Entre periodistas
Desde Ensenada

Agustín Mauad, en plena pandemia: "A las ideas se les pone el cuerpo"

Hace parte del equipo de Prensa de la Municipalidad de Ensenada.
Arrancó oficialmente su labor periodística el 2 de abril de 2013, con la trágica inundación de La Plata.

Por Ximena González, de la redaccción de NOVA

Su predisposición, lealtad y amor por su hija, el Pincha, el Surf, la Militancia y el Periodismo (siempre en la calle) son las cualidades que hacen autentico a “Agus” o Agustín Mauad. Quien, casualmente, arrancó oficialmente su labor periodística el 2 de abril de 2013, con la trágica inundación de La Plata. Sin embargo, el rol de comunicador lo adquirió desde muy chico en el Club “Depo”, experiencia que plasmó como proyecto de tesis de la facultad.

“El Turco”, como le dicen de cariño los más cercanos, generó un vínculo “de por vida” con las olas, en las tantas visitas a la casa de sus abuelos en La Costa aprendió a surfear, planificando con el tiempo “La Ola Madre”, un Club de Surf que “cuenta con tiendas, viajes, escuela de SUP en el río, jornadas barriales y diversos encuentros tabloneros”, además, de un portal de noticias con notas de producción propia relacionadas al deporte.

Actualmente, la pandemia que desató el coronavirus le exige estar en un nuevo territorio: Ensenada, muy parecido a aquel 2 de abril, en una situación de riesgo, recorriendo las calles y encabezando las jornadas sanitarias para evitar la propagación del virus.

-¿Tienes algún referente periodístico?

-Rodolfo Walsh

-¿Qué temas son los que te confina a una silla cuando arrancas a planificar el día a día periodístico?

-Hoy, la actualidad de Ensenada.

-¿Para qué medios de comunicación trabajas actualmente?

-Para Prensa de la Municipalidad de Ensenada.

-¿Cómo vives y conectas con la profesión en tiempos de pandemia?

-Lo vivo intensamente, con más trabajo que antes de la Pandemia, sin dudas. Desarrollar nuestra tarea en lugares donde hay brotes de Coronavirus como, en su momento, en el Barrio José Luis Cabezas, sin duda que te da temor. No solo por contagiarse uno, principalmente por llevarlo a nuestras casas: tengo una hija de 3 años, asisto a mis viejos y a mis abuelos porque son grupo de riesgo. Pero nuestra actividad es esencial, más siendo militante y parte del Estado, existe el compromiso social: a las ideas se les pone el cuerpo. Lo importante es tomar todos los recaudos necesarios, siempre demostrando nuestro posicionamiento con hechos, no solo con palabras.

Por un lado, cubriendo el trabajo del Estado Municipal en las barriadas, como por ejemplo los Operativos DetectAr y las jornadas sanitarias para evitar la propagación del Virus. Además, las obras que se continúan encarando.

Por el otro, se multiplicaron los mensajes y las consultas de los vecinos y vecinas a las redes sociales de la Comuna. Desde allí, junto a mis compañeros, los asesoramos en diferentes aspectos, desde cómo actuar ante la aparición de síntomas de covid-19 hasta como tramitar los beneficios que otorga el Estado, o siendo nexo con otros organismos como ANSES, PAMI o IOMA. La verdad que los mensajes son muchos y no dejamos uno sin responder.

-¿Cuáles serán los temas en los medios después del confinamiento?

-Cuando logremos superar el coronavirus, el tema central en los medios va a ser el electoral. El gran desafío para nuestro Gobierno va a ser poner en marcha la economía, generar puestos de trabajo para combatir pobreza. Esto luego de dos pandemias voraces: el covid y el gobierno neoliberal. De todos modos, las excusas se la dejamos a otros.

-¿Consideras que lo que se viene, después del Coronavirus, es caótico o es una oportunidad para replantearnos el modelo económico y político en el que estamos inmersos?

-Es una oportunidad. Los que defenestraron al Estado por años, hoy le suplican asistencia. La regulación estatal es clave para la economía, para distribuir las riquezas del país, para valorizar a los que se esfuerzan, a los que emprenden, a la industria nacional… No es sinónimo de “mantener vagos” y “castigar al trabajador”, como muchos intentan instalar; interpreto que es todo lo contrario. Es protector, generador y distribuidor.

Un claro ejemplo es contar con servicios públicos de calidad para el bienestar de la población, como el Sistema de Salud: en este contexto de pandemia, con todas las falencias que aún tienen los hospitales y las condiciones laborales de sus trabajadores, demostramos ser la envidia de muchos países a nivel sanitario. Ni hablar de la labor y el compromiso de los profesionales, la mayoría o casi todos formados en la Universidad Nacional.

Lectores: 1173

Envianos tu comentario

Nombre:
Correo electrónico :
Comentario: