Sexo y erotismo
Entre el estrés, la depresión y la incertidumbre

Sexo en cuarentena: preguntas frecuentes y soluciones

La cuarentena trae consigo mucho estrés, depresión, uso de medicamentos para dormir, y todos estos factores afectan al deseo sexual.
Laura Caballaro, licenciada en Psicología.

Por la licenciada Laura Caballaro (*), especial para NOVA

Me moviliza a escribir esta nota la alta semana de pacientes que consultan por la sexualidad y sus múltiples caras. Si ya bien era un tema recurrente para la práctica psicológica, hoy en día está más en candencia.

El sentirse deseado por quien uno desea es muy poderoso, cuando esto no ocurre o se ve afectado por distintas circunstancias se produce un vacío difícil de llenar. La cuarentena como medida de protección vino a instalar varios frentes en la sexualidad.

Están quienes con sus parejas se están reencontrando, poniendo trabas en los dormitorios para que los niños no irrumpan en pleno acto. Y también están las parejas que enfrentan día a día el verse cara a cara, y tal vez algo del deseo ya estaba en el ocaso y terminó siendo arrasado por la convivencia diaria.

En esta sociedad es muy común y aceptable que la mujer tenga falta de deseo -tengamos en cuenta que es para los dos por igual- pero cuando es el varón el que presenta falta de deseo es todo un acontecimiento, no esperado y no aceptado por la sociedad.

La cuarentena trae consigo mucho estrés, depresión, uso de medicamentos para dormir, y todos estos factores afectan al deseo sexual. Más allá de los conflictos de pareja, los rencores, las agresiones que difícilmente pueden ser olvidadas en la cama.

Cuando la rutina falta, el permanecer no es tan fácil como parecería, permanecer a diario con quien ya no provoca deseo, con nuestros problemas existenciales y los del otro. Y parece que el amor al estilo Disney no alcanza.

También se nos abre otro frente. Las personas que están solas o que empezaron a conocer a alguien y se vieron afectadas por la medida sanitaria. Para estas personas se recomienda sexo virtual, incorporar fotos, videos, una videollamada donde ambos puedan llegar a masturbarse frente a frente.

Pero después esto vuelve a generar vacío. Y una vez terminada la cuarentena tendríamos que preguntarles a estas personas si el encuentro real fue tan lindo, mejor o peor que de forma virtual. Ya que de esta manera se nos escapan las personalidades de ambos el conocerse en profundidad. Y tal vez lo que causó fantasías siempre es más lindo en la fantasía que en la realidad.

Mi propuesta para la gente que no llegó a conocer a su pareja es proyectar qué harán cuando esto termine. No basarse en la realidad actual y el impedimento de no poder verse. Para las parejas que encontraron “su momento” ¡felicidades! El sexo es vida, es un regalo que solo pocos saben disfrutar. Para quienes afrontan problemas con la sexualidad y viven en pareja mi recomendación es: no tomar decisiones apresuradas.

La terapia de la falta de deseo sexual funciona, si no olvidamos que no se debe minimizar la buena vida erótica para unir la pareja y dejar de lado los conflictos de pareja en el distanciamiento sexual. Estos dos elementos deben ser tenidos en cuenta para lograr una adecuada propuesta de trabajo que permita a la pareja superar uno de los momentos más duros a lo largo de su proyecto de vida.

(*) Instagram: @liclauracaballaro

Teléfono: (011) 1532467210

Lectores: 1823

Envianos tu comentario

Nombre:
Correo electrónico :
Comentario: