Política
Tribunero como pocos y sin memoria

Alberto le pegó a Macri y Dujovne: "Mientras ellos brindan en Miami, yo sigo peleando con el FMI

Alberto Fernández, un jugador al que le gusta tribunear y decir lo que la gente espera que diga. (Dibujo: NOVA)

Alberto Fernández nunca tuvo que hacer mucho, fue el Jefe de Ministros de Néstor Kirchner (es decir nombrado a dedo, no tuvo que ir a elecciones) y luego, nuevamente designado a dedo, solo tuvo que poner la cara para que Cristina Kirchner lo ungiera como el candidato, y por ella, llegó a ser presidente.

Tiene una voz chillona, cuando habla genera molestia al oído y cuando grita es peor. No le sale ser ese presidente que él mismo piensa que es. Y cuando se quiso enojar, la gente le dio tal cachetada que lo bajó de un tirón. A él, y a su jefa política y todos los comisarios.

Ahora está desesperado porque sabe que la gente está enojada, porque primero fueron las vacunas VIP, donde muy altaneramente y ostentando ser un profesor de Derecho de la UBA, dijo que “saltearse la fila no es delito” justificando así las inoculaciones para sus funcionarios y familiares de éstos.

Pero el golpe final fue cuando aparecieron las fotos de la fiesta, la fiesta que se hizo en plena cuarentena estricta, no cuando la condición epidemiológica lo permitió, cuando no había vacunas, cuando la única oferta era el encierro, ahí el presidente y su familia, y el entrenador de su perro, y todo cuánto él quiso, entraron y salieron de Olivos, hicieron fiestas de cumpleaños, celebraciones varias. Ese fue el golpe más duro, mientras había gente que no pudo despedir a sus seres queridos, mientras un padre tuvo que llevar en brazos a su hija moribunda; él paseaba a su perro en el helicóptero presidencial. Así de burdo fue y así también fue el castigo.

Pero es tribunero el presidente de los argentinos. Y lo quiere resolver todo como un campechano, habla en términos futboleros, nombre siempre a su equipo, siempre quiere decir lo que la gente –que lo sigue todavía por conveniencia más que por convicción-, y así no se siente vacío.

Y este jueves por la tarde volvió a tribunear. Atacó al blanco más fácil: Mauricio Macri. Haciendo referencia a una fotografía que compartió el ex mandatario nacional junto a quien fuera su ministro de Economía, Nicolás Dujovne desayunando en Estados Unidos.

Las organizaciones sociales del Frente de Todos realizaron un plenario militante con el objetivo de "ser el inicio de una campaña épica para dar vuelta el resultado de las PASO".

La reunión se hizo en el estadio de Nueva Chicago ¿y adivinen? Sí, se sobrepasó el límite permitido. Y ya se inició un acta para clausurarlo.

Con la consigna "Por la Unidad y la Victoria", las organizaciones populares -que se congregaron a partir de las 15- esperaban contar con 15 mil militantes en el estadio ubicado en el barrio porteño de Mataderos, y el orador principal fue Fernández. Sin embargo, en las imágenes se veían más militantes de los esperados, sin respetar los protocolos de distanciamiento ante la pandemia. “Han sido seis años muy duros para nuestra gente, cuatro años de macrismo, insensibilidad y ajuste, de perder el trabajo (...) Nadie tenía en el menú esta pandemia que azotó al mundo y encontró a nuestro país en serios problemas”, dijo el mandatario nacional al comienzo de su discurso.

En una crítica a la gestión de Cambiemos y al préstamo millonario del FMI, señaló: "Mientras ellos sonríen y brindan en Miami, yo sigo acá peleando con el FMI. -Obviando que hace unas semanas atrás, la gente le dio la espalda porque mientras todos estaban encerrados, él y su familia hacían fiestas en Olivos-. El año que viene me dejaron la obligación de pagar 19 mil millones de dólares que condicionan nuestro crecimiento, trabajo y desarrollo. Acá estamos los mejores, los que damos la pelea, los que seguimos creyendo en nuestra gente”.

“¿Ustedes en sus barrios vieron esos 44 millones de dólares del FMI?”, preguntó al público en un momento, que respondió al grito de “No”. “Tenemos que entender lo grave de la situación a la que Macri subió a nuestra Patria. Esa plata no fue invertida en el pueblo, ni en jardines, ni en asfalto”.

“Esta pandemia nos ha demorado, faltan hacer muchas cosas, la velocidad de los deseos y anhelos de nuestro pueblo es mucho más rápida que lo que nos ha permitido esta pandemia para cumplir con la palabra empeñada en la campaña del 2019. Hay un pueblo que espera”, sostuvo Fernández.

“Tenemos el 14 de noviembre para demostrar el orgullo de un pueblo y dar vuelta la elección", manifestó.

Lectores: 878

Envianos tu comentario

Nombre:
Correo electrónico :
Comentario: