Mundo LGBT
Encuesta

Los adultos LGBT enfrentan enfermedades crónicas y otros problemas de salud por la pandemia

Según el nuevo informe, los adultos LGBT fueron más propensos que otros adultos a informar que habían tenido que dejar un trabajo por una razón relacionada con el coronavirus.

Los adultos LGBT son más propensos que la población no LGBT a reportar una serie de retos relacionados con la salud, así como también impactos negativos de la pandemia de Covid-19, según un informe del pasado julio de la Kaiser Family Foundation (KFF) (en inglés).

El informe, que se basa en los resultados de una encuesta representativa a nivel nacional llevada a cabo entre adultos de 18 a 64 años, pone de relieve algunas de las disparidades de salud persistentes que experimentan las personas que se identifican como lesbianas, gais, bisexuales, transexuales u otra categoría que no sea heterosexual.

"Nos faltan datos relativos a la salud de las personas LGBT", afirma Lindsey Dawson, autora del informe y directora adjunta de políticas sobre el VIH de la KFF, quien señala también que eso supone un reto para los legisladores y los investigadores que tratan de abordar las necesidades de salud de la comunidad. "Desde luego, con nuestro informe hemos tratado de ampliar la información disponible".

Estado de salud y experiencias con los proveedores

Una de las disparidades destacadas en las conclusiones es el estado de salud: los encuestados LGBT mostraron una tendencia más marcada a afirmar que su estado de salud era regular o malo en comparación con el de las personas no LGBT, y una mayor proporción de personas LGBT declaró sufrir un problema de salud continuado que requería un control regular, atención médica o medicación.

Entre los adultos LGBT de 45 a 64 años, por ejemplo, más de tres cuartas partes (77 por ciento) afirmaron tener una enfermedad crónica, frente al 54 por ciento de las personas no LGBT de ese grupo de edad.

Los investigadores repararon también en las experiencias de las personas LGBT encuestadas con la atención preventiva. El 35 por ciento de las mujeres LGBT de entre 40 y 64 años reportaron haberse hecho una mamografía en los últimos dos años, frente al 64 por ciento de las mujeres no LGBT de esa misma edad. (Las directrices en cuanto a la examinación varían, pero por lo general se recomienda hacerse una mamografía cada uno o dos años a partir de los 40 años).

En cambio, otras formas de atención, como las pruebas de detección de infecciones de transmisión sexual y del VIH, fueron más frecuentes entre los adultos mayores LGBT que entre los no LGBT. Las personas LGBT encuestadas también fueron más propensas a afirmar haber tenido conversaciones con su proveedor de cuidados de salud relativas a la salud mental y a temas como la seguridad habitacional.

El impacto de la pandemia

El informe analizó el impacto de la pandemia de coronavirus, y casi una cuarta parte (24 por ciento) de las personas LGBT declararon haber buscado atención de salud mental a causa de la pandemia, en comparación con el 12 por ciento de los encuestados no LGBT.

Este hallazgo se hace eco de una investigación de la Kaiser Family Foundation llevada a cabo este año, la cual halló que tres cuartas partes (74 por ciento) de las personas LGBT afirmaron que la pandemia (en inglés) había tenido un impacto negativo en su salud mental, frente al 49 por ciento de las personas no LGBT encuestadas.

"Algo que hay que reconocer es que muchas personas LGBT presentan índices subyacentes de disparidades significativas en cuanto a la salud mental y el consumo de sustancias", afirma Dawson. "Pero también descubrimos (...) que las personas LGBT experimentaron la pandemia de forma distinta en algunos aspectos (...) y otras investigaciones han señalado que las personas LGBT tienen más probabilidades de trabajar en sectores muy afectados".

Según el nuevo informe, los adultos LGBT fueron más propensos que otros adultos a informar que habían tenido que dejar un trabajo por una razón relacionada con el coronavirus o que debieron ausentarse del trabajo por haber contraído Covid-19, para cuidar a alguien infectado o para hacer cuarentena.

Entre el 30 por ciento de las personas LGBT que declararon haber tenido problemas para pagar las facturas médicas en el último año, más de la mitad (58 por ciento) afirmaron que la pandemia de Covid-19 era, al menos en parte, causante de la situación.

Lectores: 923

Envianos tu comentario

Nombre:
Correo electrónico :
Comentario: