Interior del país
Diseña bicicletas adaptadas

Martín Galdeano, el cordobés que es ejemplo de reinvención, superación y solidaridad

Tras una experiencia personal, Martín comenzó a diseñar bicicletas adaptadas.
"La persona no deja de sentir lo libre que es, vuelve a sentir la sensación de andar en bici, en moto, en rollers", considera Martín sobre cómo cambia la vida de las personas.
"Así que como yo vi a otros, otros también me vieron, se animaron, quisieron y desearon cambiar su manera de vivir la vida a través del libre movimiento", dijo el joven.

Por Noël Gibelli, corresponsal de NOVA en Córdoba

La historia de Martín Galdeano, entre los tragos amargos, la creatividad y la decisión de cambiarle la vida a los demás.

- ¿Cómo comienza tu historia?

- Mi historia comienza recibiendo un nuevo año, el 1 de enero de 2007. Alrededor de las 14, mi vida iba a tomar un nuevo rumbo. Tenía 20 años, me subí a una tapia y me lancé a la pileta. Te preguntarás ¿Por qué me subí a la tapia? Yo también me lo pregunto, y con los años y las experiencias vividas, la respuesta fue tomando forma: Y creo que es por no haber podido escuchar mi voz interna. Por escuchar una voz ajena que “me invitaba” a lanzarme. Y sí, lo hice, me lancé, me quebré el cuello y una nueva vida nació en mí.

- ¿Qué necesidades fueron el motor de tu invento?

- La primera necesidad es la de poder transportarse. Si tu cuerpo no está con la capacidad de caminar, sí o sí hay que moverse sobre ruedas. Diariamente, tenemos que salir y movernos dentro de la casa en silla, pero lo más complejo es salir a la calle. Y gracias a esta bici adaptada a la silla de ruedas, es posible hacerlo.

Entonces, surge esta idea de hacer bicis adaptadas a sillas de ruedas, con las condiciones necesarias para andar o circular en una ciudad.

- ¿Ha evolucionado el proyecto?

- Sí, el proyecto por supuesto ha evolucionado.

En lo personal, pasaron 14 años de este accidente y cuando mis padres me ofrecen una silla de ruedas en un momento crítico de mi vida, mi primera respuesta fue ‘no, no la quiero, no la necesito’. Luego no me quedó otra que subirme a una silla de ruedas y era una a la que la economía de la familia podía acceder.

Es complejo poder asimilar la silla de ruedas, un objeto que no forma parte de tu ser, sino que complementa a la persona usuaria. Entonces, tiene que ser muy especial y lo más parecido a la nueva modalidad de usuario de silla. Se trata de dejar sillas obsoletas, más conocidas como sillas hospitalarias, y entrar a una nueva etapa a través de sillas activas, que permiten por ejemplo la adaptación de las bicis. Son simples, pero ya posibilitando a la persona tener un “nuevo amigo”, un vehículo con el que podes desplazarte en la ciudad e ir kiosko, al banco, a la escuela, al centro, al taller, donde quieras.

- ¿Podrías describirías la silla?

- Mi silla de ruedas fue diseñada por mí y para mí. Con manos amigas y luego de haber hecho una Hand Bike, fue el motor para que yo pueda moverme de taller en taller buscando torneros, herreros, soldadores y materiales varios.

Mi silla es muy simple, liviana, ligera, rápida. Es algo muy personal. Cuando me acostaba, miraba la otra anterior que tenía al lado de mi cama y abría y cerraba los ojos, hasta que un día la vi, la imaginé y la dibujé en la PC. Y ahí nace mi silla, fabricada en Villa María, provincia de Córdoba.

- ¿Cómo se gesta la posibilidad de hacer las bicicletas para otras personas?

- La posibilidad está para todos y sobre todos. Para poder ayudar a otras personas, necesito que otros también me ayuden a que esa persona pueda tener una mejor calidad de vida.

Estos otros, hablando de lo económico, están dentro de cuánto pueda invertir la persona, en fabricar una silla adaptada con una bicicleta. El gran problema de todas las personas con discapacidad, es que no podemos acceder fácilmente sin el apoyo de organizaciones varias y el Estado.

Así que como yo vi a otros, otros también me vieron, se animaron, quisieron y desearon cambiar su manera de vivir la vida a través del libre movimiento.

- ¿Cuánto cambia la vida de una persona con esta bicicleta adaptada?

- La persona no deja de sentir lo libre que es, vuelve a sentir la sensación de andar en bici, en moto, en rollers.

Se siente parte de la sociedad, cuando puede estar en otro lugar que no sea su hogar. Te cambia la manera de levantarte por las mañanas, ya no te sentís atrapado, podés salir y está todo más al alcance de lo que uno tiene que hacer diariamente. Allí comenzás a disfrutar ese aire que te da la calle, entrar y salir a tu casa cuando quieras.

- ¿A cuántas personas has ayudado?

- No tengo un número exacto, pero sé que puedo sumar las dos manos.

Contar mis historias, ayudar a compañeros y compañeras que forman parte de la historia más que yo. Cada uno es protagonista cuando les toca y ganan un nuevo lugar en la sociedad.

- ¿A dónde se puede acercar la gente que te quiere ayudar?

- Por WhatsApp o llamadas al 3534147455

Lectores: 466

Envianos tu comentario

Nombre:
Correo electrónico :
Comentario: