Política
Debate

¿Se tiran de los pelos? Fuerte interna en Juntos por el Cambio sobre la conveniencia de presidir la Cámara de Diputados

Elisa Carrió, María Eugenia Vidal y Patricia Bullrich. (Dibujo: NOVA)

Las certezas duran muy poco en la Argentina y mucho menos cuando se trata de Juntos por el Cambio. De endeudadores seriales a críticos de las políticas fiscales. De anti-vacunas envenenadoras a críticos del ritmo de vacunación. De organizadores de marchas anti-cuarentena a críticos de la liquidación de las restricciones. En una cosa, si, hubo coherencia opositora: el oportunismo.

Ahora el debate opositor se trasladó a la iniciativa de Patricia Bullrich, Elisa Carrió y María Eugenia Vidal de tomar el control de la Cámara de Diputados en caso de ganar la elección legislativa de noviembre.

Tres son las razones que llevaron a cuestionar la empresa, a pocos días de ser anunciada: la tradición histórica que, por ejemplo, permitió que Cambiemos tuviera la presidencia de ambas cámaras entre 2015 y 2019, cuando no tenía mayoría en ninguna; la experiencia histórica que indica que el sector que preside una de las cámaras pasa prácticamente a co-gobernar el país, por lo que debería cargar con los éxitos, pero sobre todo con los fracasos, de la actual gestión; y la amistad que varios de los principales referentes de la coalición opositora mantienen con Sergio Massa, a quien no desean “entregar” del todo al cristinismo.

Al ser consultado al respecto, Emilio Monzó evitó dar una respuesta concreta. "No lo pensé. Estaría bueno, pero no sé si es políticamente lo adecuado en este momento."

La iniciativa cayó mal también por una cuestión de estrategia política. No resulta razonable instalar temas de debate que "sólo generan confusión y nos ponen como si sólo nos preocupara los cargos".

"En los focus aparece este deseo de nuestros votantes de sacarle todo el poder posible al kirchnerismo", se defienden en las cercanías de María Eugenia Vidal. Pero la resupuesta inmediata es que los indecisos sólo ven en respuestas como esta la avaricia de la “casta política”, y el que termina beneficiándose es Javier Milei.

Ni Diego Santilli ni Facundo Manes, cada vez más unidos, se entiende como razonable el apuro de Vidal. "O terminas cogobernando o siendo el que obstaculiza todo. No le veo el rédito a todo esto.", asegura un integrante de la mesa chica provincial.

Desde JxC deslizan que el objetivo de Carrió al proponer la iniciativa fue, ante todo, disciplinar a la tropa propia. "Son muchos los puentes armados (por Sergio Massa) durante este año con muchos de los nuestros". En la lista se cuentan ante todo la propia Vidal, Horacio Rodríguez Larreta, Monzó, Cristian Ritondo y Rogelio Frigerio, entre otros, quienes tienen una fluída relación con el actual Presidente de la Cámara. "No los veo reclamándole que se vaya y los deje a ellos", afirmó un caracterizado dirigente de JxC.

"La presidencia de la Cámara no es relevante sino que lo fundamental es establecer cómo nos vamos a parar frente al oficialismo. Si tenemos la conducción legislativa por lo menos vamos a manejar los temas a tratar y la agenda. Si ganamos, el problema con respecto a la relación con el oficialismo va a ser el mismo", completó la misma fuente.

A excepción del segmento que responde a Martín Lousteau no hay un ambiente propicio en la UCR para intentar el asalto de la Presidencia de la Cámara de Diputados. En caso de que la situación mejore, el crédito se lo llevaría el Gobierno.

En la alternativa inversa, se pasaría a compartir costos, sin beneficio electoral concreto.

Lectores: 437

Envianos tu comentario

Nombre:
Correo electrónico :
Comentario: