozcan que el punto G existe realmente o que se trata de una parte del clítoris", revela.

La sexóloga explica que, para dar con él, lo ideal es que cada mujer conozca y explore su cuerpo, aunque también puede hacerse en pareja. "Con la mujer tumbada sobre su espalda y las piernas elevadas, se introduce el dedo corazón en la vagina. Haciendo un gesto de 'ven aquí' o 'Spiderman', se conseguirá estimular el punto G", cuenta.

Además, indica que su estimulación también puede lograrse con el pene y recuerda la importancia de no obsesionarse con encontrarlo. "El factor psicológico es, en la gran mayoría de las ocasiones, el causante de que una persona no alcance el orgasmo. Lo importante, en lo que al sexo se refiere, es disfrutar del encuentro y no tanto llegar al clímax", indica.

Además de la técnica con el dedo corazón, también existen juguetes eróticos diseñados especialmente para estimular el punto G.

A pesar de que una gran parte de los sexólogos aseguran que existe el Punto G, existen tanto estudios y trabajos que respaldan su existencia como otros que la niegan. En 2014, un estudio publicado en "Nature Review Urology" concluía que el Punto G es en realidad un conjunto de órganos que si se estimula de forma adecuada puede provocar diferentes orgasmos durante la penetración. Y a esa zona la denominaron a Complejo Clitouretrovaginal.

En los hombres se llama Punto P

Ellos, por su parte, cuentan con el punto P, que en realidad recibe su nombre de la próstata. Se trata de una glándula que proporciona sensaciones placenteras a los hombres. "Para estimular ese punto hay que introducir unos cinco centímetros el dedo en el ano hasta encontrar una pequeña protuberancia de tamaño parecido al de una nuez. En el momento de mayor excitación, masajearlo supone un momento de mucho placer para los hombres", según revela la sexóloga.

Lectores: 960

Envianos tu comentario

Nombre:
Correo electrónico :
Comentario: