Martín Vestiga
Una producción de NOVA

Martín Vestiga y el ex candidato a diputado de Olavarría al que le soltaron la mano

Martín Vestiga (Dibujo: NOVA)

Sagaz como siempre. Intrépido e inquisidor. Adjetivos que sólo califican a Martín Vestiga, un asiduo colaborador de NOVA que vive trabajando y que, en sus ratos libres, investiga como pocos. Todo un adicto a su profesión.

Quise aprovechar el fin de semana, me aleje de la gran ciudad y creí que también de los escándalos haciendo una escapada a Colonia Hinojo, una pequeña localidad de Olavarría donde vive mi amiga Elba Garto, famosa en la zona por ser la soltera menos codiciada de todo el pueblo.

Pero apenas llegue, ella me esperaba con novedades de último momento, que pasó a relatar con su tono siempre correcto y elocuente:

-Se suele decir, Martín, que en política todo aquel que le pone el cuerpo a una campaña, aunque no llegue a ser elegido, siempre “cobra” de alguna u otra manera por ese servicio al partido y a la comunidad, pero no parece ser el caso de lo que ocurrió en Olavarría, ya que uno de los ex candidatos parece que cayó en desgracia.

-¿De quien me hablas querida amiga?

-Ya vamos a llegar a esa parte Martincito. Primero dejame contarte que la cooperativa eléctrica local, que se llama “Coopelectric”, apoyó de forma ferviente al gobierno de Ezequiel Galli desde el minuto cero, y eso le permitió evitar inconvenientes a pesar de la mala calidad del servicio y...

-Ahh, ya se por donde va la cosa, recuerdo un escándalo porque el presidente y el protesorero de Coopelectric fueron candidatos de Cambiemos.

-Exacto querido, siempre tan memorioso. La cosa es que en esa oportunidad causó mucho malestar que Igancio Aramburu y Nicolás Marinangeli comprometieran partidariamente a la cooperativa, por lo que se esperaba que el romance con el intendente Ezequiel Galli continuara profundizándose.

-Pero eso no pasó...

-Al principio si, pero en los últimos días la cosa cambió y sobre todo cuando se conocieron los sueldos que cobran las autoridades y los empleados de la cooperativa.

-Claro, los sueldos deben ser una miseria y eso desató un escándalo del que Galli no se quiso hacer cargo.

-Casi, pero no Martín. La verdad es que los sueldos son altos y muy altos, de entre 100 y 250 mil pesos, lo que cayó como una bomba entre los socios de la cooperativa y terminó siendo insostenible para el intendente que prácticamente le soltó la mano a quien fuera uno de sus lugartenientes durante los últimos dos años.

El relato siguió con un repaso de los sueldos que cobran los empleados, que arrancan por el de una secretaria que percibe más de 104 mil pesos mensuales, una cifra con la que los empleados municipales no pueden ni siquiera soñar, por lo que la información se convirtió en un dolor de cabeza para el jefe comunal.

Cuando Elba terminó de repasar detalles que no es necesario compartir, mi tiempo en Colonia Hinojo ya casi se había terminado, por lo que decidí emprender el viaje de regreso, pensando en dónde habrán quedados los tiempos en los que la cooperativa era sinónimo de esfuerzos compartidos y no de curros para unos pocos.

Esta historia continuará….

Lectores: 5160

Envianos tu comentario

Nombre:
Correo electrónico :
Comentario: