Interior del país
Repudiables hechos

Grave: abusos sexuales en el Chaco en un hospital y en una dependencia policial sacuden a Capitanich

Jorge Capitanich deberá responder qué medidas tiene su Gobierno, además de protocolos vigentes, en materias de prevención y protección contra la violencia sexual en las mujeres y menores de edad. ¿Capacita al personal de las instituciones públicas?

Cuando todavía el Chaco no se sobrepone del caso aberrante en el Hospital Perrando, cabecera de la provincia y centro de referencia de la región, donde un enfermero le practicó sexo a una paciente oncológica, ahora en Sáenz Peña un policía quedó preso. Lo acusan de practicar sexo oral a un menor de edad y de amenazarlo si no lo hacía. La provincia del gobernador Jorge Capitanich está atravesando por avasallamientos institucionales y hechos de gravedad y de perjuicio de la libertad sexual de otra persona dentro de lugares públicos como un hospital y una dependencia policial en estos casos.

Este año también sucedió el abuso policial que llevó al cambio de la cúpula policial por un brutal allanamiento que hubo en la localidad chaqueña de Fontana.

Abusador

La noticia de este jueves es que un agente policial saenzpeñense con prestación de servicios en la División 911, fue detenido hoy por orden del Fiscal de Investigaciones, Gustavo Valero. El policía, Luis Blanco, fue denunciado el martes por un adolescente de 16 años (J.G.D) del barrio San José, quien lo acusó de haberle practicado sexo oral sin su consentimiento, pero además del sometimiento sexual el agente lo habría amenazado de muerte. "Te voy a pegar un tiro si no me das bola", habría intimidado el uniformado al menor de edad, un humilde vendedor ambulante de nuestra ciudad.

También el presunto degenerado habría llevado de paseo hasta la ciudad de Resistencia al jovencito en un patrullero policial. "Es una acusación gravísima. Este miércoles el Fiscal ordenó la detención del empleado policial y su posterior alojamiento en una celda de una comisaría de Sáenz Peña. Se le secuestró el arma reglamentaria de dotación (pistola calibre 9 mm) y paralelamente se iniciaron, a nivel institucional, todas las medidas y actuaciones internas correspondientes. Se tomaron todos los recaudos en esta causa y el policía ya está separado del cargo. También el menor de edad y sus familiares fueron asistidos", explicó el Director de Zona Interior Sáenz Peña, Comisario Mayor Manuel Victoriano Silva, según publica el portal local periodismo.365.

En ese contexto, fuentes policiales informaron que ayer martes, un menor de 16 años de edad denunció penalmente por un grave delito contra la integridad sexual a un policía de la División 911 de nuestra ciudad. "Cabe remarcar que este tipo de delitos no contempla que la Justicia pueda fijar el beneficio de la fianza o libertad bajo caución, considerando la inmadurez de la víctima y el abuso de poder que reviste la autoridad policial", analizaron.

La denuncia fue formalizada en sede policial por un adolescente de 16 años, vendedor ambulante, domiciliado en Sáenz Peña. La víctima detalló que el lunes a las 22.30 recibió mensajes vía Messenger de un policía quien presta servicio en la División 911, "que me pasaba a buscar en la garita de la calle del barrio donde vivo, en el auto de su hermano. Me llevó a su domicilio ubicado en zona céntrica, estábamos tomando alcohol en su casa, se acostó sobre su cama y me dijo que me acueste a su lado".

"Me practicó sexo oral sin mi consentimiento"

Abundando en detalles, el jovencito afirmó que el policía "intentó besarme, lo hizo a la fuerza, me abrazaba, se sentó sobre mis piernas, yo estaba acostado, entonces comenzó a hamacarse arriba mío preguntándome si me gustaba, me quise escapar, me agarró de la espalda y no me dejó ir, me saco el pantalón y me practicó sexo oral sin mi consentimiento", aseguró la víctima en la denuncia policial a la que accedió NOVA.

"Fuimos a Resistencia en un móvil patrullero policial y me amenazó de muerte. si no estoy con él me va a pegar un tiro "

En la denuncia consta que a las 6 del martes "salimos hacia la ciudad de Resistencia en un móvil policial y volvimos al mediodía a las 14.30 a mi casa”. El joven accionó penalmente por el delito que diera lugar. Además, solicitó una prohibición de acceso y acercamiento hacia su persona y su familia, “porque me decía que si yo no le doy bola o no estoy con él me va pegar un tiro, amenazándome en todo momento", cierra la denuncia. Se dio intervención a la Fiscalía actuante del Gustavo Rafael Valero. En forma paralela se instruyen actuaciones administrativas de carácter sumarísimo al agente de policía.

El caso del Perrando

A inicios de esta semana la Policía de Chaco detuvo a un enfermero acusado de violar a una paciente oncológica dentro del hospital Perrando, de la capital chaqueña, informaron fuentes judiciales.

Según consta en la orden de la fiscal de investigaciones Ingrid Wenner, "una mujer que acompañaba a su familiar vio al enfermero abusando a la paciente oncológica" en la noche del domingo, pero el enfermero negó esa acusación y a modo de defensa relató que "estaba higienizando a la mujer".

Este lunes, la fiscal Wenner aguardó el resultado de las pericias forenses que indicaron que la mujer de 24 años "presenta signos de abuso sexual" y con ese fundamento dispuso la detención del enfermero identificado como Diego Pintos, de 43 años.

Según las fuentes, el enfermero que se desempeñaba en la guardia nocturna en el sector de pacientes oncológicos, en uno de los pabellones del principal hospital público de la provincia, podría prestar declaración este miércoles. Una vez que reciba las actuaciones de la policía, la fiscal Wenner procederá a tomar declaración al imputado.

En tanto, fuentes vinculadas a la investigación dijeron que "la Policía puede aportar más información porque tiene el testimonio de una familiar de otra paciente, que comparte la habitación con la mujer abusada, que vio el enfermero con los genitales expuestos".

También se señaló que la joven "se encontraba dormida, de costado, con el pantalón y la bombacha al nivel de los muslos" y que la mujer le reprochó la actitud del enfermero que se defendió afirmando que solo "estaba higienizando" a la paciente.

Ahora, el gobierno de Capitanich deberá tomar todas las medidas pertinentes y necesarias para lograr una resolución ejemplificadora ante tan repudiables hechos que además ensucian las instituciones públicas chaqueñas.

Lectores: 757

Envianos tu comentario

Nombre:
Correo electrónico :
Comentario: