NOVA Show
Querida y respetada

Rebeca Bortoletto, periodista cordobesa: "Siento que es mi responsabilidad ser compañía de otros"

Rebeca Bortoletto nació en Villa María, pero a los 17 años se mudó a la Ciudad de Córdoba.
El primer trabajo que consiguió fue por un concurso que hizo Canal Doce.
"Todos mis trabajos me dan satisfacción", aseguró a NOVA.
Rebeca tiene cuatro hijos, un nieto y está divorciada.
"Sueños uno siempre tiene, sino estaríamos inmóviles", remarcó.

Por Noël Gibelli, corresponsal de NOVA en Córdoba.

Rebeca Bortoletto lleva 40 años de trayectoria en los medios cordobeses. Incursionó en radio y televisión, y trabajó junto a los más destacados comunicadores locales. En una entrevista exclusiva con NOVA, recordó los inicios en la profesión y detalló cómo la pandemia cambió su rutina.

- ¿Cómo comenzó tu amor por el periodismo y la comunicación?

- A los quince años ya sabía que me encantaba hacer programas, siempre hice la conducción de actos en la escuela. Cuando llegó el momento de elegir la carrera, era muy difícil estudiar Periodismo porque estábamos en plena dictadura militar y no estaba muy bien visto, era una profesión extraña para mi familia, que era del interior, dedicada al comercio.

No obstante, encontré una profesora que me apoyaba siempre mucho, fue mi profesora de Arte Escénico y ella le dijo a mis padres que me dejaran seguir mi vocación y así a los diecisiete años me vine a Córdoba de Villa María a estudiar Periodismo en la Escuela Obispo Trejo y Sanabria.

- ¿Cuáles fueron tus primeros pasos en el mundo de la Comunicación?

- El primer trabajo que conseguí fue por un concurso que hizo Canal Doce, en donde buscaban nuevas voces. Estuvimos como un año yendo al canal y pasamos como mil personas de los cuales sólo quedamos tres y los tres nos hemos dedicado a la profesión: Elio Rossi, que está en Buenos Aires; Aldo Lumbía, que trabaja conmigo en Radio Universidad; y yo.

Después volví a Villa María a hacer mis primeros trabajos en radio. Estuve en un Taller de Periodismo Infantil y luego por una beca, me fui a vivir a España. Al regresar rendí una prueba en Radio Universidad y entré, trabajé cinco años.

- ¿Qué es lo que más satisfacción te da en el ejercicio de tu profesión?

- Todos mis trabajos me dan satisfacción, porque yo no conocía absolutamente nada, entonces cada uno tuvo su encanto. Radio Universidad fue ese primer lugar donde conocí a mucha gente famosa en su momento: José González, Alberto Esquinazi y Lucy Barud.

En Canal Doce pude conocer a todos los grandes de la época. Cuando comencé a trabajar con Rony Vargas en LV3 entablé con él una relación de amistad que dura hasta el día de hoy. En ese trabajo estuve casi diecinueve años.

Lo que más satisfacción me da en el ejercicio de la profesión es poder ser puente entre lo que alguien necesita y lo que otro puede dar, eso es muy bueno. O solucionar algún problema, o las campañas solidarias que hemos hecho para el Hospital Infantil me han llenado el alma porque por un lado hemos hecho una comunidad, gente reunida buscando papel, tapitas, cosas que, de otro modo, estarían en el medio ambiente o se tirarían y transformarlas en dinero para que el Hospital reciba algún beneficio como pueden ser, camas ortopédicas o un aparato. Me siento muy orgullosa de esas campañas que hemos realizado por más de quince años.

- ¿Cómo está compuesta tu familia?

- Mi familia está compuesta por cuatro hijos. Su papá y yo estamos divorciados hace dieciocho años, pero tenemos una buena relación. Mi hija mayor, la periodista Agustina Vivanco, trabaja en Cadena Tres y tiene un hijito, mi nieto.

Mi otra hija Graciana vive en Barcelona y es diseñadora de indumentaria; Valentina se dedica a las Relaciones Públicas y Marketing Digital; y Alejo, el único varón, estudia Comercio Internacional.

Ellos han vivido muy de cerca mi vida laboral y saben bien lo que es salir muy temprano, llegar tarde, pero crecieron viendo que yo disfrutaba mucho de este trabajo y me han acompañado muchísimo.

- ¿Cómo repercute la pandemia en tu actividad laboral?

- La pandemia lo cambió todo porque habitualmente yo tengo una vida social muy intensa, tanto con amigos, como con compromisos de la vida pública y ha sido un año totalmente atípico. Siempre hay actos, presentaciones, premiaciones, no pasaba una semana que tuviéramos varios eventos, ese fue el primer cambio.

El otro, descubrirte dentro de tu casa y hacer otras actividades, estar mucho más tranquila. Eso no me disgustó para nada y me enseñó a que en cualquier momento uno puede perder la calma, la salud, la tranquilidad por eso creo que hemos valorado mucho la salud, en este tiempo.

Hay una sensación de impotencia contra esto que no conocemos que son las implicancias que pueda tener el virus y encuentro que muchas personas han sufrido la soledad, la enfermedad en solitario porque no es solamente el Covid 19, sino que hay otras enfermedades y las personas no tienen quien las cuide. Nos ha dejado muchas enseñanzas. Los trabajos han ido cambiando, nos tuvimos que adaptar a hacer el trabajo remoto, a no vernos, a no tener el contacto, la interacción cotidiana con los nuestros. Es un salto muy grande que se ha dado también en el desarrollo de las comunicaciones, del comercio, el probar otras técnicas para hacer mil trabajos, es muy sorprendente para mí como se ha dado. Algunos expertos con los que me he comunicado hablan de un salto cualitativo de diez años hacia adelante.

- ¿Aprendiste a hacer algo nuevo en esta situación de emergencia sanitaria?

- Aprendí a usar el Zoom, el Meeting, hice un lindo curso de Apps y Recursos Tecnológicos, y he leído bastante, cosa que no hubiese podido hacer en otro momento.

- Siendo una periodista tan importante y estando posicionada donde estás, ¿te queda algún sueño por cumplir?

- Sueños uno siempre tiene, sino estaríamos inmóviles, los sueños tienen que ver tal vez con tener más tiempo libre. He hecho muchas cosas a lo largo de cuarenta años de profesión y he estado muchas horas de la vida en la radio, de modo que lo único que intento es hacer algunas cosas que me resulten placenteras, que también le resulten placenteras a quien las escuche. Esencialmente eso es lo que busco, algo para contar, algo para compartir, algo que te eleve, siento que es mi responsabilidad ser compañía de otros, ese es mi trabajo entre otras cosas y como tal trato de hacerlo.

Lectores: 872

Envianos tu comentario

Nombre:
Correo electrónico :
Comentario: